Logo de The MedizineLogo de The Medizine

“Da 5 Bloods”: así es lo nuevo de Spike Lee en Netflix

Por JD Romero / 15/06/2020
“Da 5 Bloods”: así es lo nuevo de Spike Lee en Netflix

Durante mucho tiempo, al director Spike Lee (Atlanta, 1957) se le conoció con el apodo de «el Woody Allen negro», debido a su capacidad para criticar a la sociedad estadounidense a la par que hacía un cine tremendamente personal y de calidad.

Con el tiempo, la fama de Lee llegó tan lejos que no necesitaba de comparativas para destacar su status como cineasta. Hoy en día es uno de los directores más conocidos del mundo, simple y llanamente.

Aunque ya había dirigido más largometrajes antes, el realizador se dio a conocer en en 1989 con «Haz lo que debas» , aquella sencilla y explosiva película (con un casting lleno de promesas) que exploraba todo el ecosistema de Estados Unidos desde el punto de partida de un caluroso verano en Brooklyn. Desde entonces su cine fue a más (y luego a menos) y cada película suya era esperada como agua de mayo y también examinada con lupa.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

La cosa es que tras una última etapa más centrada en documentales y en películas de menor presupuesto, Lee volvía por todo lo alto con la aclamada (y divertidísima) «Blackkklansman» («Infiltrado en el Kkklan» en España) y el mundo de nuevo recordaba el talento de este tipo criado en Brooklyn. El hype sobre su trabajo volvía a estar por las nubes y las expectativas y la ilusión por su cine volvían arriba.

Tanto fue así, que el director firmaba con Netflix para el estreno de su siguiente película, cinta de la que se ha hablado largo y tendido y que por fin llegaba a la plataforma. Como suele suceder en el cine de Lee, el film llegaba rodeado de ese halo de polémica habitual en cada nueva película.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Todo lo que tienes que saber de «Da 5 Bloods»

Con un reparto formado por Delroy Lindo (habitual de Spike Lee), Clarke Peters, Norm Lewis, Isiah Whitlock Jr., Chadwick Boseman o Jean Reno, la película nos cuenta como cuatro excombatientes negros de la guerra de Vietnam regresan al país para buscar una ingente cantidad de oro que dejaron allí escondido.

Como podemos esperar, la búsqueda del tesoro será mucho más compleja y profunda de lo que ellos esperaban que fuese.

Y es que con la excusa de esa historia, homenajes a «Apocalypse Now» y una maravillosa banda sonora de Marvin Gaye, Lee utiliza la historia para contarnos de nuevo la sociedad afroamericana al completo de la mano de un grupo reducido de personas (ya hizo algo parecido en «Get on the Bus») y para narrarnos como el ser humano es el peor enemigo del ser humano… y mil cosas más.

La cosa es que entre referencias a mártires e iconos negros, críticas a la sociedad estadounidense, sus eternos tics como realizador y diálogos que en el pasado estuvieron más inspirados, Lee casi se olvida de su película como tal, de la fábula que debe contar.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

«Da 5 Bloods» funciona más como idea que como producto terminado. Quiere ser tantas cosas y dura tanto que uno no sabe muy bien al final qué estás viendo o qué historia quería contarnos Lee. Una especie de viaje espiritual por lo peor de la historia de Estados Unidos tan innecesariamente hinchado que hace desmerecer sus más brillantes momentos hasta el punto en que casi destroza el todo.

Porque queda claro que Lee sigue sabiendo dirigir y sigue sabiendo ser interesante, pero lejos estamos de lo mejor de su carrera (en la que hay absolutas obras maestras) y tampoco estamos cerca (siquiera) de sus escenas concretas más brillantes. Quizás si el metraje no hubiese sido tan excesivo estaríamos, si bien no ante ninguna película redonda, ante algo más concreto, definido y que nos haga tener un interés mantenido a lo largo de toda la cinta.

El que tuvo, retuvo y «Da 5 Bloods» sigue siendo interesante si eres fan del cine de Lee, si sabes que va a haber críticas a todo lo que funciona mal en USA y si aceptas que no vas a ver nada parecido a lo que el realizador llevó a cabo en lo más alto de su carrera. En definitiva: una película decente que duele, no porque no sea interesante, sino porque podía haber sido perfecta… y está lejos, muy lejos de serlo.