Celebrando los 30 años de la película «Do The Right Thing»

Si Spike Lee es conocido por algo, aparte de ser un gran cineasta (y documentalista) y fan de los New York Knicks, es por las fiestas que monta en su Brooklyn natal.

De la anual que se realiza cada verano para celebrar la vida de Michael Jackson a la de Prince, o la que celebró el último sábado de junio. Y había razón de sobra, con el fiestón, Lee quería celebrar en su barrio el treinta aniversario de una de sus películas más populares «Haz lo que debas» o «Do The Right Thing», fiesta que ya se había organizado otros años pero que en esta ocasión, era especial.

Una película que envejece perfectamente

No en vano, se trata de la película que le dio la fama mundial y que le llevó a ser tan conocido como es hoy. Y es que, aún con una carrera irregular, Lee ha dirigido películas maravillosas como «Fiebre salvaje», «Malcolm-X», «Clockers» o «Infiltrado en el KKKlan», por no enumerar muchas otras, aparte de la misma ‘Haz lo que debas’.

Con un estilo narrativo peculiar y numerosos tics, Lee es un director tan reconocible como valiente y arriesgado, y es que nunca ha dudado en denunciar todas las injusticias que se producen contra su pueblo en Estados Unidos ni tampoco ciertas costumbres de los suyos que no les son beneficiosas.

De esa manera, en la avenida Stuyvesant entre Lexington y Quincy (donde fue filmada gran parte de la película) se instaló un escenario sobre el estuvieron dos populares dj’s neoyorkinos, y en el que se hicieron concursos, hubo comida callejera y se cantó y bailó durante todo el día.

Por si fuese poco, la película fue reestrenada en muchos cines de todo el país debido al aniversario que se celebraba. Como saben, tanto Jay-Z como Notorious BIG nacieron en esas mismas calles.

Block-party por todo lo alto para celebrar 30 años

El evento (abierto al público y completamente gratuito) conmemoraba el cumpleaños de la película que narraba a través de los ojos de un repartidor de pizza todo el ecosistema de un barrio humilde de Nueva York.

Los pizzeros italianos, los hispanos, los tenderos vietnamitas, el discjockey local, el vecino blanco, los ancianos del bloque y todo el micromundo de las viviendas de protección oficial a finales de los ochenta. Con una premisa sencilla, Lee va construyendo una historia explosiva que bucea entre el humor, la pobreza, las frustraciones, el odio, los prejuicios y las necesidades en un contexto en que cualquier mínima chispa puede hacer que todo salte por los aires.

Como era de esperar, Spike Lee presentó en persona la fiesta (sobre un gran escenario con la tipografía de la película) y dio comienzo a la juerga diurna, que duraría hasta las siete de la tarde. Y también, como es previsible en algo organizado por el cineasta, estuvo cargado de reivindicaciones: frases sobre las minorías, una bandera LGTBI presidiendo el escenario, música de Michael Jackson (para contrarrestar las mentiras de «Leaving Neverland») y un día de fiesta redondo entre el alborozo, el mensaje social y el aniversario de una cinta ya clásica.


En otro orden de cosas, ¿te enteraste de todo el revuelo que causó Snoopp Dogg con una foto junto a Kurt Cobain?

1 1562620264 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Neo Pistea canta a la mujer que le ha roto el corazón en 'Karma'
Anterior → Bon Calso y IAMTOMMY presumen de estilos en el disco 'Feelings Matter'