DJ Khaled: el hombre que convierte en oro todo lo que toca

¿Alguien recuerda cómo llegó DJ Khaled a convertirse en el hombre respetado que es hoy en día por todo el panorama internacional? Es jodido, ¿verdad? Es como si, repentinamente, se hubiera colocado ahí en medio, sacado un trabajo exitoso y, voilá, a vivir en la cima. Sin embargo, sabréis que las apariencias engañan siempre -o casi siempre-.

El viernes, Khaled presentará en sociedad ‘Father of Asahd’, su decimoprimer álbum y, claro, un lanzamiento de este calibre requiere un artículo de la misma magnitud, ¿no es así? Como sabemos la importancia de la figura de este señor dentro de la industria musical, queremos hacerle un pequeño homenaje hablando de su trayectoria y los que -para nosotros-, son los temas principales que han marcado su carrera.

Soñando en el garaje de casa

Hijo de inmigrantes palestinos, Khaled nació en el seno de una familia humilde en la zona de Nueva Orleans. Sus padres llegaron con no más de veinte dólares a territorio estadounidense y se dedicaban a vender ropa en la parte trasera de una furgoneta. Poco después se trasladaron a Orlando, Florida. Fue en ese lugar donde el joven Khaled se dio cuenta de que su futuro estaría relacionado con la música.

Empezó pinchando en el garaje de su casa. A base de mucho esfuerzo, sus padres consiguieron amasar una pequeña fortuna con la que disfrutar de una casa y ciertas comodidades. Sin embargo, tal y como cuenta el Miami New Times, esa racha positiva desapareció en el momento que una serie de problemas con los impuestos llevaron a la ruina a su familia, que se vio obligada a regresar a Nueva Orleans.

Entonces llegó la duda que marcaría literalmente su carrera: ¿volver a Nueva Orleans o luchar por un lugar en el imperio musical en Orlando? Teniendo en cuenta que conocemos su éxito actual, podéis imaginar por lo que optó.

El siguiente año fue un auténtico vaivén de emociones en el que la reputadísima celebridad se vio obligada a malvivir ganando alrededor de cien dólares semanales. En una entrevista posterior de la cual se extraen algunos comentarios en CNBC, Khaled afirma que no tenía muebles. Su cama era el suelo. ¿Os imagináis a un tipo tan venerado destruido de esa manera?

Objetivo Miami

Los problemas financieros le mandaron de vuelta a Nueva Orleans junto a sus padres. Ahí inició realmente su etapa laboral currando en una tienda de discos de Odyssey Records. Al poco tiempo de estar ahí, de forma casi mágica, apareció en su camino un tipo llamado Birdman -¿os suena?- y otro llamado Lil Wayne que, por aquel entonces, tenía alrededor de once años.

Spoiler: estos dos se convertirían, a la postre, en dos de sus primeros colaboradores.

Nueva Orleans estaba bien, pero su lugar estaba en Orlando, y allí es a donde fue tras llevarse cinco mil dólares en un concurso de DJs. Eso sí, no todo era tan genial. Al no contar con licencia de conducción, la policía le detuvo numerosas ocasiones en el estado de Florida, algo que le costó pasar un mes en la cárcel. Putada.

View this post on Instagram

#TBT #MIAMI THE LUKE SHOW

A post shared by DJ KHALED (@djkhaled) on

¿Vuelta a Nueva Orleans otra vez? Nah. Para triunfar, hay que arriesgar, así que decidió emular a su padre y viajar con veinte dólares a Miami. Hora de conquistar la ciudad desde abajo. Tras varios curros en emisoras piratas y haciendo algún que otro show actuando como DJ, Khaled inició su andadura oficial en un show nocturno los viernes para la emisora 99 Jamz.

Todo esto a los 22 años, es decir, en 1997. Seis años después le darían su propio programa en la misma emisora. Nueve años después estaría presentando su primer trabajo.

El hombre del millón de amistades

No vamos a perder la cabeza analizando todos y cada uno de los álbumes que ha presentado DJ Khaled desde que iniciase oficialmente su carrera en 2006 con aquel ‘Listen… The Album’, pero sí nos gustaría que os hicierais una pequeña idea de la cantidad de gente con la que ha colaborado este señor y la importancia que tiene dentro de la industria musical.

Ha habido muy pocos tipos capaces de unir a artistas tan diferentes dentro de un mismo banger, y esto se debe al carácter de DJ Khaled. La figura de este big man cobra importancia si tenemos en cuenta el hecho de que siempre ha estado en el lugar correcto y el momento oportuno.

