Historia del rap: los mejores discos del sello Rawkus

La historia de Rawkus es curiosa y decepcionará a muchos. Se trata (muy posiblemente) del sello underground que más ayudó a mantener puro el rap a finales de los noventa y sin embargo estuvo financiado por el hijo de Rupert Murdoch, uno de los tipos más ricos del mundo. Ironías de la vida.

Pero detalles y curiosidades aparte, Rawkus tiene su mejor valía en haber sabido conectar con toda una generación de jóvenes de todo el mundo que más allá se avanzar hacia sonidos más accesibles querían que el rap se siguiese manteniendo real.

Llegaron en el momento adecuado e hicieron lo que debían: una serie de discos magníficos de un rap que estaba destinado a extinguirse antes de tiempo. Hoy desde The Medizine destacamos algunos de los mejores discos de la historia de un sello tan legendario como respetado. Una selección en la que el orden no altera el producto: todos los LPs de la lista son sobresalientes.

Mos Def & Talib Kweli – ‘Black Star’ (1998)

Def y Kweli entraban juntos en el juego para traer el rap real de vuelta en un momento en que todo el mundo parecía dar un paso hacia el mainstream.

Increíbles beats y mejores raps para uno de los mejores (y más reales) discos de hip hop de todos los tiempos.

Reflection Eternal – ‘Train of Thought’ (2000)

Talib Kweli está considerado uno de los mejores emcees del mundo, y encima venía de sacar ‘Black Star’ junto a Mos Def. Aún así pudo dar el (muchísimo) nivel que se esperaba de él en un disco bello, poético, auténtico y rimado de forma magistral.

La vuelta al boom bap por la puerta grande de la mano de Kweli y Hi-Tek

Mos Def – ‘Black On Both Sides’ (1998)

La actitud más pura del b-boy (y todo lo que conlleva) en un disco que lo tenía todo.

Hits, rap del que echábamos de menos, conciencia social y más boom bap en un disco que sencillamente será recordado, reconocido y escuchado por siempre.

Big L – ‘The Big Picture’ (2000)

Asesinado un año antes, ‘The Big Picture’ de Big L es solo una muestra del talento de un tipo que lo tenía todo para llegar arriba (iba a firmar con Roc-A-Fella) y que la violencia desmesurada de las calles acabó llevándose por delante.

Un álbum póstumo que funciona como fotografía del talento de un MC destinado a convertirse en leyenda.

Pharoahe Monch – ‘Internal Affairs’ (1999)

Aunque la portada (más tipo súper producción) nos podía alejar de la imagen que teníamos de Rawkus, lo cierto es que se sigue tratando de rap en mayúsculas.

Esta mitad de Organized Konfusion llamado Pharoahe Monch parió un sobresaliente álbum cuyo hit ‘Simon Says’ sonó hasta en la luna. Más allá del single el álbum al completo era -y es- magnífico.

Company Flow – ‘Funcrusher Plus’ (1997)

El-PBig Juss eran simplemente una de las bandas más interesantes, impredecibles y subversivas de todo el underground…

Y ‘Funcrusher Plus’ es su mejor álbum. Un disco denso, profundo y magnífico que funciona también como paisaje sonoro. Una genialidad.

‘Lyricist Lounge Vol. 1’ (1998)

Recopilación con lo mejor de lo que se llamaba backpack rap. Figuras emergentes del undeground se unían a otros ya establecidos en un disco que dio muchísimo que hablar justo cuando creíamos que el rap estaba muriendo por la obsesión de entrar en las listas billboard y la prensa del corazón.

Los cuatro elementos en forma de recopilatorio.


No te pierdas aquí nuestro repaso al legado de Large Professor.

1 1580896501 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente French Montana y Juicy J traen mucha diversión en el clip de '50s & 100s'
Anterior → Justin Bieber confiesa ser adicto a las drogas desde los 13 años