Logo de The MedizineLogo de The Medizine

‘Juice’: la película de Tupac y Omar Epps contra el barrio

Por JD Romero / 14/12/2018
‘Juice’: la película de Tupac y Omar Epps contra el barrio

Definir a Tupac Amaru Shakur es bastante complicado. Una completa fuerza de la naturaleza capaz de bailar (estudió danza), actuar, componer y rapear de manera maravillosa con un carisma arrollador y un hipnotismo como pocas veces -si no ninguna más- hemos visto en la historia de la música urbana mundial.

Y es por esa educación exquisita y ecléctica formada en diferentes campos por lo que destacó no sólo en su faceta musical sino en la actoral, donde hubiera acabado teniendo una longeva carrera si no fuese por cómo esos tiros acabaron de raíz con su vida en aquel coche en Las Vegas.

Pero para entender la naturaleza y desarrollo artístico de Tupac Shakur debemos remontarnos a sus padres (o más concretamente a su madre), una líder pacifista de nombre Afeni Shakur (pero nacida como Alice Faye Williams) que luchó contra el racismo como miembro de los Panteras Negras.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Gracias a ella y al talento natural de su hijo para las artes, Tupac pudo demostrar su valía en diferentes facetas de modo más que aceptable. La mayor prueba de ello fue su aparición como protagonista o coprotagonista en ‘Juice’, ‘Poetic Justice’, ‘Above the rim’, ‘Bullet’, «Gridlock’d» y ‘Gang Related’, estas tres últimas lanzadas póstumamente.

La lista puede parecer no muy extensa, pero lo es absolutamente si sabemos que el rapero fue asesinado con sólo veinticinco años.

¿Por qué ‘Juice’ es una de las películas insignia de Pac?

En ‘Juice’ (dirigida por Ernest R. Dickerson -alguien a quien no le ha faltado el trabajo- en 1992) se narra de modo sucio, crudo y realista la historia de cuatro amigos del barrio neoyorkino de Harlem cuyas pretensiones no van mucho más allá de hacer pellas en el instituto, ir a las recreativas y beber alcohol.

Pero la cosa empieza a complicarse cuando uno de ellos (Omar Epps) intenta convertirse en un DJ profesional yendo a un popular concurso -en un jurado que incluye al legendario Pete Rock- mientras que Bishop (Tupac) prefiere que entre todos atraquen la licorería del barrio para hacerse con el botín del día.

Una historia relativamente común sobre la vida en el barrio en la desgastada Nueva York de los noventa hasta que todo comienza a irse de las manos, y al final no es tan sencillo como entrar y llevarse la caja.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

El filme comienza de modo suave (aún con ese tono deprimente) y se torna cada vez más violento y realista -al fin y al cabo sabemos que estadísticamente era así- hasta que nuestros protagonistas se ven envueltos en una completa pesadilla en un contexto histórico y social que puede convertir a cualquier joven sin plan y sin autoestima en un perfecto psicópata.

Dirigida con pulso por Dickerson, la fuerza de la película reside en ese tour de force interpretativo entre unos jovencísimos Omar Epps y Tupac Shakur. Entre los dos son capaces de llevar adelante con sus interpretaciones una historia trillada pero bien narrada sobre la delgada línea entre cómo te destroza el autoestima vivir en el ghetto y acabar siendo un criminal convicto.

La falta de motivaciones, las familias desestructuradas, las carencias materiales, la ausencia de figuras ejemplares en una película que nos recuerda el magnífico talento de un casi adolescente 2Pac que, sin ningún lugar a dudas, hubiera llegado muy lejos también en el mundo de la interpretación.

‘Juice’ es un filme sobrio y recio sobre la decadencia que puede convivir con el lujo de la Gran Manzana más allá de su céntrico Manhattan.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Como un Walt Disney donde sólo ves fachada: por un lado tienes las luces, las tiendas de lujo de la quinta avenida, las limusinas y los grandes automóviles de lujo con chófer; mientras, cruzas Central Park y te encuentras con cientos de miles de jóvenes que aún a día de hoy siguen sin esperanza, sin nada en lo que creer ni en quien creer y con madres que hacen lo imposible porque sus hijos no crucen esa tan fina línea que narra esta producción.

Una película que resiste el paso del tiempo porque su firmeza es objetiva: el director sabe perfectamente cómo mover la cámara y dónde colocarla, tiene grandes interpretaciones, no edulcora la situación de la época, tiene una buena banda sonora y -según nos cuentan los neoyorkinos sobre aquella década- es bastante fiel a los que les tocó vivir. Notable.


Oye, no te vayas aún. En este artículo te contamos por qué deberías ver ya ‘Hip-Hop Evolution’ en Netflix.