Desde su encuentro con Birdman, la confianza de los artistas musicales en Khaled ha ido in crescendo y, claro, eso explica que, en ‘We The Best’, su segundo trabajo, mantuviera a los espectaculares colaboradores de su primer álbum -Lil Wayne, Birdman, Rick Ross, etc…- y añadiera, a su vez, otras voces que comenzaban a despuntar, como la de T-Pain.

Poco a poco, Khaled fue añadiendo nuevas voces a su listado de colaboradores. Su positividad y el valor añadido de ser un tipo de fiar -algo muy importante en una industria musical llena de tiburones de los negocios-, le convirtieron, con solo dos álbumes, en uno de los pilares más importantes del mundo del hip-hop.

Este éxito le llevó a fundar su propio sello discográfico, We The Best Music. Bajo él llegó el estreno de su tercer trabajo en la cuenta, ‘We Global’, con la aparición de Nas, Sean Paul, The Game, Kanye West y los ya habituales T-Pain, Rick Ross y demás artistas. Mención especial a la aparición del joven Ace Hood, que daba sus primeros pasos bajo la custodia de Khaled. Y, bueno, cómo olvidar ese ‘Go Hard’ de T-Pain y Kanye. Menuda delicia.

Una vez estás en la cima, si haces las cosas bien, es muy difícil que venga alguien a tirarte de ahí. Menos aún si sabes hacer las cosas bien. Con un estilo claramente orientado hacia la música del club de finales de la década de los dos mil, DJ Khaled se hacía muy fuerte dentro de cualquier reproductor musical que se preciase.

Temas larguísimos, con veinte mil talentos que explotaban poco a poco reunidos para luchar por su rey. Sus siguientes álbumes son una clara prueba de que su persona atraía a las figuras. ¿Querías tirar del rollo club? Tenías que contactar con él.

De Lil Wayne y Rick Ross a Future y Drake

De ‘Victory’, cuarto trabajo de estudio, sale uno de los cortes que, sin lugar a dudas, colocaríamos en su Top 3. Todo el mundo ha perdido la cabeza alguna vez con ‘All I Do Is Win’. El que diga que no, miente. Bajo una producción sobrecargadísima -cómo se llevaba en aquel momento ese estilo-, con cierto componente épico, Ludacris, Snoop Dogg, T-Pain y Rick Ross compusieron uno de sus mayores himnos. Por supuesto, también hay que destacar ‘On My Way’ o ‘Fed Up’ -en este último aparecían Usher y Drake-. All I do is win win win no matter what.

Llevar tantos años en lo más alto de la industria le ha permitido ver crecer a figuras de su mismo periodo temporal y, a su vez, apoyar a otras voces que comenzaban a despuntar dentro del panorama. Drake es un ejemplo de ello. Si antes mencionábamos ese ‘All I Do Is Win’ como uno de los pilares fundamentales de su carrera, no podemos hablar de DJ Khaled sin mencionar «I’m On One», el primer corte de su quinto trabajo ‘We The Best Forever’, en el cual participaban, además del legendario Drizzy, sus siempre fieles colaboradores Rick Ross y Lil Wayne.

Waka Flocka Flame, Meek Mill, Busta Rhymes, Tyga, CeeLo Green… la lista de colaboradores es inmensa.

Drake ya estaba bien arriba. Repentinamente, otro hombre sucumbió a los encantos de DJ Khaled. Se trataba de Future, que llevaba varios años golpeando con fuerza y, claro, ya habéis visto lo que pasa con los artistas que asoman un poquito la cabeza. Empezó con una breve aparición en ‘Kiss The Ring’, sexto álbum de Khaled. La de Future no era la única sorpresa del proyecto.

El corte que más llamó la atención fue ese combo de Kendrick Lamar, J. Cole y Big K.R.I.T en ‘They Ready’. Lo verdaderamente sorprendente de dicho tema fue el cambio de estilo total en la instrumental hacia un rollo más acorde con la capacidad de fluir de estos tres genios.

Volvemos a Future. Hndrxx se convirtió en el protagonista absoluto de ‘Suffering from Success’séptimo álbum-´con hasta tres colaboraciones dentro de un trabajo en el que aparecían otros de los nombres propios de la actualidad como Wiz Khalifa o Nicki Minaj.

Al igual que Drake llegó con sus letras profundas y su rapeo vertiginoso, Future aportó ese ambiente festivo y explícito que siempre suele llevar consigo en sus trabajos. El primer track del álbum se lo llevó él y, como no podía ser de otra manera, el mundo se sobrecogió ante tal despliegue musical. También lo hizo el propio Khaled, que le convirtió en el puntal sobre el que seguir construyendo su dinastía de álbumes. Aye, todavía estamos en 2015.

