Margarito dela Guetto: Polaroids, visión auténtica y la realidad de la calle

Margarito De La Guetto es un fotógrafo analógico que ha decidido hacer lo que le viene en gana en todo momento. ¿Cómo? Con la magia de las Polaroids en un mundo en el que la imagen digital parece que es todo. Así ha conseguido casi 20.000 seguidores en Instagram, sin hacer ni una sola foto con su móvil.

Pero ¿qué diferencia a Margarito de las miles de personas que se dedican a la fotografía analógica hoy en día? Una personalidad itinerante y diversa, un gusto por lo excéntrico sin olvidar las raíces y unas referencias estéticas maduradas durante mucho tiempo que ahora dan sus frutos y florecen junto a la nueva escena española.

A Margarito Dela Guetto no le interesan las nuevas etiquetas de «lo urbano», para él son la calle y las experiencias la que definen su obra fotográfica. La magia de la Polaroid, que te da la oportunidad de tomar una imagen única que -realmente- no va a volver a repetirse.

La obra de Margarito Dela Guetto es conflictiva y provoca reacciones, algo que a él le encanta porque es precisamente lo que anda buscando: que después de ver una foto suya no nos quedemos como antes de verla. Algo que buscan todos los artistas con inquietudes, los que no buscan solo un lugar en el star system.

A pesar de ello, durante estos años en los que Margarito ha saltado de Barcelona a Madrid, a Barcelona otra vez e incluso a Nueva York, el mallorquín se ha relacionado con lo mejor de lo mejor de la escena española: Dellafuente, Cecilio, los ex PXXR GVNG… Sin olvidarse de lo más importante: la autenticidad.

Una charla con Margarito

Más allá de nombres o AKAs, ¿quién es Rafa y quién es Margarito Dela Guetto?

La verdad que van de la mano. ¡Es un conjunto de los dos! Una mezcla equilibrada y efervescente. Rafa no puede vivir sin Margarito ni Margarito sin Rafa, pero si que es verdad que Rafa es la persona que está en casa, con la familia y amigos. Es mas íntimo, no es público ni es para todo el mundo.

En cambio Margarito es el personaje público, el que la gente cree conocer, del que opinan, el que da la cara, el de las redes, el que hace fotos y otras disciplinas, el personaje… Pero no menos importante que Rafa.

Mallorquín, de Poblenou en Barcelona y un poco de Madrid. ¿Qué han aportado artísticamente estas ciudades a tu obra y a ti personalmente?

Mallorca es mi tierra, donde me formé y crecí gracias a mi padre en todos los aspectos artísticos. De ahí desarrollé mis inquietudes personales, salió mi fotografía…

Me vienen flashes de tardes de revelado, sesiones de fotos, paseos, presentaciones e innaguraciones de expos -tanto de mi padre como de colegas suyos- y otras actividades como concursos fotográficos… Luego acabé en Barcelona y tuve la gran suerte de vivir durante 7 años en el mejor barrio de la ciudad. Sin duda desarrollé tanto personal como artísticamente una manera salvaje, muy punky, muy social… Mucha calle.

Era un diario constante a traves de inmortalizar mi día día en imágenes: lo que me encontraba, me daba igual la calidad de imagen, buscaba la calidad vital, el crear reacciones.

Madrid desde 2007 la he ido visitando y es una ciudad súper acogedora y me ha dado mucho durante todos estos años. Siempre he hecho viajes exprés donde he sacado grandes momentos, hasta que he decidido venir a vivir e instalarme en ella. Hay mucha gente que no me hace en Madrid porque este ultimo trimestre del 2018 he estado viajando bastante, pero estoy afincado en la capital y con ganas de hacer raíces en ella.

View this post on Instagram

#chandalstore #margaritodelaguetto #polaroidsofpeople

A post shared by MARGARITO DELA GUETTO (@margaritodelaguetto) on

También has estado en NY, donde hiciste alguna colaboración. ¿Qué puedes contarnos de tu visita a la Gran Manzana?

¡¡¡NYC love!!! Era la segunda vez que la visitaba y tenía muchas ganas de volver. Es una ciudad mágica y dio la casualidad de que en 2017 topé por Internet con Phil, fundador de Polaroids of People, conectamos, le gustó mi trabajo y llevábamos bastante tiempo hablando de hacer algo juntos y de que me pasara por Nueva York a la que pudiera para hacer una expo y formar oficialmente parte de Polaroids of People, ¡y así fue!

Pasé 15 días rulando por la ciudad, donde hice un montonazo de fotos y un vídeo oficial para su canal y web. Queda pendiente hacer una expo pero ya llegará, la vía ya está hecha y me siento muy agradecido de ser el primero de España en formar parte su grupo.

Lo urbano es una temática fundamental de tu obra, yo diría que transversal. Vienes del grafiti y últimamente has trabajado en la nueva noche madrileña pasando por Cecilio G o por personas que viven en la calle, ¿cuál es tu visión de lo urbano y por qué te atrae tanto?

