fbpx

¿Es Griselda Records la gran esperanza del rap clásico?

Todos sabemos que una gran parte del hip hop mundial (aunque especialmente en Estados Unidos) ha ido haciendo su música más fácil y accesible para contentar a cuantos más oídos posibles mejor.

Todo empezó -en gran parte- con Bad Boy Records, la discográfica de Diddy fue una de las primeras en lanzar singles bastante comerciales para promocionar a sus artistas y que estos sonaran en radios no necesariamente del ámbito rap. Def Jam y otros ya habían hecho experimentos similares, pero fue Sean Combs el que fue un paso más allá, tomándolo casi como una regla fija.

Diddy fue uno de los primeros en hacer la música rap más accesible para llegar a más público

Con el peso del rap mucho más aligerado (se suavizaban los samples, los bombos, las cajas, los bajos y todas las estridencias) el género comenzó a ser aceptado por público de fuera de éste: no había que ser un b-boy para escuchar hip-hop, y el sonido club que llegaría después (y el resto de modas) no harían sino acrecentarlo.

De una u otra manera, el rap estaba siendo mucho más fuerte en cuanto a repercusión, pero también en base a eliminar algunos de sus rasgos definitorios (en lo musical) más importantes. Quizás no estaba creciendo, estaba firmando su carta de defunción.

Luego llegaron el reggaeton o el trap y se quedaron con la estética pero acabaron por prostituir de algún modo un movimiento tan serio. Se adueñaron de una serie de cuestiones que no les pertenecían y obviaron el resto: el resultado fueron unas letras mucho más simples, cero conciencia social y una musicalidad mucho más fácil para todo el mundo.

La competición y la obsesión por ser los mejores habían sido sustituidas por canciones de consumo más rápido y una mayor fijación por el vídeo clip y las partes más superficiales. Básicamente un reflejo de lo que estaba pasando en el resto de la sociedad tras el inmenso triunfo de la estrella de las redes sociales y el valor efímero de casi todo.

Música más fácil y más importancia a los clips y a las redes sociales

De ese modo, el rap real, conectado con la calle y con algo que decir quedó casi aislado. No es que no existiera como género musical, sino que a ojos de la mayoría había sido solapado por una versión mucho más infantil, melódica y simple de la misma. Pero en cada revolución hay una contrarrevolución.

Y casi como una respuesta a todo ello, un tipo de Buffalo (Nueva York) llamado Westside Gunn fundó Griselda Records en 2014, a modo de dar a los fans del rap más puro justo lo que necesitan y de hacer justicia de algún modo a algo que ha sido tan importante como el hip hop.

Westside Gunn, Benny the Butcher y Conway The Machine han sido la cara visible de un grupo (y un sello) que del rap más auténtico y underground ha sido capaz de conectar con una base leal de fans que los han acabado haciendo rentables, tal como hizo Roc Marciano por otro lado (y estableciendo un lógico paralelismo).

Tanto es así que Griselda Records acabó formando parte de Shady Records (ya saben, la discográfica de Eminem) y a su vez de Universal Music Group. Algo que quizás no sea llamativo porque el rap sigue moviendo dinero, pero si lo es si escuchamos la música que hacen y cómo huyen de cualquier atisbo de comercialidad.

Y es que en Griselda beben de Mobb Deep, Large Professor, Wu-Tang Clan, Gravediggaz y a cualquier cosa que suene a la Nueva York de los noventa, es decir: el rap más puro.

Estos chicos de Buffalo han querido darle la vuelta a todo y ser tan reales (también en la estética exagerada y casi feista) que han acabado estando en boca de todos, incluyendo acudiendo a actuar en horario de máxima audiencia al programa de Jimmy Fallon con una canción absolutamente oscura como «Dr. Bird’s».

Griselda Records no solo son una serie de tipos que han querido hacer el rap con el que crecieron. Son la esperanza de un género que debe volver a sus raíces más absolutas, a los samples, a los bombos y cajas, a pasar horas frente a la libreta y a la competición.

Solo hay una manera de que el rap vuelva a estar en el sitio que se merece: con la mejor música posible. Y de momento en Griselda están ignorando al diablo del dinero fácil para hacer lo que ellos (y una gran parte del público) quieren.

Ellos parecen ser el primer paso y estamos deseando de que muchos les sigan.


Seguro que en Griselda Records están de acuerdo con esto que publicamos sobre ‘Twinz (Deep Cover 98)’: cuando los alumnos superaron a los maestros.

1 1583851467 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Lil Yachty, DaBaby y Drake nos traen el vídeo de "Oprah's Bank Account"
Anterior → ¿Qué tal si recordamos los mejores temas de The Fugees?