Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Inspectah Deck vuelve a lo grande con «Game Don’t Change»

Por JD Romero / 29/07/2019
Inspectah Deck vuelve a lo grande con «Game Don’t Change»

Alguien me dijo hace muchos años que el mejor de Wu-Tang Clan era Inspectah Deck. Fue entonces cuando, aún no estando completamente de acuerdo, empecé a fijarme en sus increíbles y maravillosos raps.

Se me vino a la cabeza el «I bomb atomically Socrates philosophies and hypotheses…» de ‘Triumph’ y, siendo un niño, me di cuenta del talento descomunal de este tipo, quizás con menos tirón que Method Man, peor storyteller que Raekwon y con menos magnetismo que Ghostface Killah, pero igualmente un rapper del máximo nivel.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Aunque su carrera en solitario (aún con buenos trabajos) siempre ha estado a la sombra de los iconos principales del clan, su talento a la hora de rimar y su estilo particular siempre han sido motivo más que suficiente para que presentemos atención a sus discos en solitario, quizás alejados musical y estéticamente a esa guía de estilo no escrita del clan.

Y es que estos próximos meses pretenden ser bastante movidos para los fans de los de Shaolin: nuevo proyecto de Ghostface, la serie que narra la historia del grupo se estrena en septiembre y ahora nuevo single de Inspectah Deck.

Un tipo de inmenso talento que siempre ha estado en segundo plano

Cuando uno reproduce «Game Don’t Change» se sorprende por una serie de cuestiones: el tono sci fi del vídeo musical y el sonido clásico y casi de autohomenaje del beat (los rapeos -como siempre en Deck- son muy buenos). Y es que, al igual que en el último trabajo audiovisual de Ghostface, Inspektah Deck tira por el lado más narrativo para su nuevo clip y además lo hace rompiendo esquemas con respecto a lo que esperamos de él, jugando con la ciencia ficción.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Musicalmente, «Game Don’t Change» utiliza un sample de soul loopeado y estridente que, junto a la caja y el bombo utilizados, nos retrotraen a la segunda mitad de los noventa, aunque es un estilo tan clásico, definido y atemporal que podría encajarse en casi cualquier época.

Deck hace lo que sabe en cuanto a estructuras líricas y a elección de base instrumental y por eso no decepciona. El neoyorkino conoce perfectamente lo que sus fans quieren oír y eso les da y es que no se puede decir que sea nuevo en el juego como para equivocarse.

Lo nuevo de Deck es respetable y serio y hará disfrutar a los amantes del rap más clásico. Un buen adelanto (y nada arriesgado en lo musical) de lo que será su nuevo trabajo ‘Chamber #9’ que analizaremos muy pronto. El que tuvo, retuvo.


También icono de los 90s, aunque menos reconocido, es Craig Mack: repasamos aquí su extraña historia.