Calle, personas… Y mi vida diaria. Yo no hablaría de urbano…. La palabra «urbano» me suena a festival veraniego patrocinado por una bebida energética donde mezclan bmx, sk8, rap, trap, punk, street art, graffiti, baile, «hip hop» -que así lo llaman-… Entonces mi foto no la defino como urbana, sino que hablaría de momento social o simplemente movimiento.

Sobre todo mi vida personal y diaria, donde hay épocas, momentos, sensaciones, estados de ánimo y muchas, muchas inquietudes. Es ahí donde llegamos a ese resultado de atracción visual; me tiene que decir algo el momento, la persona, la situación: crear un dialogo sin hablar.

Vamos a un básico pero no uno poco interesante. Háblanos de tu propio estilo: primeras influencias, el analógico o tus fetiches estéticos.

¡¡Fuah!! ¡Interesantísimo!

Estilo… El estilo se crea en base a impulsos mentales sin papeles, sin previos, sin buscar…. ¿Qué se te pasa por la cabeza? Lo primero que pasa es lo que debes ejecutar. ¿Primeras influencias? Mi padre, fotográficamente hablando, claro; porque fue él que, inconscientemente, me dio la herramienta. Él y Miguel Trillo. Siempre lo digo y lo recordaré, esa mezcla entre imagen y lo que llevaba esa imagen: los vinilos, ‘»Rap’in Madrid», ‘Madrid Hip-Hop’, un conjunto explosivo: foto, graffiti y la gente que salía en esas imágenes… Toda la estética. Es un triángulo brutal.

Fetiches estéticos pues… Medias de rejilla, máscaras, muñecos de la Pantera Rosa. Goofy y Disney en general; unas gafas de colores, mi perro ramón … Y sobre todo personas que con una mirada me han soltado 10 frases.

La escena de la fotografía en España es importante, con internet se ha democratizado la imagen y todo el mundo quiere hacer la fotografía definitiva. Tú vives en una dicotomía, te das a conocer en redes pero tus fotos no son digitales. ¿Qué opinas al respecto?

Me pongo mi propio ritmo. No quiero correr o quemar mis fotos en Internet. Busco una imagen que perdure, que deje legado, que se recuerde… Disparo fotos a diario, escaneo cuando puedo y subo a las redes lo que me apetece. Es difícil educar o reeducar a las nuevas generaciones el que den valor al papel, a las exposiciones donde presentas una publicación o unas fotos en físico.

¿Qué es lo que ocurre en una exposición/evento mayoritariamente? Acudes, haces una historia en Instagram, etiquetas, pillas una birra y sales a la calle a fumar un cigarrillo. ¡Así es! Muy poca gente se para a ver realmente lo que has hecho. Supongo que hay demasiada sobreinformación de imágenes.

A pesar de todos los avances, sin embargo, parece que todavía no hay muchos fotógrafos aquí que vivan de su propio estilo. Las marcas o las agencias tienen unos cánones muy estrictos y muchas veces buscan ir a lo que ya funciona, en lugar de experimentar desde la base, dando libertad a un artista.

Desgraciadamente. Nunca he trabajado para una gran marca o agencia porque parece, o me da la sensación, de que ¡no se quiere arriesgar! Mejor ir a lo fácil y a un resultado lineal y limpio. Podría «refinarme» y sé que podría aportar cosas frescas y divertidas, pero claro… ¡No son gratis!

¿Cuáles son los trabajos de los que te sientes más orgulloso?

‘Genograma’, un fotofanzine que saqué en 2011 con edición doble. Una recopilación de unas 60 polaroids de pura vida: familia, amigos y muchas vivencias intensas.

¿Y hay algo de lo que te arrepientas profesionalmente hablando?

No. Agradecido, contento, feliz y orgulloso de todo lo realizado hasta el día de hoy.

Haces ropa y complementos en colecciones para marcas como Leogre o ACAB pero tu vida gira en torno a la fotografía. Se nota que la estética es lo tuyo, ¿qué fue antes la gallina o el huevo? ¿Tratas a la moda y a la fotografía como un todo o trabajas con procesos diferentes?

Hice una cápsula con Leogre (gorra y camiseta), no puedo tratarlo por igual porque no hago foto de moda. Puntualmente he hecho algun shooting para marcas pero ha sido de una forma muy liberal, nada que ver con foto de producto.

Cuáles son tus referentes en el mundo de la moda a nivel nacional e internacional. ¿Cómo han evolucionado tus gustos en el tiempo?

No tengo referentes en la moda… Me viene en mente David Mendez Alonso porque le he hecho alguna foto y eramos vecinos literalmente: cuando colgaba la colada salía a saludarme y comentábamos un poco la semana (risas).

Y en cuanto a mi evolución, la verdad es que de pequeño -y digo muy pequeño, con 8 o 10 años- sí que era un enfermo de la estética y sobre todo de las bambas. Vengo de hacer atletismo a nivel competición y desde siempre las zapas han sido cruciales: Air Max 180 OG… Ahora bien, a día de hoy me la pela bastante lo que visto; no busco ninguna estética, ir cómodo y estar a gusto conmigo mismo. Sé que la imagen es importante, pero me quedo con la actitud, con el interior, lo de fuera es fachada.

