‘Bojack Horseman’, la droga de Netflix que deberías probar

Cuando a finales de 1989 se estrenó ‘Los Simpson’ no sólo se cambió la historia de la televisión, sino que se abrió la veda a que muchos otros creadores hicieran de las suyas.

Y es que la ecléctica mezcla entre animación para adultos, referencias culturales, crítica social, secundarios importantes y humor mucho más ácido fue la puerta a muchas otras creaciones que hemos disfrutado a lo largo de los años con mayores o menores diferencias: ‘Padre de familia’, ‘The Boondocks’, ‘South Park’, ‘Samurai Jack’, ‘Gravity Falls’, ‘Beavis and Butt-head’, ‘Hora de aventuras’, ‘King of the hill’, ‘Rick & Morty’, ‘Bob’s burgers’ o la que tratamos hoy: ‘Bojack Horseman’.

¿Qué hace de ‘Bojack Horseman’ una serie tan adictiva?

Estrenada en Netflix en 2015, ‘Bojack Horseman’ narra la historia de un caballo (en un mundo antropomorfo) que triunfó con una sitcom ligera a lo largo de los años 90 y hoy disfruta de la vida entre comodidades e intentos de volver a lo más alto laboralmente.

Y lo que en principio podía ser una serie más de animación para adultos con las características antes mencionadas se convierte, capitulo a capítulo y temporada a temporada, en un ejercicio mayúsculo, reflexivo y agridulce. Y es que lo que nos venden como una serie de humor es más, mucho más.

Y de ahí el enganche emocional de los fans con la serie que va desde el vacío existencial en esa «exitosa» y envidiada vida de las colinas de Hollywood cuando tienes la vida arreglada pero te falta todo lo demás a la crítica ácida a las celebridades, redes sociales (esa app para ver la hora), las modas, las fiestas, el alcoholismo, los mánagers y agentes y todo lo que rodea al estrellato o más bien a sus juguetes rotos.

Lo que al inicio vemos como una estilo de vida envidiable en un caserón con vistas a todo Los Ángeles, pronto se convierte en una crítica mordaz e inteligente a un estilo de vida en que cada uno buscar cerrar sus heridas de una u otra manera y sólo los personajes más unidireccionales son verdaderamente felices.

La exploración involuntaria de la vida y el mundo para encontrar algo que no es material convierte a ‘Bojack Horseman’ en uno de los mejores espejos del capitalismo que hemos visto en años y encontramos en el protagonista y en muchos de los secundarios numerosas características del star system. Unas particularidades y modos de vida que nos hemos acostumbrado a ver -e incluso a admirar- y que aquí son diseccionados y replanteados con precisión quirúrgica hasta el punto de reconsiderarnos si realmente queremos ser como muchos de nuestros ídolos.

Pero en ‘Bojack Horseman’ hay mucha más tela que cortar. En cada temporada vemos cómo la serie va mucho más allá en sus planteamientos críticos y también narrativos (como buena conocedora del perfil de sus seguidores) y hay capítulos muy divertidos y otros absolutamente devastadores por los planteamientos tan sinceros e inteligentes que aportan, de modo relativamente cómodo, ligero y accesible.

Es por ello que para disfrutar la serie hay que verla en orden y entera porque, a pesar de tener episodios autoconclusivos, lo realmente interesante es el todo emocional que construye a la larga.

Y ese es uno de los muchos méritos de este must llamado ‘Bojack Horseman’: de un modo divertido, ameno y ligero nos plantea cuestiones mucho más complejas y profundas y una mejor evolución de los personajes que en la inmensa mayoría de las series existentes.

De una producción que puede repatear en los primeros minutos (al fin y al cabo se hace extraño ese mundo antropomorfo en que los dibujos tampoco juegan la belleza) pasamos a un placer similar a un buen bourbon: cada sorbo es mejor que el anterior y poco a poco descubrimos cientos de matices.

Si buscas divertirte con personajes muy bien construidos y situaciones hilarantes, ‘Bojack Horseman’ es tu serie. Si lo quieres es la mejor crítica social en años, también.


Puede que también te interese checkear nuestra review de la mítica película de Spike Lee ‘Clockers’ (1995).

1 1555839941 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente ¿Cuándo y cómo ver el Sunday Service de Kanye West en Coachella?
Anterior → Alemán estrena 'Humo en la trampa', un nuevo disco para celebrar el 4/20