Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Códigos (por Kongo Lacosta)

Por The Medizine / 07/02/2014
Códigos (por Kongo Lacosta)

Hace ya casi 10 años que me senté a mezclar una batería programada con una pieza de Vivaldi, dos pletinas, dos TDK y mucha fe. Era todo lo que había en casa. Aquello pudo no servirme de nada en el momento pero a la larga es básico pasar por ello, por el primer experimento en el que te das cuenta de que lo que tienes delante es tu creación y puede ser lo que tú quieras, de que solo tú mandas en eso.

 En los tiempos que corren la gente es fan de meterse donde no le llaman, surgen cosas nuevas cada día, nuevos sonidos que hacen que muchos no sepan ni a donde enfocarse y con ello el mismo error siempre llega: músicos de ocasión que sin conocimiento, sin profundidad ni experiencia se tiran de cabeza a una piscina vacía. En definitiva, la carencia de esos códigos primarios les hace caer en esa «prisa», a lo que se le suma la falta de análisis y conocimiento del tipo de música que uno hace, y es ahí donde lo códigos toman una nueva acepción. A lo que voy es que, sinceramente, por mucho que me guste el flamenco no podría enfrentarme a una creación así si no conozco sus códigos mas profundos, al igual que no puedes jugar a ser Lebron (no diss) habiendo pisado 3 veces la cancha… Conocer las reglas es esencial en cualquier ámbito, aquí la gente ha olvidado esto, o eso da a entender la esta malamente llamada industria.

En todo este tiempo he tenido la oportunidad de aprender y enseñar, y la única manera de obtener un resultado creíble en mi música ha sido ese conocimiento. Invertir horas en empaparte de música, despiezarla, analizarla y volver a construirla mentalmente. Conseguir esa armonía en lo que tú hagas no es fácil y mucho menos rápido, hay que «cargar» con todo lo que conlleva dominar un nuevo lenguaje.

Por suerte ya se puede decir que ha terminado la era de los samples de 30 segundos, drumkits prefabricados y estructuras lineales, nuestro público exige más y es posible darle en España (por supuesto me incluyo) lo que tiene que ir a buscar fuera, ya sabemos dónde.

El carro está en marcha y está demostrado que va sin frenos, es hora de cogerlo y ponerse a trabajar. Do or die.