Logo de The MedizineLogo de The Medizine

‘L$D’ o cómo encontrar inspiración en el cine

Por Mateo Pierre / 21/02/2016
‘L$D’ o cómo encontrar inspiración en el cine

En mayo del año pasado, A$AP Rocky presentó su segundo disco: ‘At.Long.Last.A$AP’. Pero no fue fácil sacarlo adelante; la muerte de A$AP Yams, su mentor, mejor amigo y líder de A$AP Mob, y las expectativas que había creado su primer álbum, ‘Long.Live.A$AP’, alargaron la espera de su vuelta. Para esa primera entrega, Lord Flacko quiso demostrarse a sí mismo que era capaz de dejar de lado su etapa underground para crear canciones comerciales que sonasen en todas las radios. Sin embargo, una vez conseguido con ‘Fuckin Problems ’ o ‘Wild for the Night ’, se dio cuenta de que no quería que esa fuese su aportación artística y decidió optar por lo que realmente le gustaba.

Así, echó mano de nuevos puntos de vista: al hacer una pausa en la grabación de su disco para tomar un café, se topó en las calles de Londres con un cantautor anónimo, Joe Fox, que terminaría siendo pieza clave en ese mismo álbum con, ni más ni menos que, cinco colaboraciones vocales, una de ellas junto a Yeezus. La otra perspectiva se la dieron las drogas. Para ser más exactos, una sustancia concreta. No me refiero al syrup que le hizo famoso en ‘Purple Swag’; tampoco a la cocaína o al éxtasis (ya aseguró en una entrevista, y más tarde incluiría esas mismas declaraciones en el interludio del videoclip de ‘Everyday’, “I never did coco or molly”). Fue el LSD el que inspiró a Rocky en el proceso creativo de su último disco, el cual está claramente teñido de un ambiente psicodélico.

Hasta tal punto le influyó, que decidió dedicarle una canción (y su correspondiente videoclip): ‘L$D‘. De hecho, fue el tercer adelanto del álbum, tras ‘Lord Pretty Flacko Jodye 2 (LPFJ2) ’ y ‘Everyday ’ (cuyo videoclip, por cierto, empieza con un plano que me recuerda muchísimo a Wes Anderson). El tema, producido por Finatik N Zac, Hector Delgado y Jim Jonsin, utiliza el sampleo de ‘Ode to Billie Joe’, de Lou Donaldson. Es la primera vez en la que le escuchábamos cantar y, sinceramente, es una pasada. Con esa melodía tan pegadiza, Flacko interpreta de una manera peculiar las siglas de la droga: Love Sex Dreams (amor, sexo, sueños), estilizado con símbolo del dólar, tan propio de la Mob. No obstante, me voy a centrar en el tratamiento audiovisual que le dieron tanto Dexter Navy, el director, como el propio A$AP Rocky.

[do action=»video-youtube»]yEG2VTHS9yg[/do]

Se describe el videoclip como una película de AWGE, el equipo de dirección artística de Flacko, integrado por Robert Gallardo, entre otros. Precisamente, ‘L$D’ está inspirado en otra película: ‘Enter the Void’. Estrenada en 2009, es la tercera obra de Gaspar Noé, el director argentino asentado en Francia, protagonizada por Nathaniel Brown, Paz de la Huerta y Cyril Roy.

[do action=»video-youtube»]F0d82zVw8Q8[/do]

La película es una brutalidad. En pocas palabras: creativa, distinta, innovadora, genial. Como su nombre indica, es la experiencia más cercana a caer al vacío. Ambientada en Tokio, la historia de dos hermanos se entremezcla con drogas, prostitución, amistad, reencarnación, amor. Las luces y los colores se conjugan en planos secuencia cenitales, que tejen la historia con un hilo que va de un punto a otro, construyendo poco a poco todo el entramado argumental; en planos espirales, que van recreando una realidad en 360º; en planos en primera persona, que entran y salen de los individuos a su antojo; en planos intertemporales (me lo he inventado, pero suena bastante bien, ¿no?)… En resumidas cuentas, rompen totalmente las leyes establecidas de la gravedad cinematográfica.

Aunque parece que os la acabo de destripar (¿por qué utilizar el anglicismo, siendo más largo, si ya tenemos una palabra en castellano?), no he hecho más que quedarme en la superficie. Me dejo mucho que comentar en el tintero, pero prefiero que alguien que sepa más de cine que yo profundice en ‘Enter the Void’ (cuidado: no es fácil salir del vacío). Si aún no la has visto, resérvate un buen hueco este fin de semana (es larga, más de dos horas y medias) y disfruta.

A$AP Rocky L$D

Lo cierto es que ‘L$D’ es una sucesión de planos tomados o inspirados, según se quiera ver, en ‘Enter the Void’. Desde la primera escena, en la que Flacko disfruta tirado en la cama de un peta, al igual que hace el protagonista con la pipa; hasta el plano del casino, en la que aparece acompañado por una japonesa, a diferencia de la película, en la que los dos hermanos; pasando por los planos de las calles de la capital nipona, con los taxis verdes de fondo. De hecho, Rocky y equipo de rodaje se desplazaron a Tokio para grabar el videoclip, lo que explica que esté tan logrado (apostaría a que la escena del casino se filmó en el mismo lugar que el de la película). Ahora bien, la obra de Dexter Navy aporta un pasaje milimetrado de un plano a otro, que logra una gran fusión y cohesión visual. Como culmen, Pretty Flacko se dispone a besar a la chica que le acompaña a lo largo del corto y esta se desvanece, siendo una fantástica alegoría de la droga que nos invita a la reflexión.

El videoclip, además, incluye una genialidad. Hacia la mitad de ‘L$D’, el espectador se zambulle en la mente de Flacko (recurso muy utilizado en la película) para ver cómo le rapea al espejo un fragmento de ‘Excuse Me’. Según el propio Rocky, se les ocurrió la idea de fiesta y la grabaron en el momento, lo que me parece bastante difícil de creer dada la complejidad que supone el plano.

A$AP Rocky Excuse Me

Sea como fuere, A$AP Rocky ha demostrado que se sale del estereotipo de rapero y, con su segundo disco (y sus videoclips), que tiene mucho que aportar, más allá de simples éxitos de radio. Esperemos que no sea necesaria la muerte de ningún ser querido suyo ni el abuso de sustancias psicoactivas para que saque su tercer álbum.