Logo de The MedizineLogo de The Medizine

#HoodStory (Capítulo V): nace el G-funk, el sonido de la West Coast

Por Juan Ángel Asensio / 11/03/2020
#HoodStory (Capítulo V): nace el G-funk, el sonido de la West Coast

En el anterior capítulo de #HoodStory estuvimos hablando sobre el nacimiento de la West Coast y el gangsta rap.

La pieza clave de todo aquel movimiento fue N.W.A. Tras la disolución del grupo, uno de sus miembros más icónicos, Dr.Dre, publicaría uno de esos álbumes destinados a cambiar por completo un género musical y su forma de entenderlo. Estamos hablando de ‘The Chronic’, la maldita Capilla Sixtina del rap, y esta es su historia.

‘The Chronic’ y la evolución del género

El sonido de la West Coast aún estaba desarrollándose, después de que, por primera vez en la historia del hip hop, todas las miradas se dirigieran allí y no a Nueva York. Sin duda, el principal arquitecto de aquel soleado edificio era Andre Romelle Young, mejor conocido por todos como Dr. Dre.

Al acabar N.W.A, Dre comienza a investigar por su cuenta nuevas texturas y atmósferas, coqueteando con sintetizadores, buscando cristalizar todos los elementos reconocibles de la costa oeste -el sol, la playa, la delincuencia, las bandas- en un sonido.

En medio de aquella búsqueda, Dr. Dre pareció haber dado con la tecla: funk lento, con bajos muy graves, líneas melódicas de sintetizador y, por encima de todo, groove, mucho groove. El sonido ya estaba, y sin que él lo supiera, había creado algo que, más tarde, pasaría a llamarse G-funk, y que cambiaría la forma de hacer rap para siempre.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Sin embargo Dre, que nunca había querido resaltar como MC, se sentía muy inseguro en este campo, por eso se embarcó en una nueva investigación, cuya misión sería encontrar a los mejores MC’s de Los Ángeles. En medio de todo aquello, Dre recibió consejo de su hermanastro Warren G -otra de las piezas sin las cuales no se entendería el G-funk-. Este último le diría a Dre que tenía que conocer a un tal Snoop Dogg, un chaval que estaba empezado y era la bomba.

Había algo diferente en él, quizás fuera su forma fluida y relajada de rapear sobre el beat, o las líricas, no lo sabía, pero lo que Dre tenía claro es que tenía que ficharlo. Al fin había encontrado a su compañero ideal, ya estaba listo para encerrarse en el estudio y preparar lo que sería su gran obra maestra, y uno de los mayores discos de la historio del hip-hop, da igual el tiempo que pase.

El nombre de esta joya sería ‘The Chronic’, y en ella Dre redefiniría la forma en la que tenía que sonar el rap, gracias a unas producciones de leyenda que definirían el sonido del movimiento a principios de la década de los noventa. Dr. Dre se había convertido en una auténtica estrella y todos los MC’s de la West Coast querían rapear sobre sus ritmos. Pero él no fue la única estrella que nacería en ‘The Chronic’: las calles clamaban de necesidad por un disco en solitario de Snoop Dogg.

Snoop entra en escena

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Antes de la publicación de ‘The Chronic’ Snoop Dogg se dedicaba al mundo del narcotráfico. Aún así, había hecho sus pinitos en el mundo del rap, con el grupo The Dogg Pound, pero no fue hasta que Dre le descubrió (igual que hiciera años después con Eminem o Kendrick Lamar entre otros) cuando se empezó a tomar más en serio la música.

En medio de todo aquel caldo de cultivo, Dre y Snoop Dogg comenzaría a idear el que sería el álbum debut de este último, el legendario ‘Doggystyle’, publicado por Death Row (de la que hablaremos en los próximos capítulos). Aquí el sonido G-funk alcanza su máximo esplendor, y algunos, incluso, lo consideran prácticamente una continuación de ‘The Chronic’.

‘Doggystyle’ fue acogido entre aplausos por parte del público y de la crítica, si bien parte de esta criticó el disco debido a su realismo crudo y su lenguaje descarnado. Lo que está claro es que se trata, sin ningún tipo de discusión, del mejor disco de la discografía de Snoop Doog y, también, de su era.

Así pues, las bases de la gran época del rap de la West Coast se habían establecido, gracias al sonido de Dre y los rapeos de Snoop. La ciudad de Los Ángeles estaba preparada para asistir al nacimiento de 2Pac, su mayor estrella, y de la guerra que muy poco después estallaría.


Si aún no has leído el último capítulo de #HoodStory, puedes hacerlo aquí.