Hablemos de «Training Day»: una ghetto película de Oscar

Cuando me acerqué por primera vez a «Training Day» (hablo de cuando la estrenaron en cine), quedé un poco extrañado en los primeros minutos: pensé que iba a ver una película donde los pandilleros eran los protagonistas, pero no, son los policías.

Luego, al salir, me fijé que en el propio póster del film Denzel Washington lleva la placa colgada del cuello. Aún así, eso de que el personaje principal esté del lado de la ley en esta cinta es bastante relativo. Supongo, que a casi veinte años del estreno, eso no es spoiler.

Y es que, a grandes rasgos, la cinta cuenta la historia del primer día de entrenamiento como policía de narcóticos de Jake Hoyt, un joven y prometedor agente que tendrá que compartir coche (y trabajo) con Alonzo Harris, un tipo con bastante personalidad, curtido en las calles y con casi quince años de experiencia en el cargo.

training daycover - Hablemos de "Training Day": una ghetto película de Oscar

Por supuesto, no todo será tan sencillo para Hoyt, que descubrirá lo duro que es trabajar en los barrios más desfavorecidos de Los Angeles, conocerá los trucos con los confidentes y -por si fuese poco- todo lo que acabará descubriendo de su compañero Harris.

«Training Day» supuso la primera gran película de Antoine Fuqua, un director que venía de más humildes lares y acabó tras la cámara en súper producciones como «Lágrimas del sol», «Shooter: el tirador», «Los amos de Brooklyn», «The Equalizer», entre otros taquillazos.

Un director solvente y talentoso en el punto justo entre mercenario y personalidad propia en la dirección que es capaz de entregar blockbusters respetables casi cada año. Hoy en día su nombre es habitual cuando un productor quiere un producto accesible pero respetable.

Mucho más que una ghetto movie genérica

La película se acabó haciendo hiperpopular por el merecido Oscar (aunque se lo debieron dar por «Malcolm-X», pero eso es otra historia) a Denzel Washington en su primer papel de villano, aunque es injusto reducirla a esa anécdota, porque la cinta es maravillosa.

Todo funciona en ella: dirección, diálogos, actores absolutamente carismáticos, localizaciones, vestuario, canciones elegidas para la banda sonora y secundarios de lujo como Dr. Dre o una semidesconocida (por aquel entonces) Eva Mendes.

Fuqua supo estar en el punto perfecto entre película con tirón comercial pero a la vez con credibilidad callejera (los propios pandilleros no son actores, son miembros reales de bandas) y una dirección notable.

Y, aunque pueda parecerlo no siempre se dan todos esos factores, al menos no aparte de la filmografía de John Singleton (que Dios lo tenga en su gloria) y el popularísimo Spike Lee. La construcción del personaje de Harris (entre la sociopatía y el perfecto narcicista) y la actuación de Washington, convirtieron un rol general y ya visto de un filme en un villano inolvidable.

¿Funciona «Training Day» a casi veinte años de sus estreno? Totalmente. La historia universal que nos narra sobre cruzar la fina línea entre buenos y malos y todos los eficientes valores cinematográficos que ofrece la sitúan mucho más allá de ser simplemente una hija de su tiempo, y la mueve al lugar donde residen los grandes filmes a todos los niveles.

Por eso, cuando hablamos de ‘Training Day’ tenemos que juzgarla como algo mucho más amplio que compararla con las ghetto movies al uso, la cinta de Fuqua, Washington y Hawke se mueve en primera división y su revisionado nos lo deja completamente claro.


¿Buscas algo terriblemente horripilante para ver este finde de Halloween? Aquí te recomendamos las 3 películas favoritas de Stephen King.

1 1572719453 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Young Thug, Gunna y Travis Scott están envueltos en llamas en 'Hot'
Anterior → Las tres películas de terror favoritas de Stephen King