Sobre él gira totalmente ‘I Changed A Lot’. DJ Khaled mantiene en su octavo trabajo el enfoque de la música de club pero se deja llevar completamente por la agresividad del de Atlanta. Pero eh, ni mucho menos iba a renunciar Khaled a su estilo inicial. Con la ayuda de voces como la de Chris Brown, seguimos viendo cómo la esencia sigue tan viva como siempre.

Eso sí, por primera vez vemos un repliegue en el uso de instrumentales cargadas de sonidos y comienza a cobrar cierta importancia el estilo de cada artista. Ya no es cómo se adapten al beat, es que el beat se convierte en un anillo de diamantes distinto para cada músico.

Pasado, presente y futuro unidos por DJ Khaled

No ha necesitado rapear casi nunca para hacerse un hueco entre las estrellas. Tampoco ha requerido de un trabajo excelso a la hora de producir bangers. Sin embargo, lo que no se puede achacar jamás a DJ Khaled es su capacidad para unir presente, pasado y futuro de la escena internacional. 2016 fue un año de vital importancia para la figura de Khaled por cuatro motivos.

El primero de ellos fue el fichaje de su sello, We The Best Music, por Epic Records. Hecha la unión, hecha la fuerza. El segundo de los motivos fue el primer lanzamiento en forma de álbum bajo este sello. ‘Major Key’. El tercero, la presentación de su libro, «The Keys». El cuarto y último motivo -el más importante, seguro-, es el nacimiento de su hijo.

View this post on Instagram

My son growing so fast !

A post shared by DJ KHALED (@djkhaled) on

Estos dos últimos motivos están muy relacionados entre sí, y es que, con el tiempo, el positivismo y las buenas vibraciones que emitía DJ Khaled le convirtieron en una especie de coach espiritual para sus seguidores. Ah, bueno, también hay que mencionar su reinado en Snapchat, el cual le llevó hasta a retransmitir el nacimiento de Asahd.

Todo el mundo quería ser como él era y vivir como él lo hacía, así que se decidió a contar la historia de su vida y, ya de paso, ofrecer algunas keys a modo de consejos a modo de manual de actuación.

Pero vamos a la música y a cómo la combinación de artistas de distinto espacio temporal se dan la mano en ‘Major Key’. El primer corte es una representación digna, además de uno de los mejores temas que hemos escuchado los últimos años. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de ‘I Got the Keys’, ese feature entre dos magos como Jay-Z y Future que solo un tío como DJ Khaled era capaz de juntar.

Este álbum, noveno en el contador de Khaled, finaliza esa transición del club de la primera década de los dos mil a la segunda. Travis Scott irrumpe como una bala junto a Lil Wayne. Kodak Black hace lo propio con French Montana. Comienza una nueva era y, una vez más, el de Nueva Orleans sigue siendo el epicentro de todo.

¿Qué nos queda? Queda la que, hasta ahora, es la última referencia de DJ Khaled. Su décimo álbum de estudio, ‘Grateful’. Una maravilla se mire por donde se mire. La entrada de lleno definitiva de la nueva ola de artistas encabezada por Travis Scott y, a la vez, la nostalgia de aquellos artistas con los que ha crecido musicalmente.

Una vez más, nos topamos con un trabajo de contrastes. La dupla Beyoncé/Jay-Z, su fiel compañero Rick Ross, Kodak Black, Migos al completo, 21 Savage y, por supuesto, una de los mejores tracks de Rihanna hasta la fecha. ‘Wild Thoughs’ es obligatorio para todo aquel que ama a la música, y si nos ponemos a hablar del beat nos podemos echar a llorar. Simplemente genuino.

El principal encanto de este trabajo reside en su faceta familiar. De ser el padre de la mayor parte de nuestra querida escena internacional a convertirse en papá biológico. El sentimiento familiar que tiene DJ Khaled hacia todo ese grupo de artistas se ve reflejado en un trabajo que cubre casi todas las generaciones de artistas que ha vivido el hip hop, al menos el lado contemporáneo de ellos. Desde Nas hasta Asahd Khaled, que firma sus primeras palabras como músico.

Por eso tenemos tantas ganas de ver lo que deparará ‘Father of Asahd’. Queremos saber qué nuevos talentos van a formar parte de la gran familia de DJ Khaled y, por supuesto, también estamos deseosos de comprobar cuántos de esos viejos conocidos quieren sentarse en su mesa a comer de nuevo.


Como diría DJ Khaled: MAJOR ALERT. ¿No has podido ver todavía el primer programa de TheMedizineTV? 

1 1557942308 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Selena Gomez x PUMA: así es su nueva colección
Anterior → Lil Uzi Vert salió corriendo en medio de una entrevista en el Rolling Loud