Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Pena de cárcel para los tipos que se hacían pasar por Wu-Tang Clan

Por JD Romero / 03/05/2021
Pena de cárcel para los tipos que se hacían pasar por Wu-Tang Clan

En febrero de 2020, una noticia daba la vuelta al mundo. Dos tipos (Aaron Barnes-Burpo y Walker Washington) se hacían pasar por miembros de Wu-Tang Clan y de Roc Nation (el sello de JAY-Z) para dejar enormes deudas en hoteles viviendo a lo grande. De hecho, el total de esta estafa ascendía a 100.000 dólares.

La noticia era tan surrealista, que la policía descubrió que los que hacían de guardaespaldas eran vagabundos en traje a los que se pagaba por ello. Por supuesto, los coches con los que llegaban a los hoteles eran alquilados, es decir: todo era una farsa con la que consiguieron pasar un tiempo viviendo como reyes a cambio de la ingenuidad de los trabajadores de esos hoteles.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

¿Cuánto le ha caído a los impostores de Wu-Tang Clan?

Pues bien, más de un año después de que fueran detenidos, el líder (Washington) ha sido sentenciado a más de ocho años de prisión por usar tarjetas de crédito robadas y por usurpación de identidad. Así lo declaraba el abogado David H. Estes en comunicado oficial sobre el caso.

Por si no fuese suficiente, el juez Dudley H. Bowen ha condenado a Washington a pagar nada más y nada menos que 300.000 dólares a los 19 empresarios defraudados durante la estafa. Además, tendrá tres años de libertad vigilada tras el cumplimiento de su condena y no habrá fianza disponible.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

La condena de su ayudante en la estafa (Barnes-Burpo) fue de siete años de prisión y unas características similares en la sentencia de su compañero de fechorías.

Ambos estafadores reconocieron ser culpables ante el juez, detallando en el juicio todos los -ridículos- detalles de cómo se hicieron pasar por integrantes de Wu-Tang Clan y de Roc Nation para vivir a lo grande durante unas semanas.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Una noticia completamente surrealista e hilarante, si no fuese porque numerosos empresarios han perdido dinero debido a los dos tipos. Capital que -viendo el perfil de los dos estafadores, y bajo la opinión personal de un servidor- dudo mucho que vayan a recuperar algún día.

Aunque una cosa queda clara, con sentencias de ocho y siete años de prisión respectivamente, ambos delincuentes se van a pensar bastante el hacerse pasar de nuevo por celebridades para vivir a lo grande.