Kanye West y su padre protagonizan el clip de ‘Follow God’

Kanye West nos trae en compañía de su padre el trabajo visual de ‘Follow God’.

Después de lanzar su esperado álbum ‘Jesus Is King’ y conseguir por enésima vez un número 1 en ventas, Kanye West está de vuelta esta semana con el videoclip de uno de los cortes más aclamados del álbum, ‘Follow God’. Para ello, se ha ayudado de su padre para protagonizar un vídeo sencillo pero disfrutable para los fans de Ye, que siempre están contentos de verle en acción.

El clip está dirigido por Jake Schreier (Francis and the Lights) y fue grabado en la nevada estampa de Cody, un pueblito en el estado ya mencionado. El rancho, propiedad de Kanye y valorado en 14 millones de dólares, es el paisaje elegido para que Kanye y su padre, Ray West, paseen por él.

Kanye West sigue apoyando su último disco con el trabajo visual de ‘Follow God’

‘Follow God’ debutó en el número 7 en Billboard y actualmente es la canción más exitosa del álbum. Por ello no nos pilló por sorpresa cuando esta semana Kim Kardashian adelantó el lanzamiento del vídeo. Como ya es costumbre, ella es la primera en dar novedades sobre todo en lo que Kanye está metido.

En una comentada entrevista con Zane Lowe para su programa Beats 1, Kanye hablaba sobre la temática religiosa de ‘Jesus Is King’ y las consecuencias que trae a su vida, con su habitual tono:

Ahora os voy a enseñar qué es lo que Jesucristo ha hecho por mí. Ya no soy un esclavo, soy un hijo de Dios. Quiero ser un cristiano innovador. Y lo digo porque, cuando piensas en la Iglesia, siempre está conforme con su tradición de evitar o bloquear la innovación.

Después de todo, parece que Kanye es un hombre transformado tras un ajetreado año, pero con él nunca sabemos qué esperar. ¿Vosotros qué creéis que será lo próximo?


Y de Kanye pasamos a Drake, que se reinventa y acaba de entrar esta semana en el negocio del cannabis.

1 1573315443 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Khea recluta a Duki y Midel para subirnos la moral con 'Ánimo'
Anterior → El eterno debate sobre la separación artista-persona