Solo un comentario sobre «Critters Attack!»: ¡dejen en paz a los Critters!

La coincidencia en la década de los ochenta de directores muy talentosos y a la vez muy accesibles narrativamente junto al auge del alquiler de cintas, convirtieron aquel tiempo en algo que todos sabemos: un momento maravilloso para ir al cine y al videoclub.

Steven Spielberg, George Lucas, Robert Zemeckis, James Cameron, John Carpenter, Chris Columbus, Joe Dante, Rob Reiner, John Landis, Richard Donner, Ivan Reitman o Ron Howard son sólo algunos de los nombres propios que crearon joyas que siguen siendo copiadas y homenajeadas casi mensualmente.

Y de la mente de uno de ellos (Columbus), el dinero de otro (Spielberg) y el pulso como director de un tercero (Dante) se parió una de las cintas más icónicas de la década y también uno de los fenómenos cinematográficos más importantes de todos los tiempos: «Gremlins».

La cinta de 1984 (y su secuela) fueron tal éxito, que vimos cómo salían imitaciones e imitaciones en el videoclub y, los que vivimos aquella época de niños, las alquilábamos esperando encontrar esas mismas sensaciones que tuvimos en las maravillosas dos primeras películas.

Pero sólo la encontramos en una: «Critters».

¿Por qué es «Critters» una película icónica?

Dos años después de la primera «Gremlins», salía a la luz una esta genial cinta (que daría lugar a una larga saga) dirigida por el luego -relativamente- reconocido Stephen Herek. Y la historia era la siguiente: unos alienígenas hambrientos llegan a la tierra en busca de alimento, cruzándose en su camino con una típica familia norteamericana que será su proyecto de almuerzo.

Lo que no saben los Brown es que, en su cruzada para sobrevivir, recibirán la ayuda de dos cazadores de Critters.

Una historia que suena como excusa para plagiar la idea de los Gremlins (que, a pesar de las diferencias de origen, son casi iguales en modo y forma) y que sin embargo fue toda una sorpresa al ser una cinta fantástica de ciencia ficción, humor y terror que en ocasiones supera a la película a la que plagia. Tanto es así, que el film dio lugar a una saga de cinco películas, un (decentísimo) cortometraje y una serie que está por estrenar.

Y, aunque a partir de la segunda parte (y obviando el corto) no hay nada decente en la saga, el chicle se ha querido estirar una y otra vez hasta una película que se ha estrenado (directa a televisión) este mismo año, y tristemente tenemos que decir -aún como fans de las dos primeras- que es decepcionante.

Resucitar una saga que nos trae recuerdos tan mágicos frente al televisor para ofrecer algo tan básico como «Critters Attack!» (2019) ha sido tan triste como previsible.

«Critters Attack!» es un renacimiento pobre, sin ritmo, sin comedia y sin sensación de terror por parte del canal SyFy. Un largometraje que no aburre, pero en el que no conectamos con los protagonistas y, al no empatizar, nos da igual el resto. Un resto que tampoco es nada del otro mundo: muertes perezosas, gore ligero y una sensación casi nula de tensión en la que agradecemos que al menos los Critters nos sean fruto del ordenador.

No era tan difícil (suponemos) avivar la saga de manera más respetable, pero hacerlo ha sido un insulto a la nostalgia que nos mantiene vivos. Todo parece vago, poco creativo y sufrimos de lo peor que se puede sentir frente a una película: la sensación de que el director no se lo estaba pasando bomba al rodarla, algo que sí notábamos a leguas en las dos cintas iniciales.

Aún así, siempre nos quedará el recuerdo y visitar las dos primeras (incluso la tercera) para tener nuestra dosis de «Critters» llevados a la vida con cariño, diversión y pocos prejuicios. Los ochenta no van a volver y debemos aceptarlo, pero quizás deberían dejarlos donde se quedaron.


Lo que también está siendo de película es la reacción de Farruko al incidente que tuvo hace nada y le puso en evidencia delante de todo el público. ¿No te has enterado aún?

1 1566420206 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Swae Lee anuncia la inminente llegada de su álbum en solitario
Anterior → Nike presenta las nuevas Shox BB4 con los colores de los Toronto Raptors