fbpx

10 discos de rap infravalorados para oír durante la cuarentena

Si llega una época de pasar más tiempo en casa quizás deberíamos plantearnos hacer algo productivo con ello, y nada mejor que sumergirnos en la mejor música posible. Tener tiempo libre y la obligación de permanecer en nuestras casas puede ser visto como algo negativo o como la oportunidad idónea para volver a esos clásicos del rap a los que no prestamos la atención necesaria.

Y es que todos hemos oído mil veces ‘Illmatic’ de Nas y otros LP’s considerados los mejores de la historia. Pero también es cierto que esos títulos históricos han solapado a muchos otros álbumes maravillosos, tanto de sus mismos creadores como de muchos otros grupos y rappers.

Discos geniales e infravalorados por una u otra razón

Es por ello que no parece mala idea aprovechar este tiempo de estancia obligada en el hogar para descubrir (o volver a oír) una serie de discos absolutamente geniales y a los que la historia no ha dejado en el lugar que se merecen. No porque no se hable de ellos, sino porque no se les ha dado el sitio que deben tener por su calidad objetiva en cuanto a beats y raps.

Hoy desde The Medizine (y aprovechando esas horas muertas que sabemos que vas a tener) os dejamos con diez discos esenciales de los que se habla menos de lo que debería. Hip-Hop clásico en mayúsculas para tiempos de encierro, y es que pueden obligarte a quedarte en casa, pero no a que dejes de estar acompañado del mejor rap.

Redman – ‘Muddy Waters’ (1996)

Tras este disco, Redman se hizo tan mundialmente famoso que muchos olvidaron que «Muddy Waters» es uno de los mejores discos de todos los tiempos. Letras sobre fumeteo, sobre chicas, humor, la vida en Nueva Jersey (Brick City) e instrumentales increíbles para -en opinión del aquí firmante- el mejor álbum de Redman… aunque no del que más se habla.

Pharoahe Monch – ‘Internal Affairs’ (1999)

En el periodo de gracia de la discográfica Rawkus, el casi olvidado Phaoahe Monch sacó su mejor disco. Y es que «Internal Affairs» es una joya del rap real que representa lo mejor del hip-hop de los noventa.

Grandes beats y letras reflexivas para un absoluto must.

Nas – ‘It Was Written’ (1996)

El éxito y el reconocimiento de Nas tras «Illmatic» (y la elección del single «If I Ruled the World» que hizo pensar a la gente que se trataba de un disco más comercial) confundió a parte del público del rap, que no dio la importancia que se merece a «It Was Written».

Aun así, un disco maravilloso desde la primera hasta la última canción y para muchos (incluídos muchos productores y emcees de renombre) un L.P. que supera a su antecesor.

Ghostface Killah – ‘Fishscale’ (2006)

«Fishscale» es otra de las pruebas del inmenso y ecléctico talento creativo de uno de los mejores miembros del Wu-Tang Clan: Ghostface Killah.

El disco salió en un momento en que Ghost no era ya un artista joven ni tampoco una absoluta leyenda (lo que es ahora) y se le dio menos importancia de la que debería. Es sencillamente un grandísimo álbum se mire por donde se mire.

Raekwon – ‘Only Built 4 Cuban Link Part 2’ (2009)

Eso de que «segundas partes nunca fueron buenas» no se cumple con la secuela del clásico de Raekwon.

Tras una etapa menos relevante y un poco más perdido en lo musical, el neoyorkino volvía a lo grande haciendo lo que mejor sabe: elegir beats que sepan y huelan a Wu-Tang y rapeando como Dios. Por supuesto, le acompaña el siempre genial Ghostface.

Camp Lo – ‘Uptown Saturday Night’ (1997)

Sonny Cheeba y Geechi Suede sacaron a la venta en 1997 un álbum tan reconocido por los más fieles al rap clásico como ignorado por gran parte de la población.

El dúo (que sigue en activo) hizo con «Uptown Saturday Night» una pequeña obra maestra con beats y samples de soul y funk y los mejores raps que puedas imaginar.

Heltah Skeltah – ‘Nocturnal’ (1996)

La obra magna de Heltah Skeltah y el nacimiento de la leyenda de Sean Price. Bajos, bombos y cajas destacadas para el sonido de Nueva York (o más concretamente de Duck Down Records) encapsulado en un álbum.

Sigue sonando absolutamente genial en 2020.

Daz Dillinger – ‘Retaliation, Revenge and Get Back’ (1998)

Un disco fantástico de sonido puro West Coast y Gangsta-Rap que fue infravalorado por haber salido en una etapa en la que ya nadie parecía prestar atención a Death Row Records.

Si lo tuyo es el sonido costa oeste ya debes estar corriendo a darle una oída a este «Retaliation, Revenge and Get Back» que debió haber hecho mucho más ruído.

Smiff-n-Wessun – ‘Dah Shinning’ (1995)

Tek y Steele (ya saben, de Boot Camp Click) crearon su obra maestra con «Dah Shinning», un álbum con similitudes musicales -lógicas- con el «Nocturnal» mencionado anteriormente.

Bases minimalistas y raps magistrales para otro completo y absoluto must del que se debió hablar más.

Xzibit – ‘At the Speed of Life’ (1996)

Hay artistas a los que un primer gran álbum les hace mucho bien y otros a los que su carrera posterior les solapa ese primer trabajo. Xzibit es de los segundos, la fama posterior del rapper (cuando empezó a ser producido por Dr. Dre) hizo que olvidáramos que su L.P. de debut es sencillamente magnífico.


Si buscas nuevas series y películas con las que mantener la mente entretenida, tenemos aquí cientos de propuestas.

1 1584302640 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente DaniLeigh y DaBaby se vuelven virales con el vídeo de su 'Levi High'
Anterior → Machine Gun Kelly reabre su beef con Eminem en 'Bullets With Names'