El eterno debate sobre la separación artista-persona

A día de hoy vivimos en un mundo especialmente concienciado con muchas causas sociales, que la gran mayoría de la gente joven defiende. Además, no solo las defendemos, sino que muchas veces -y no siempre de manera acertada- exigimos a la gente de nuestro alrededor que las defienda tanto como lo hacemos nosotros.

Por otro lado, estamos en una época en la que los artistas a los que seguimos son idealizados al máximo, debido, en parte, a que tenemos un acceso muy amplio a su vida a través de redes sociales. Nos da la falsa impresión de que conocemos a la perfección a la persona en cuestión por el hecho de saber qué hace y escuchar lo que dice en sus letras.

El problema viene cuando todo esto estalla, ¿y cuándo estalla? Pues en el momento en el que el artista en cuestión hace algo que no nos gusta, que va totalmente en contra de esos ideales que defendemos a capa y espada. Aparece el debate: ¿debemos dejar de seguir a cierto artista porque no defiende lo mismo que nosotros? ¿Hemos de separar la figura de la persona de la de su obra?

¿Seguimos a un artista por sus ideas o por su obra? ¿Somos malas personas por escuchar un tema de alguien que haya hecho algo mal?

Persona y artista: ¿debemos o no separar un concepto del otro?

En los últimos meses hemos visto varios ejemplos claros de este asunto, desde las pieles de Rosalía, hasta el apoyo de Justin Bieber a Chris Brown, pasando por Blueface empujando por las escaleras a su madre y su hermana o XXXTentacion.

Todos ellos son artistas de gran éxito mundial, que han sido «cancelados» -es la nueva palabra para decir que no escuchas a algún artista por motivos que van más allá de lo artístico- en algún momento, aunque hay algunos más de los que hablaremos luego.

Quizá el caso que más se ha tratado en torno a este asunto dentro dentro de nuestro mundillo es el de Chris Brown. Cierto es que aquí se juntan muchos factores que hacen que a día de hoy muchos no reconozcan que les gusta un tema del de Virginia. En 2009, cuando ocurrió todo, tanto él como Rihanna eran unas superestrellas mundiales, con grandes fandoms, comenzaba un gran boom de redes sociales y el caso corrió como la pólvora.

¿Es Chris Brown un mal artista por agredir a Rihanna entre otras mujeres? ¿Hemos de dejar de escucharle por ello? En mi opinión, me parece un artista increíble, probablemente uno de los más completos de su generación, capaz de cantar, bailar, soltar barras… Todo ello con un carisma especial y una voz, a mi juicio, con un toque muy particular.

Sin embargo, por mucho que a uno le guste como artista, no veo lógico que se defiendan algunos de sus actos como persona. No, Justin Bieber, pegar una paliza a tu novia por ponerse celosa no es un error. ¿Hemos de olvidar que lo hizo? Aquí entrarían otros debates como el del derecho al olvido.

¿Cuándo y por qué un artista está «cancelado»?

El caso Chris Brown ha sacado a la luz otro gran problema. Bastó una simple foto subida por Bieber y un comentario lleno de emoticonos mostrando su acuerdo por parte de J Balvin para que las redes, en especial Twitter, se volcasen en su contra.

En los dos días posteriores al suceso, la palabra que más salía en mi timeline era «cancelado». Era gente que decía que automáticamente por ese hecho dejaban de escuchar toda la música de estos artistas, pero no solo eso, sino que atacaban a aquellos que no lo hacían -esto duró unos días, hasta que el colombiano sacó ‘Oasis‘-.

Sinceramente, el problema no es que tú dejes de escuchar a alguien porque no te agradan algunos de sus actos, eso se lleva haciendo mucho tiempo -gente que no escucha a Sabina por ser taurino o que no lee a Neruda por haber romantizado una violación en un poema-.

El problema está en que a día de hoy parece que se hace por tendencia. Como está bien visto decir que «dejo de escuchar a cierto artista porque ha ido en contra de ciertos estándares morales de los que yo digo estar a favor, pues yo me tengo que unir a esa corriente», perdiendo así nuestro propio sentido crítico.

Ver esta publicación en Instagram

Mientras tanto en algún lugar del mundo 🌍 @tyga @chrisbrownofficial #latinogang

Una publicación compartida de J Balvin (@jbalvin) el


Como ya hemos dicho, vivimos es una sociedad muy avanzada en muchísimos aspectos que poco o nada tiene que ver con la que existía hace un siglo. Basta estudiar un poco nuestro pasado para saber que siempre necesitamos tener ídolos, gente a la que seguir, en el pasado fueron los dioses -de cualquier religión- pero ese «poder» que tenía la religión ha decaído mucho en el último siglo.

Ideologías, prejuicios ajenos y la separación artista-persona

Por su parte, la figura del artista va mucho mas allá de la música, desde la estética a sus acciones. Todo esto unido, ha llevado a que en muchas ocasiones veamos a nuestros cantantes favoritos como seres idealizados, gente que siempre hace lo correcto y que no se equivoca, artistas a los que hay que seguir porque son lo correcto y todo el que vaya en su contra es malo.

¿No os suena todo esto a las cruzadas de la Edad Media? «Mi religión es la mejor y, como tú no tienes las mismas creencias que yo, te voy a montar una guerra para demostrar que Dios solo hay uno».

trigger twitter fingers drake - El eterno debate sobre la separación artista-persona

This is it.

Mucho más cercanas en el tiempo nos pillan las guerras por ideologías. Sin embargo, las que se están librando hoy son por artistas, aunque por suerte solo se libran por Twitter y a base de insultos y blocks. Aún así, todas ellas se basan en lo mismo: prejuicios.

Al fin y al cabo, vivimos en un mundo lleno de prejuicios, no es del todo malo, es algo innato que puede servir para protegernos. El problema es cuando basamos nuestras ideas y actos en prejuicios adquiridos en base a otros.

No eres mala gente porque hayas «babeado» viendo el clip del ‘Turn Up The Music’ de Chris Brown, o porque pienses que ‘Jocelyn Flores’ es una obra de arte. Escuchamos música, no tienes que saber la vida de un cantante para poder disfrutar o no de él.

Para seguir o criticar ideas ya tenemos políticos.


Drake acaba de hacerse un huequito en la industria del cannabis. ¿Influirá este movimiento ajeno a su carrera musical en la valoración que haces de él como artista?

1 1573307993 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Kanye West y su padre protagonizan el clip de 'Follow God'
Anterior → Duki y Fuego graban en Barcelona el videoclip de 'Cereza'