¿Está el cine de calidad muriendo de veras como cree Martin Scorsese?

Hace poco el icónico director Martin Scorsese (ya saben, director de «Taxi Driver», «Toro Salvaje», «Uno de los nuestros» y muchas otras obras maestras) lanzaba unas incendiarias declaraciones acerca de las películas de Marvel que, si bien estaban sacadas de contexto, nos daban bastante que pensar.

El neoyorkino y toda una institución en el séptimo arte decía algo así como:

He intentado ver algunas de esas películas y no son para mí, me parecen más un parque de atracciones que películas tal como las he conocido y amado durante toda mi vida, y al final no creo que fueran cine.

Palabras que acabaron incendiando Internet, debido al gigantesco fandom de Marvel Studios y sus producciones. Muchísimas personas encontraron esas palabras insultantes, en gran parte viniendo de gente que amaba el cine en toda su extensión (fans de Woody Allen, el cine negro o el western y que además disfrutaban con las adaptaciones de la casa de las ideas).

El propio Scorsese acabó enviando un artículo nada más y nada menos que al New York Times para aclararlo. El realizador reconocía que, si fuese más joven, igual hubiese conectado mejor con esta serie de producciones, pero que echaba en falta una especie de revelación estética, emocional y espiritual y una complejidad en los personajes, a veces contradictorios, a veces paradójicos.

El fandom de Marvel se lanzó en internet contra Scorsese

Para Scorsese, el cine es un arte equivalente a la literatura o la música de la máxima calidad y mencionaba a Sam Fuller, Ingmar Bergman, Jean-Luc Godard, Hitchcock o Don Siegel, que hacían un cine -a veces también efectista- pero muy probablemente de mayor calidad.

De hecho, el director de «Casino» o la reciente «El irlandés» (otra joya atemporal) reconoce que muchas de estas películas (sobre todo las de Hitchcock) también son una especie de parque de atracciones, pero reconoce que es cine que se puede ver, disfrutar y releer cuarenta o cincuenta años después.

La cosa es que él (ni nosotros) estamos tan seguros de si esto pasará con las adaptaciones cinematográficas de la editorial de cómics más popular del mundo. El cineasta ve en ese cine más clásico (y en otras producciones más actuales que no pertenecen a Marvel, claro está) ese desgarro emocional y esas sorpresas que nos hacen volver a ellas y redescubrirlas una y otra vez por muchos años que pasen, y se lamenta de que quizás eso no está en el foco y objetivo de su crítica.

Habla también de que se ponen la decisiones mercadotécnicas por encima de las de calidad y que al final, muchas secuelas son un remake encubierto (esto lo podemos ver en las últimas de Star Wars, cuyo patrón argumental es calcado al de las tres originales) y pecar así de demasiado accesibles y masticadas.

Scorsese se lamenta de que la calidad no sea la prioridad

Scorsese defiende a directores actuales como Spike Lee, Paul Thomas Anderson, Ari Aster, Kathrin Bigelow o Wes Anderson, dejando claro que su opinión no va contra todo el cine actual, y que sigue habiendo gente con cosas que decir, con una idea personal y artística y que podemos diferenciar claramente al acercarnos a ella.

En definitiva, obras artísticas por encima de las salas de reuniones de grandes corporaciones cuyo único interés es el rédito económico, más allá de dejar un poso en el espectador que haga que esas producciones hagan historia de un modo más allá del monetario.

Estamos de acuerdo con el legendario cineasta en que el espectáculo (que suele ir traducido en grandes números) está primando sobre la calidad, y que el cine -sobre todo en pantalla grande- está casi siendo monopolizado por grandes producciones con mucho espectáculo y muy poco alma y sentimiento.

Por suerte, la revolución en las plataformas digitales está produciendo películas con un corte más complejo, profundo y de mayor calidad (y el caso de la financiación de «El irlandés «por parte de Netflix es el mayor ejemplo) y alimentando a todos esos seguidores que buscan algo más que luces, ruido y fuegos de artficio.

¿Son plataformas como Netflix el futuro del cine de calidad?

La cosa es que muchas veces uno busca las dos cosas. Un día te apetece sushi y otro una hamburguesa grasienta con cientos de calorías, y es tan lógico necesitar las dos cosas que la mayoría de los que nos consideramos amantes del cine las intercalamos, en un equilibrio tan rutinario que casi no nos habíamos planteado ninguna cuestión.

Sea como sea, admiramos las palabras de Scorsese por reivindicar la calidad por encima de la recaudación y la inquietud artística por encima de los grandes números.

Pero claro, el cine debe ser un negocio para seguir vivo, de modo que tanto el cineasta como Marvel Studios tienen la misma razón de ser, y la mayoría amamos a ambos por igual. Eso sí, si la calidad del cine se mide por las veces que revisitamos una cinta, creo que Scorsese ganará esa batalla por los siglos de los siglos.


Hablando de genios del cine, te dejamos aquí 3 películas de Alfred Hitchcok que son un must.

1 1579979299 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Banana Bahia lanzan 'La Banana' para despedir su unión
Anterior → Recordamos cuando "Padre de familia" se fundió con "Star Wars"