Música y urnas: ¿deben los artistas posicionarse políticamente?

El domingo 28 de abril se celebraron Elecciones Generales en España, y en esos días el debate político se intensificó. Ese tipo de ambiente afecta a todo el mundo, pero las personalidades famosas lo viven aún más de cerca por el poder de influencia que se les prevé.

El mismo C. Tangana escribió dos tweets acerca del evento y dejó claro que, aunque no le gusta la democracia representativa, en esa ocasión se tenía que votar:

Aunque, bueno, luego como que se retractó o intentó virar levemente las intenciones de su comentario:

Por su parte, Yung Beef también se expresó al respecto mostrando una postura radicalmente opuesta a la de Pucho:

Llegados a este punto, no veo conveniente hacer valoraciones sobre las posturas de ambos. Me gustaría tratar el tema desde una perspectiva más amplia, y por eso planteo la siguiente pregunta: ¿deberían los artistas posicionarse políticamente?

Dogmas y transiciones bruscas

En los 2000’s el hip hop en España se empezó a hacer grande a través de el rap político en gran parte, y gracias a ello se creó un estigma de que si eras rapero tenías que manifestarte políticamente.

Cuando la nueva generación de artistas urbanos irrumpió por allá en 2013, esa marca se fue perdiendo, porque los de la nueva ola estaban tan cansados de escuchar rap político que decidieron mostrarse como apolíticos (siempre con algunas excepciones).

En esa transición brusca está la raíz del problema.

Por eso cuando a C. Tangana le preguntaron si era feminista, respondió vacilando a la presentadora, por eso los medios andan locos intentando encasillar a Pucho como el rapero de derechas y a Yung Beef como el anarquista, porque nunca se ha planteado el debate de si los artistas tienen la obligación de mostrar sus ideales políticos como lo hacían los miembros de la anterior generación.

Entendiendo el contexto, discutamos sobre la influencia

A mi entender, el artista es libre de hacer lo que le dé la gana con sus pensamientos políticos, pero en ningún caso se le debe obligar a opinar o a posicionarse. Creo que hay una gran confusión en el tema de la influencia: si tú te has ganado a una audiencia con tu trabajo, eres libre de decir o hacer lo que quieras mientras seas respetuoso.

No hay nada más absurdo que odiar a alguien porque no defiende lo que tú quieres que defienda. Cuántas veces habré escuchado eso de: “es un hipócrita porque tiene x mil seguidores y se queda callado ante esto que está pasando…”.

Si tú estás en una posición de poder social y no quieres condicionar tu imagen, tu carrera o tu música por decir que eres de Podemos, de Ciudadanos, de VOX, feminista, o antitaurino estás en todo tu derecho, y nadie es nadie para decirte que, como eres famoso, estás obligado a posicionarte, y que si no lo haces eres un vendido o un cobarde.

En conclusión, en mi opinión los artistas no deberían ceder a ninguna presión, y mantenerse al margen de cualquier debate en el que no quieran entrar. Porque además no sería ni la primera ni la última vez que a un músico se le acaba la carrera gracias a un calentón inducido por la presión social. En el respeto, ahí está la verdadera base.


En el primer programa de The Medizine TV tocamos temas tan interesantes como el que hemos abordado hoy…

1 1557855393 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Cinco discos de rap imprescindibles de los 90s (3a parte)
Anterior → Te contamos cómo fue la presentación de 'L.A.' de Opone