‘CAUSA’ de Taifa Yallah, o cómo Dellafuente rompió con todo

Hace ya más de un año, Dellafuente sacó ‘Ya No Te Veo’ junto a Novedades Carminha. Al final de ese mismo tema, Carlangas, el vocalista del grupo gallego, decía: «Chino, hazte rockero, estás perdiendo dinero». Yo no me quité esa frase de la cabeza desde entonces, y estaba seguro de aquello. Un Della rockero sería espectacular y con Taifa Yallah parece que él pensaba lo mismo.

Hay dos cosas que yo personalmente valoro mucho en Dellafuente y que son vitales para comprender este proyecto. Una es su versatilidad: es capaz de ponerte a perrear con un reggaeton duro, como te hace llorar con un tema de lo más flamenco -o te pone a llorar con un perreo ‘Sobran Las Palabras’-. Otra son sus influencias, que expone en todo momento, Camarón, el Jeros, los Chichos o Triana, son algunos de los que nombra en algunas canciones.

Triana era un grupo de rock andaluz que revolucionó la música que se hacía en el sur de España durante los 70 y los 80. Estos mezclaban el rock, que pese a ser la música de moda a nivel mundial -Black Sabbath, los Rolling Stones…- en España no estaba tan extendido debido a la dictadura, con el flamenco. El resultado fue un sonido totalmente diferente a todo lo que se escuchaba en el momento. Influenciaron a innumerables artistas y bandas, entre las que estaban Medina Azahara, que sin duda siguieron su legado.

¿Por qué os cuento todo esto? Porque es la gente que no me quitaba de la cabeza todo esto según escuchaba el disco. Triana, en mi opinión, es uno de los grupos más adelantados a su tiempo que se han escuchado y Dellafuente ha sacado un disco adelantado a su tiempo.

El chino es un artista al que no le haría falta lo más mínimo arriesgar. Tiene al público más fiel de la escena de este país -junto con Yung Beef-, sin embargo, se la ha jugado, con un proyecto totalmente distinto en cuanto a sonido y a concepto. Nos ha traído un disco de rock alternativo, que ni de lejos es algo que la mayoría de su público escuche y esto dice mucho de él.

Es una apuesta de lo más valiente. Recordemos que Della está firmado con Sony, pero para este proyecto ha decidido fundar un sello, Santa Catalina, e iniciar una carrera totalmente paralela. ¿Por qué? Pues por el mismo motivo que Picasso dejó de pintar como lo hacían todos los demás y empezó a hacerlo con figuras deformes y perspectivas múltiples, porque un artista tiene que dejar volar su creatividad, ampliar su mirada.

Sin embargo, no la ha ampliado, la ha multiplicado por tres. Porque está claro que la cara más visible de este proyecto es Dellafuente, pero nada de esto hubiera sido posible sin Antonio Narváez y Moneo, los otros dos integrantes de Taifa Yallah. Si has seguido la carrera del de ‘Tenamoras’ en los últimos meses, sabrás que toda la música que sacaba pasaba por las manos de estos dos, además eran quienes le acompañaban en los conciertos.

Para terminar de entender qué ha llevado al de Granada a hacer este proyecto hay que ver los últimos pasos del artista. Entre estos está su última gira en la que le ha dado un giro a sus temas, interpretando parte de la instrumental en directo, su actuación en el palacio de Carlos V o su concierto junto al maestro Raimundo Amador, todo un abanderado del rock andaluz.

Si algo tienen el común todos estos movimientos son las guitarras y esa búsqueda de un sonido nuevo, diferenciarse de la escena urbana del país.

El sonido de Taifa Yallah

Destaca sobremanera en este proyecto el sonido, ese rock andaluz actualizado que nos ha sorprendido tanto a todos. Sin embargo, si miramos más allá de guitarras eléctricas distorsionadas y baterías a doble bombo, podemos ver que el Dellafuente de siempre está ahí.

Una vez nos paramos a escuchar vemos que los las letras son perfectamente reconocibles en él, lo mismo ocurre con los flows. Si sacásemos las a capellas y les pusiéramos unas instrumentales de trap, sería un Chino al que estamos más acostumbrados a escuchar.

Todo esto unido a las influencias de los ya nombrados Triana, Medina Azahara o el ‘Omega’ de Enrique Morente nos da un resultado único. La mezcla del folklore andaluz, el rock y la música urbana del momento. Si esto no es floklore atemporal, no se qué puede serlo.

Al-Ándalus en ‘Causa’ de Taifa Yallah

Otra de las influencias permanentes en Dellafuente es la herencia musulmana: su primer disco fue ‘Azulejos de Corales’, el coral, la Alhambra, los ‘yallah’ que le escuchamos habitualmente y un largo etcétera. En este nuevo proyecto no iba a ser menos.

Desde el propio nombre de la formación. Taifa Yallah, que en árabe significa facción de dios. Como ya sabéis las taifas fueron pequeños reinos en los que se dividía una ciudad árabe durante la Edad Media. Parece que estos tres han creado su taifa dentro de la música actual.

Por otro lado, la escenografía usada para el cover y el merchandising recuerda a todo esto. De primeras, si miramos la portada, parecen soldados árabes del medievo. Sin embargo, si nos fijamos, vemos que estos mismos soldados visten con pasamontañas, parkas, chalecos antibalas, etc. fusionando la estética medieval con la urbana actual.

Esta relación del disco con la Andalucía medieval se puede también escuchar. Los tambores que suenan en ‘La Verdad’, o las palabras que se dicen en ‘400 Demonios’ son prueba de ello. El uso de samplers o instrumentos árabes no es nuevo en el Chino, ya pudimos apreciarlos en las dos colaboraciones junto a Morad, aunque esta vez con un giro totalmente distinto.

No es la primera vez, tampoco, que vemos a Dellafuente haciendo rock alternativo. Ya en sus inicios nos trajo ‘Teacuerdas’ y en ‘AnsiaViva’ se unió a Pepe de Pepe:Vizio en ‘El Color Del Dolor’, sin embargo, no a los niveles a los que hemos podido escuchar en este disco.

La apuesta de Dellafuente, Antonio Narváez y Moneo es probablemente una de las más atrevidas de la música urbana en los últimos años. En tiempos donde hasta el pop suena a reggaeton, sacar un álbum de rock alternativo es una apuesta arriesgada. Pero lo difícil es hacerlo bien, y creando impacto; apenas han pasado unos días y ya ha conseguido que gente que no ha escuchado nunca rock esté posteando en redes temas del proyecto.

Por otro lado, este álbum saca a relucir un Dellafuente que no habíamos visto aún, mucho más rockero, que estaba allí desde el principio, como hemos contado antes. Además, abre una nueva etapa en la carrera del artista, que tendremos que ver dónde puede llegar. Seguro que muy lejos.


No te pierdas el repaso que hicimos aquí de la carrera de Dellafuente,

1 1580163730 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Kanye West le pidió a un cómico blanco que lo interpretara en su biopic
Anterior → Billie Eilish reina en unos premios Grammy 2020 con sabor agridulce