Esta es la loca historia de cómo Will Smith se convirtió en El Príncipe de Bel Air

Estamos cerca de que se cumplan 30 años de la emisión del primer capítulo de «El Príncipe de Bel Air», originalmente llamada en Estados Unidos «The Fresh Prince of Bel Air». A estas alturas, rara es la persona -casi en cualquier parte del planeta- que desconoce las tonterías llevadas a cabo por Will Smith en el show televisivo, pero muy pocos conocen la verdadera historia de cómo el actor y rapero llegó a convertirse en el Príncipe de Bel Air.

Ahora, aprovechando que Netflix ha decidido rescatar el tv show de cara al verano, es el momento para que descubras uno de los mayores secretos que ha guardado el de Filadelfia durante casi tres décadas.

Caída libre

Ver esta publicación en Instagram

Happy Father’s Day, Lou! Kids, be Patient with your Dads. We’re all struggling… just tryna figure it out.

Una publicación compartida de Will Smith (@willsmith) el

A finales de los 80’s, Will Smith ya se había logrado un nombre por sí mismo, siempre acompañado de su inseparable DJ Jazzy Jeff. Pese a que el reconocimiento cosechado por ambos era un tanto humilde, la dupla logró pegar un gran bombazo con el lanzamiento de He’s the DJ, I’m the Rapper (1988), su segundo álbum de estudio. El proyecto, no sólo fue el primer álbum doble en la historia del hip hop -publicado en vinilo-, sino que logró cosechar un Premio Grammy y fue certificado como triple platino.

El futuro auguraba de oro para Will Smith y Jazzy Jeff, sin embargo, al año siguiente llegó ‘And In This Corner…’, la tercera bala del dúo. Contra todo pronóstico, el lanzamiento supuso un fiasco total, y no sólo eso, Will ha confesado que invirtió en ese proyecto casi todo el dinero que había logrado con sus éxitos previos.

Por si esto fuese poco, todo terminó por torcerse del todo. Con la llegada del 15 de abril, Will Smith no cumplió sus obligaciones con el Servicio de Impuestos Internos​ de Estados Unidos.

No me olvidé… Pero no pagué el IRS. En mi mente, quiero decir, no estaba intentando evadir pagar las tasas, fue simplemente como «oh joder, necesitan mi dinero». Y el IRS se llevó todas mis cosas (coches, motos…).

La pesadilla de la estrella pobre

Ver esta publicación en Instagram

Sometimes I type a caption… and sometimes the caption types me.

Una publicación compartida de Will Smith (@willsmith) el

Fue entonces cuando Will Smith vivió, seguramente, una de las peores épocas de su vida. Venía de tenerlo todo: vehículos de alta gama, el poder para acercarse con sus colegas a una tienda de Gucci y que la cerrasen para él… Y de repente se veía moviéndose en el transporte público, siendo reconocido por el resto de pasajeros, pero viviendo una vida cotidiana, sin lujos.

Ser famoso y estar arruinado es una combinación de mierda. Porque aún eres famoso, y la gente te reconoce, pero te reconoce en el bus.

Siguiendo los consejos de una novia anterior, Will Smith decidió seguir adelante. Olvidar así este duro varapalo y acudir al Show de Arsenio Hall, donde conoció a Benny Medina. El propio actor y cantante ha reconocido que Benny Medina sería el auténtico Príncipe de Bel Air en la vida real, sólo que este viajó de Watts, en Los Ángeles, a Beverly Hills.

El lugar adecuado en el momento adecuado

Ver esta publicación en Instagram

NEVER let your Kids have more Fun than You on Easter!!

Una publicación compartida de Will Smith (@willsmith) el

Medina fue la persona que puso en contacto a Will Smith con Quincy Jones, el reconocido productor de ‘Thriller’, ‘We Are The World’, varias grabaciones de Frank Sinatra, y un largo listado de proyectos top. Encontrándose en la casa de Jones, comenzó la magia:

Quincy Jones me dijo: «Hey, he visto tus videoclips, y me encantan, me encanta lo que hacéis». Me preguntó mi nombre de nuevo y le dije «The Fresh Prince», y Quincy respondió: «De acuerdo, ¡así es como llamaremos al show!». Entonces me dio un guión de un piloto fallido para Morris Day.

Will Smith respondió asegurando que no tenía el tiempo para hacer una audición, sin embargo, en cuanto vio cómo los muebles de la casa de Quincy Jones se movían de forma automatizada, para dejar espacio ante una posible puesta en escena, la estrella de Filadelfia lo vio claro.

Él me dijo: «Puedes tomarte diez minutos ahora, y tu vida cambiará para siempre». Entonces dije, joder, sí, dame diez minutos.

Sobra decir que Quincy Jones quedó encantado con la actuación de Will, él y Brandon Tartikoff, antiguo presidente de la NBC. Entonces todo sucedió muy rápido y Will Smith terminó minutos después en una limusina con un abogado, firmando el primer contrato para dar vida a El Príncipe de Bel Air.

Ahora escucha la historia…

Todos conocéis el resto, la serie se extendió durante 6 años -en 6 temporadas- desde 1990 hasta 1996, con un total de 148 episodios. Y lo que tienes que hacer, si deseas disfrutar del verano al máximo, es aprovechar que se encuentra disponible en Netflix, sabemos que no vas a arrepentirte.


LL Cool J también trabajó en la pequeña pantalla, en la serie «In The House».

1 1564509942 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente GRMY apuesta por la "multiculturalidad cósmica" para este otoño-invierno
Anterior → No te pierdas a Chico Blanco, 8kitoo, Jyoty y más este finde en Razzmatazz