Tres grandes películas para seguir luchando contra el racismo

A pesar de que vivimos en una vergonzosa sociedad en la que un porcentaje de gente se cree superior por tener la piel más clara, también hay un gran segmento (por suerte, mayoría) que utiliza sus herramientas para hacer de este mundo un lugar más igualitario y, por lo tanto, mejor.

De esa manera -y aunque en Hollywood anidan todo tipo de alimañas-, hay muchos directores que utilizan sus posición y status para reivindicar y abrir los ojos a aquellos infelices que aún piensan que eres mejor o peor por tener más o menos pigmento en la piel.

Históricamente, grandes directores como Spielberg o Eastwood han puesto su granito de arena para luchar contra esta lacra. Y es que de alguna manera todo va unido: la falta de empatía es falta de sensibilidad, y la carencia de lo segundo es una escasez demasiado importante como para destacar en una tarea artística.

freeman aplauso - Tres grandes películas para seguir luchando contra el racismo

Usemos el arte para cambiar la sociedad a mejor.

Por eso, la mayoría de grandes artistas de casi todas las disciplinas han luchado por mejorar este mundo en el que nos ha tocado vivir y en ese gran saco incluimos a Bob Marley, John Lennon, Michael Jackson y -volviendo al cine- a directores como Ken Loach, Spike Lee o el propio Steven Spielberg, por citar sólo a algunos de una lista interminable.

El racismo es solo una de las maneras de manifestarse de una sociedad enferma que se piensa más inteligente por desconectar emocionalmente de todo y que a su vez luego se pregunta por qué siente ese tremendo vacío y malestar.

Hoy desde The Medizine nos gustaría recomendar tres maravillosas películas que tratan el tema del racismo y que utilizan el séptimo arte para mejorar la sociedad en vez de para todo lo contrario.

«Adivina quién viene esta noche» (Stanley Kramer, 1967)

Mucho antes de que se pusiera de moda, el director Stanley Kramer juntaba a un reparto estelar con Spencer Tracey, Sidney Poitier y Katharine Hepburn para rodar una pequeña obra maestra del cine que ha sido hiperreivindicada.

Una joven lleva a casa de sus padres (unos profesionales que se consideran liberales) a su prometido para que lo conozcan de una vez por todas. La sorpresa para sus padres llegará cuando descubran que el joven es negro, y entonces tendrán que aceptar o no todo aquello que defienden en la teoría.

Una película deliciosa, hija de su tiempo aunque plantea cuestiones universales y con una dirección y actuaciones maravillosas. Fantástica.

«Invictus» (Clint Eastwood, 2009)

Cuando Nelson Mandela fue puesto en libertad y llegó a la presidencia de su país, tuvo que lidiar con un racismo absolutamente brutal e institucionalizado.

«Invictus» cuenta con el tono sobrio de Eastwood tras la cámara para narrar cómo Mandela aprovechó el mundial de Rugby que se celebraría en su país para unir a las razas y crear esas sensación de igualdad.

Morgan Freeman, Matt Damon, Tony Kgoroge y Julian Lewis Jones lideran un reparto fantástico para una película cuya historia conocíamos, pero no con tanto detalle. La fábula histórica de cómo el deporte puede ser utilizado para unir en vez de para separar, de la mano del maestro Eastwood.

«Green Book» (Peter Farrelly, 2018)

El experto en comedias de sal gruesa Peter Farrelly se ponía serio para mostrarnos una multipremiada historia basada en hechos reales. Un tosco matón italomericano de segunda con prejuicios raciales debe acompañar a un culto y distinguido pianista de raza negra por toda una gira por el sur de Estados Unidos a finales de los sesenta.

El contraste entre las dos personas acaba diluyéndose cuando ambos encuentran sus nexos en común, y las zonas más racistas del sur los convertirán en todo un equipo que deberá mantenerse unido mientras descubren las virtudes del otro.

Una película que nos suena a ya vista pero en la que todo parece funcionar. Una historia sencilla sobre dos hombres que sólo intentan sobrevivir y que acaba cautivándonos por ser tan simple como honesta y poco pretenciosa.


No trata el tema del racismo, pero si no has visto «Sextillizos», la última película de Marlon Wayans en Netflix, te dejamos aquí nuestra review.

1 1567346873 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente #HoodStory (Capítulo II): el primero en esto en hacer un millón
Anterior → #LoMejorDeLaSemana: septiembre empieza con perreo de la muerte