Al fin vemos «How High 2» y te contamos lo que nos ha parecido

Cuando se anunció la producción de una nueva película de «How High», los fans de Method Man y Redman, del rap clásico y del fumeteo estaban eufóricos. Al parecer, una película de humor de sal gruesa como el film original (estrenado en 2001) había calado hondo, quizás por el siempre efectivo tema que trata y por tener como protagonistas a dos de los mejores rappers de todos los tiempos: precisamente, Method Man (Wu-Tang Clan) y Redman.

De esa manera, cuando se fue soltando más información sobre la secuela (o mejor dicho, película que utiliza el mismo nombre porque plantea estructuras parecidas) y se comunicó que los protagonistas serían Lil Yatchy y D.C. Young Fly, los fans de la película anterior pusieron el grito en el cielo.

Para la mayoría de entusiastas del film original, era una especie de sacrilegio cambiar a dos pesos pesados por Yatchy y Fly. Aunque quizás no se trata solo de eso, sino de que el status de Method Man y Redman en el momento de ser elegidos y su impacto mundial era mayor que el de los dos seleccionados para la nueva entrega de la (ahora) franquicia cinematográfica.

Muchos se decepcionaron al ver que no estarían Meth & Red

Pero suponemos (y supusieron los productores) que elegir a dos tipos de la nueva escuela tendría calado en las nuevas generaciones, y eso se vería traducido en más dinero y más impacto en redes, con lo que quizás se podrían producir más filmes con el mismo título y alargar el negocio. Visto lo visto no parece ser ni lo primero, ni lo segundo, aunque habrá que esperar que el tiempo la deje en su lugar, tal como pasó con la de 2001.

Por nuestra parte, cuando nos disponemos a ver esta nueva entrega lo hacemos sin prejuicios. Sabemos que vamos a ver una película de humor zafio, con una temática basada en fumar hierba, y nos acercamos a ella del mismo modo que a cualquier producción del mismo corte: intentando pasar un buen rato.

Y «How High 2» nos da exactamente eso que esperamos. Una hora y media con una historia parecida a la anterior (con sus toques esotérico-mágico-religiosos), con algunos cameos hilarantes -el de Mike Epps– y un entretenimiento sin mayor pretensiones. Aunque intentamos no hacerlo, es inevitable comparar el carisma de los dos protagonistas de esta entrega con el de Meth & Red, cuestión en la que sale perdiendo esta nueva película, aunque tampoco por goleada.

Una historia sencilla, unos diálogos con algunos chistes ocurrentes, dos tipos protagonistas con cierta chispa y todo en el contexto ghetto que nos imaginamos entre enemigos camellos, trabajos en el sector de la comida rápida y ese toque paranormal que tenía también la cinta original y que las hace aun más hilarantes.

La segunda parte de «How High» es (intentando dejar prejuicios aparte) justo lo que te esperas que sea, pero adaptada a una nueva generación. Puede que si no salen Method Man ni Redman ya no te interese, pero también puede que eches un rato divertido con una película con tan poco valor cinematográfico como entretenida.


Puede que también te interesen el resto de nuestras recomendaciones sobre cine y TV. Checkéalas aquí.

1 1567968128 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente "Colors" ("Colores de guerra"): el inicio del boom del género ghetto
Anterior → Stormzy publica el espectacular videoclip de 'Sounds of the Skeng'