Te has planteado trabajar en cine o en tv, ¿crees en un salto de lo urbano a la imagen en movimiento?

No estaría nada mal trabajar de director de fotografía para algun director o productor nacional, e incluso estar delante de la cámara. Todo es posible, no me cierro puertas. Y en cuanto a dar el salto a la imagen en movimiento… He tenido ideas en plan documentales y vídeos…»Videoarte» por llamarlo de alguna manera, que he podido ejecutar gracias a algunos amigos que son filmmakers y que he ido subiendo a mi canal de YouTube.

Tu trabajo en papel es increíble. ¿Hay futuro más allá de lo digital ahí también?

Creo que hay que reeducar. Vuelvo a lo mismo de antes… Ante la masividad de imágenes en Internet, eso cae en el olvido…. Yo en cambio quiero que mis fotos perduren, que pasen por generaciones, hacer historia, dejar legado… Que encuentres una caja la abras y digas… ¿Y esto?

Que las puedas oler, que las puedas tocar, no para que se queden en un disco duro.

Has fotografiado a grandes de la escena española: Mala Rodriguez, Yung Beef, Dellafuente, y has colaborado especialmente con Cecilio G, ¿qué impresión has tenido de la escena estos últimos 5 años de boom?

«Sin comerlo ni beberlo estao en el truap»… Sin quererlo ni beberlo… Bogatell, Kalayaya, Drakulin, Kuor Larraz, Cecilio G… Así empezó todo: 2010/11. Por ubicación y unas circunstancias personales, muy personales, complementaba mi foto con documentar una época, un momento, un cambio en la escena musical (sobre todo en Barcelona). Esa época de proyectos con Cecilio G, y de ahí también cuando llegaron Kefta Boyz… El concierto de Corredores del Bloque en el pueblo de Polinyà lo recuerdo como donde se vio un cambio y se hizo una piña de grupo. Flirting dogs, Kefta Boyz, CDB, Malacay Split…

Se creó Pxxr Gvng y desde ahí pues cada uno ha ido haciendo, creciendo y subiendo. He ido yendo y viniendo y, por suerte, me he topando con grandes artistas como los que has mencionado anteriormente. Veo que ha cambiado mucho desde esa época. Ellos son los que ahora han creado una industria, un sello, un movimiento más allá de la música y que han abierto camino a otros artistas.

¿Tienes alguna colaboración en mente en este campo?

Nada en especial, como siempre. Cuando me encuentro en un concierto o de fiesta pues con mucho gusto les saco algunas instantáneas, pero sí que es verdad que echo de menos hacer un proyecto como los que hice con Cecilio G, pero realizarlo con algún otro artista.

¿Y abriendo miras? Algo que los lectores deberían tener marcado en rojo en el calendario.

Hay proyectos, pero no los voy a mencionar… Que la gente esté atenta.

¿Qué reacciones tiene la gente sobre tu arte? Alguna en concreto que puedas comentarnos.

Pues buenas y malas, positivas y negativas al 50%. Hay mucho hater del tipo «es que solo disparas un botón», que se dedica a denunciarme fotos o a insultarme… Y luego gente que me halaga; cosa que agradezco mucho pero que intento no hacer mucho caso.

Sí que es verdad que busco reacción en la gente, que no se quede indiferente ante mi foto, pero que se tenga un respeto hacia mi persona.

Por último, pero no menos importante. ¿Qué consejos le darías a los fotógrafos que estén empezando?

Pensamiento, sentimiento y visión. ¡Dispara desde el instinto, no te frustres, disfruta lo que haces y lleva tus ideas a cabo! Hasta el final.

Hasta el final, ya sabéis.


The Medizine #GuestList: Margarito dela Guetto

Como siempre que hacemos un #PrimerPlano, le hemos pedido a Margarito que nos diga algunos de los temas que más le han marcado y que le molan en general para crear una playlist que os sirva para entender mejor su mood vital:

Ya sabéis que muchos temas de Cecilio no están en Spoti, así que en esta lista faltan ‘King off Fabolous n Bimmer’ y ‘Polo Ralph Alien’. Tampoco perdáis la ocasión de echarles un oído a «Pryca’s Most Wanted» de Hinchu Boys y ‘Posse’, de Zona Norte.

Un mix de lo más potente que os pondrá las pilas sí o sí, y de paso sirve para hacer un pequeño recorrido por el imaginario de este gran fotógrafo de nuestro país. Enjoy, fam.


No sabemos aún si Margarito estará en el Riverland Festival echándole alguna foto a los artistas invitados. Pero, ¿y tú? ¿Quieres ir en calidad de VIP? ¡Participa en nuestro sorteo!

1 1549397288 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Travis Scott lidera una squad motorizada en el videoclip de "Can't Say"
Anterior → Trey Songz y Chris Brown regresan al verano en 'Chi Chi'