Hablemos del legendario grupo Das EFX: hablemos del puto rap

A veces perder siendo originales y únicos es mejor que ganar haciendo lo que todo el mundo espera. Eso debieron pensar los dos miembros de Das EFX cuando quedaron segundos en un concurso de talento local de rap y sin embargo llamaron lo suficiente la atención de los legendarios EPMD, que no dudaron en hacerles un contrato discográfico.

El grupo (formado por los carismáticos Skoob y Krazy Drayzy), se había conocido unos años atrás en la universidad de Virginia y cumplía su sueño de poder tener un trabajo editado profesionalmente en tiendas.

Y tampoco era tan raro que se fijaran en ellos. En un momento en que el rap tenía unas bases fijadas y unas estructuras previsibles establecidas, el dúo consiguió despuntar y hacerse con fans de todo el mundo gracias a un lenguaje peculiar, sus característicos cambios de velocidad al rapear, influencias del rap neoyorkino más callejero, del reggae y la utilización de la terminación «iggedy» al final de muchas palabras.

 Diferentes influencias acabaron por hacer de Das EFX algo grande

Dicho esto, se entiende que unos tipos que controlaban tanto de rap acabaran apostando por ellos. Y los tres primeros discos del dúo (‘Dead Serious’, ‘Straight Up Sewaside’ y ‘Hold it Down’) fueron éxitos respetados, aunque no es eso lo relevante sobre la banda, sino la capacidad de influenciar a artistas como Public Enemy, Lords of the Underground, Kris Kross, Fu-Schnickens, Kris Kross o JAY-Z. Se dice pronto.

Es por ello que cuando uno piensa en «rap» en término puros y duros se le viene a la cabeza Das EFX. Los samples, los bajos toscos, las cajas, los bombos, los raps inmejorables y la estética seria y callejera del grupo los han convertido en un referente para los más puristas y en un símbolo de cuando el hip hop era algo auténtico y callejero y no admitía concesiones. Ver una sola foto del dúo nos retrotrae a todo aquello.

No en vano, celebridades como Dave Chapelle los mencionan constantemente directa o indirectamente, prueba de la influencia que ha ejercido la banda tanto musicalmente como en el modo peculiar de jugar con las palabras y las terminaciones.

Si tuviéramos que hacer una especie de ranking de grupos con mayor habilidad para escupir raps en la historia del género, Das EFX quedarían sin duda en lo más alto con sus entonaciones perfectas, sus pausas, sus ad libs, sus aceleraciones y su vocabulario propio.

En un momento histórico en que el rap puro y duro casi se ha diluido en Estados Unidos, reivindicar a Das EFX no solo es un ejercicio de historia, sino también una reivindicación de buena música, talento, esfuerzo y resultados. Das EFX es volver a las calles, pero a esas frescas, originales y con mucho, mucho ingenio. Hablar de Das EFX es hablar del puto rap.


De Das EFX vamos a Danny Brown, que acaba de estrenar su nuevo disco. ¿No lo has escuchado aún?

1 1570382753 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente #LoMejorDeLaSemana: el álbum de Dollar Selmouni y mucho más
Anterior → Locura y excentricismo al límite: llegó la hora de volver a ver "Ali G"