Es hora de recordar a Big Pun y su obra maestra ‘Capital Punishment’

Para la mayoría de amantes del hip hop, Big Punisher (o Big Pun) es toda una leyenda del juego, tristemente fallecido a edad muy temprana por sus problemas de sobrepeso, pero lo que mucha gente no sabe es que éste tipo orondo del Bronx incluso llegó a dormir en la calle.

Y es que la historia de Big Pun (cuyo nombre real era Christopher Lee Ríos) supera con creces la ficción: numerosos traumas que lo llevaron a la depresión desde muy joven, cosa que lo empujó a buscar el placer momentáneo en la comida.

Pero a pesar de haber sufrido los embistes de la vida y sus repercusiones psicológicas, Pun utilizó el rap para desahogarse a finales de los ochenta, formando parte de diferentes grupos hasta conocer a Fat Joe en 1995.

big pun fat joe 334x500 - Es hora de recordar a Big Pun y su obra maestra 'Capital Punishment'

Squad goals legends

Fue entonces cuando pasó del underground a estar en boca de todos los amantes del rap (debido a sus increíbles habilidades en el micro y a su característico físico) gracias a dos temazos en los que participó ‘Watch Out’ (del segundo álbum de Fat Joe) y del mega hit ‘Off the Books’ de los legendarios The Beatnuts.

Y como el talento para el rap del puertorriqueño era obvio, pronto fue fichado nada más y nada menos que Loud Records (toda una garantía de calidad en los años 90) y fue entonces donde editó ‘Capital Punishment’, su exitoso álbum debut que vino precedido por un tema que sonó en todas partes: «I’m Not a Player».

La expectativas sobre el primer larga duración del artista no podían ser más altas y el disco cumplió con las esperanzas que había puestas en él.

Big Pun pasó de desconocido a estar en boca de todos

Y una vez puesto en tiendas, el disco no decepcionó ni musicalmente ni a nivel números.

Big Pun se convirtió en el primer artista latino de rap en conseguir un disco de platino (y no es que fuera el primer rapper con estas ascendencias, ni mucho menos) y, como siempre, el trabajo de Steve Rifkind en Loud fue magnífico.

No en vano y ya en 1998 -cuando vio la luz el disco- el rap era un fenómeno global y con Pun se creó ese compendio que ya había funcionado muchas veces (sobre todo en Bad Boy Records) de hits comerciales y accesibles intercalados con otros temas que le siguieran dando respeto en las calles.

Un sonido costa este limpio y con todas las influencias de la época (como Flipmode Squad), se intercala con R&B y soul, cortes más oscuros (sin llegar a ningún extremo), muchos samples de piano y algunos tempos acelerados para exhibir las habilidades del artista del Bronx.

Las colaboraciones de Black Thought, Joe, Wyclef Jean, Funkmaster Flex, Dead Prez, Noreaga, Prodigy, Inspectah Deck y Busta Rhymes no vienen sino a confirmar el sonido pretendidamente ecléctico y que contente a todos que se quería buscar con éste trabajo.

‘Capital Punishment’ suele estar considerado uno de los mejores discos de la historia del rap, mucho más por las increíbles habilidades de Big Pun con el bolígrafo y el micrófono que por lo musical, donde sin estar nada mal es demasiado accesible por momentos y es excesivamente hijo de su tiempo.

Aun así, un álbum más que notable al que podemos volver una y otra vez sin temor a decepcionarnos. Y de nuevo la historia de un rapper que nos dejó teniendo tanto que ofrecer, aunque esta vez cambiamos las pistolas por el corazón.


Quién sabe si, si Big Pun siguiese vivo, estaría entre los artistas más escuchados del mundo en Spotify. Y tú, ¿te imaginas quiénes son?

1 1564593326 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Ghostface Killah se va de fiesta en ‘Party Over Here’
Anterior → ¿Es "Holmes & Watson" descaradamente la peor película del año?