Recopilamos los mejores discos dobles de la historia del rap

A pesar de que el género rap es probablemente el más prolífico del mundo en ventas de discos (en su día), reproducciones en YouTube, Spotify y similares e influencia en moda, los discos dobles del género no se caracterizan por su abundancia.

Quizás las características musicales (se rapea en vez de cantar, el loop repetido del sample, el subrayado del bombo, la caja y el bajo) hacen que sea un género musical intenso y que, con la costumbre de incluir más de quince canciones históricamente por álbum, ya era suficiente.

discos - Recopilamos los mejores discos dobles de la historia del rap

Tupac be like…

Pero aun así, podemos encontrar discos legendarios dobles (y otros de menos calado pero de gran calidad) en el mercado hip hop. Del legendario ‘All Eyez On Me’ de 2Pac en 1996 con el que pagar su propia fianza y de camino entregar de un plumazo dos discos a Death Row Records (así su contrato estaba mucho más próximo a su finalización desde el comienzo) al póstumo de Notorious Big, no es que sea una cantidad inmensa de LP’s dobles pero si que hay algunos con un peso inmenso.

Y es que, a pesar de la relativamente escasa presencia de LP’s dobles de rap históricamente, entre ellos podemos encontrar trabajos de los máximos iconos del género: Tupac, Biggie, Nas, Wu-Tang o Jay-Z, casi nada.

De esa manera, hoy desde The Medizine nos gustaría señalar y analizar esos álbumes de hip hop con muchas más canciones de lo normal, que se editaron en formato doble y cuya importancia sigue y seguirá siendo relevante para siempre.

Outkast – ‘Speakerboxxx / The Love Below’ (2003)

El quinto disco de los legendarios Outkast no sólo era un doble CD/vinilo, sino que cada álbum correspondía a un disco en solitario de uno de sus integrantes.

Por si la premisa no fuese lo suficientemente atractiva, mientras Big Boi se centraba en la historia del rap sureño (al fin y al cabo ellos son de Atlanta), su compañero André 3000 (siempre más arriesgado y juguetón, tanto musical como estéticamente) iba mucho más allá con el funk, el soul e incluso el pop.

A pesar de que puede sonar extraño y repatear en la primera escucha, con las siguientes reproducciones empezamos a interiorizarlo y disfrutarlo, encontrando un álbum rico y complejo que va mucho más allá que un simple producto de mercadotecnia.

Nas – «Street’s Disciple» (2004)

Con una portada tan llamativa como polémica (inspirada en la última cena de Jesús), Nas editaba un disco doble para su séptimo trabajo. Lejos de la calidad de ‘Illmatic’ o ‘It was written’, el disco aguanta porque entre tantos cortes encontramos algunos realmente notables, además de que el rapero volvió a trabajar con algunos de sus productores más emblemáticos para éste trabajo.

De algún modo, forma parte de esos discos de Nas en que parecía apático a la hora de escribir sus mejores rimas e incluso de elegir producciones destacadas. Pero, sin embargo, su innata capacidad para escribir y rimas y su flow lineal y característico hace que entre tantos cortes podamos recuperar los suficientes de calidad como para estar entre los mejores discos dobles de la historia.

Bone Thugs N’ Harmony – ‘The Art of War’ (1997)

Estando en la cima de su éxito y en boca de todos, Bone Thugs N’ Harmony sacaba un disco doble como su tercer álbum de estudio y era un rotundo éxito. Con un sonido más que aceptado por el público (con esa mezcla entre gangsta rap, hip hop sureño, midwest rap, G-Funk, gospel y soul) y unas producciones (y voces) hiper reconocibles, el grupo lo daba todo en este LP y vendía casi 400.000 copias en su primera semana.

Si eres fan de Bone Thugs N’ Harmony no puedes sino disfrutar de éste álbum entero. Un disco que incluye todas sus características y tics sumados a la libertad creativa que les dio saber que su sonido tan específico estaba plenamente aceptado por el público. Muy bueno.

Wu-Tang Clan – ‘Wu-Tang Forever’ (1997)

Al igual que con Bone Thugs n’ Harmony, la tranquilidad que dio a Wu-Tang Clan saber que su primer disco (y los álbumes en solitario de algunos de los miembros) era ampliamente aceptados, sirvió para crear un buen puñado de canciones tranquilamente y perfeccionar las instrumentales y los raps.

A pesar de ser un disco de sonido claro east coast, los de clan lo grabaron en una mansión de Los Ángeles en la que se recluyeron durante meses hasta crear el álbum perfecto.

Y no mucho más que decir. El sonido del clan (quizás un poco más limpio) en todo sus esplendor con los raps de todos sus miembros en estado de gracia, ahora también con Cappadonna en muchos de los tracks. Indispensable.

Jay-Z – ‘The Blueprint 2 / The Gift & The Curse’ (2002)

Instaurado en 2002 ya como el rapero mainstream más popular y poderoso del mundo, Shawn Carter también se sumaba a la lista de artistas de hip hop con discos dobles.

Aunque a nivel de calidad estaba bastante lejos de ‘The Blueprint’, los tres singles extraídos del disco (‘O3 Bonnie & Clyde’ -versión del ‘Me & my girlfriend’ de Tupac Shakur-), ‘Hovi Baby’ y ‘Excuse me miss’ fueron suficiente reclamo para que el disco vendiera nada más y nada menos que 600.000 copias sólo la primera semana.

El álbum doble de Jay-Z no es ni de lejos su mejor trabajo, pero si es un álbum disfrutable en ese compendio ecléctico en que se movió durante años entre instrumentales de los mejores productores, singles mainstream y alguna canción más dura y cercana a la calle.

2Pac – ‘All Eyez On Me’ (1996)

Para muchos el mejor disco de Tupac Shakur y grabado entre permisos carcelarios. A pesar de ser un gángster y una persona aborrecible a todos lo niveles, Suge Knight ponía toda la carne en el asador nivel de productores y Tupac acababa grabando una obra maestra en que no sobra ninguna canción.

La ira, la tristeza, el modo de vida gangster, la familia, la violencia, el amor, la pobreza, las calles… Shakur toca todos esos temas en unas bases instrumentales west coast cien por cien en un estado de gracia maravilloso e irrepetible. ‘All Eyez On Me’ es sencillamente uno de los mejores discos de la historia del rap.

Notorious B.I.G. – ‘Life After Death’ (1997)

Para su segundo álbum (aunque acabó saliendo a la venta con el artista fallecido), Biggie Smalls quería un sonido más accesible y comercial, y así se nota en ‘Life After Death’. Pero a pesar de ello, es tal el talento del de Brooklyn para escribir, rimas y describir situaciones que eso no empaña en absoluto un segundo disco maravilloso.

Y es tal la calidad de éste disco que a día de hoy sigue siendo el álbum de rap más vendido de todos los tiempos, con más de treinta millones de copias vendidas en todo el mundo.

Aunque para un servidor el mejor disco de Notorious BIG es el primero (‘Ready to Die’), no cabe ninguna duda de que éste álbum también debe ser considerado uno de los mejores de todos los tiempos en el género rap.


No fue un programa doble, pero si no lo has hecho ya, deberías ver lo que preparamos para TheMedizineTV hace unas semanas

1 1558985616 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Boosie Badazz te muestra lo que es la trap life en su nuevo videoclip 'Off the Flap'
Anterior → Fuentes policiales demostraron que 50 Cent no es un chivato