‘History’: la brillante y contestataria locura de Michael Jackson

En 1994 y con treinta y tantos años, Michael Jackson -y aunque suene surrealista- había conseguido más hitos en la música que cualquier otro artista en la historia.

Léase: primer y segundo disco más vendido de todos los tiempos (‘Thriller’ y ‘Bad’), mejor álbum de R&B de la historia (‘Off the wall’), clip más legendario (‘Thriller’), primer grupo afroamericano en realizar una gira por Sudamerica (‘The Jackson Five’), más premios Grammy en una sola noche (ocho de una vez)… Y muchísimas más cosas entre las que se hace difícil destacar solo algunas

De esa manera y con prácticamente todo conseguido resultaba complicado volver a sorprender y entregar algo realmente original. Lo que no sabíamos es que Michael tenía un as bajo la manga.

El as bajo la manga del Rey del Pop

Con sus cuatro últimos discos en aquel momento (‘Off the wall’, ‘Thriller’, ‘Bad’ y ‘Dangerous’) el rey del pop había trabajado en su mayoría con las producciones de Quincy Jones y Teddy Riley. El primero, leyenda del medio, y el segundo todo un icono del New Jack Swing.

Probado como artista exitoso en el rythm and blues clásico, el pop aderezado con todo tipo de toques (‘Thriller’ y ‘Bad’) y el funk y los sonidos más urbanos, Michael Jackson estaba en una tesitura complicada para sorprendernos.

Aunque ‘Thriller’ y ‘Bad’ son absolutamente eclécticos (soul, rock, gospel…), la base musical sobre la que él y Quincy Jones se basaron era meramente pop. E incluso en esa maravilla de álbum editado en 1987 en que ya vemos a un Michael con la piel más clara podemos verlo.

Lo que quizás no nos esperábamos es que cuando MJ se encerró en el estudio contó con Teddy Riley (un genio en la producción de New Jack Swing, esa mezcla noventera entre rythm and blues, rap y soul) para la mayoría de temas, la mezcla de ambos talentos resultó en una genialidad compleja, urbana y completa que salió a final de 1991 y se llamaba ‘Dangerous’.

La vida después de ‘Dangerous’

Y tras ese álbum, MJ decidió meterse en el estudio y englobar de alguna manera todos los sonidos que había aceptado a lo largo de su carrera. Y no solo eso: añadió letras mucho más complejas y nos entregó ese disco mucho más maduro y en momentos casi revolucionario llamado ‘History’ (1995).

El funk cargante de ‘Scream’ (junto a su hermana Janet), el rap y gospel político de «They Don’t Care About Us», la ultrapersonal ‘Stranger in Moscow’, la romántica ‘You Are Not Alone’.

También la maravillosa y comprometida con el medio ambiente ‘Earth song’ (la cancion favorita de su padre, Joe Jackson), esa versión de Los Beatles de ‘Come Together’ (recuerden que todas las canciones de esa banda eran propiedad de MJ)…

Por no hablar de la sensiblera y sincera ‘Childhood’, la sobreproducida y brillante ‘Tabloid junkie’, la definición de eclecticismo en ‘History’ o esa preciosidad llamada ‘Smile’. Todas ellas demuestram que el rey del pop probablemente sea el mayor todoterreno de la historia de la música.

La revolución que implica ‘History’

‘History’ es un homenaje musical a todos los Michael Jackson que habíamos oído hasta el momento en versión actualizada y mejorada

De Notorious BIG a Slash de Guns n’ Roses pasando por Boyz 2 Men o Shaquille O’Neal, ‘History’ es un álbum completísimo en que vemos a un Jackson tan comprometido como valiente. Aunque se intuía, desde el vídeo promocional del disco en que casi se presentaba como un líder comunista entre gritos y desmayos de la gente.

Un álbum en que (como una extensión de ‘Dangerous’) el artista daba un golpe en la mesa y se situaba como mucho más que aquel niño prodigio que toda América amaba.

Como curiosidad, decir que «They don’t care about us» contaba con dos versiones de clip musical (ambos dirigidos por Spike Lee), uno en la cárcel y que fue censurado en su día en diferentes países y otra en las favelas de Brasil, versión más conocida.

Si ‘Bad’ era un maravilloso álbum pero accesible y melódico y ‘Dangerous’ era excesivamente urbano, Jackson quiso demostrar al mundo que su mente estaba mucho más allá y que era capaz de conectar con el público de todo el globo.

De esta manera ingenió un álbum larga duración en que de algún modo conectara con todos sus sonidos anteriores añadiendo nuevos mensajes, aunque ese halo urbano sobrevuela todo el tracklisting.

Lo curioso es que ha llovido mucho desde el ’95 y ‘History’ sigue sonando vanguardista, rompedor, comprometido y tan personal como una mente musical de un Michael Jackson que era capaz de componer, coproducir, crear vídeos musicales, bailar y hacer giras mejor que cualquier otro humano hasta el momento. Podium que sigue estando vigente.

‘History’ es la obra más personal que un músico brillante que no se conformaba con simplemente hacer pop con toques de otros estilos, y que tenía los pies en el estudio y la cabeza en la calle. Algunas de sus canciones siguen siendo inimaginables a día de hoy por lo arriesgadas y valientes (y políticas) de sus propuestas.

Michael Jackson se reivindicó a sí mismo a pesar de que ya tenía a gran parte de la prensa en contra y lo culminó con la gira (en números) más exitosa de todos los tiempos. Quiso hacer historia y la hizo.


Ojalá Michael Jackson pudiera lucir las M2K que sorteamos, pero no. ¿Las quieres tu junto a un felpudo exclusivo de The Medizine? Participa aquí

1 1547422830 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Es oficial: Travis Scott, Big Boi y Maroon 5 actuarán en la Super Bowl
Anterior → #LoMejorDeLaSemana: vuelve la magia de The Weeknd