Logo de The MedizineLogo de The Medizine

El contrato de Kanye West con EMI le obliga a hacer música de por vida

Por Luis M. Maínez / 06/03/2019
El contrato de Kanye West con EMI le obliga a hacer música de por vida

Kanye West sigue siendo una máquina de generar titulares aunque lleve meses sin sacar música. The Hollywood Reporter ha tenido acceso al contrato de Kanye West con EMI, su discográfica desde hace años, y nos hemos encontrado con una de las noticias del año en lo que a relaciones de los artistas y la industria musical se refiere.

Según la publicación californiana, el contrato que firmó Kanye West con EMI, Universal y Roc-A-Fella Records en 2003, cuando la carrera del de Chicago era solo una posibilidad, mucho antes de ‘College Dropout’, ataba a West a hacer música de por vida bajo unas condiciones leoninas.

Ese contrato ha seguido en vigor los últimos 16 años y parece que Kanye ha dicho basta y ha presentado una demanda al Estado de California para que se le otorgue la carta de libertad que le permitiría cambiar radicalmente su carrera profesional.

El contrato de Kanye West

Pero ¿qué pasa exactamente con el contrato de Kanye West? Bien: lo que firmó la mitad de Kids See Ghosts le supuso ganar varias centenas de miles de dólares con apenas 26 años de edad, además de trabajar para algunas de las compañías discográficas más importantes del mundo.

El acuerdo entre Kanye y las majors surtió efecto, al poco tiempo el cantante era una de las mayores estrellas de todos los tiempos en la música pop, llevándola a un nivel altísimo de calidad, y las discográficas, como siempre, nadaban en billetes.

Pero Kanye West dejó de ver la música como el motor de su vida, quiso diversificar su grandísimo talento y puso sus ojos en la moda, un terreno que le ha reportado casi tantas alegrías como el musical (las Yeezy ya son historia de las sneakers, y hace poco reconoció que quería ser el director creativo de Adidas). Aquí los intereses del marido de Kim Kardashian chocaron con la industria, y todo se debe a una cláusula del contrato que os traducimos a continuación:

“You (Mr. West) hereby represent and warrant that to [EMI] that You will, throughout the Term as extended by this Modification, remain actively involved in writing, recording and producing Compositions and Major Label Albums, as Your principle occupation,” reads the contract. “At no time during the Term will you seek to retire as a songwriter, recording artist or producer or take any extended hiatus during which you are not actively pursuing Your musical career in the same basic manner as You have pursued such career to date. (The preceding representation shall not be deemed to prevent You from taking a vacation of limited duration.)”

«Usted, Sr. West (…) debe mantenerse activamente trabajando en escribir, grabar y producir canciones y álbumes para compañías multinacionales (majors) como su ocupación principal. (…) No podrá retirarse como compositor, cantante o productor ni tomarse ningún largo descanso en el que no esté llevando adelante su carrera musical en la misma manera en la que usted ha estado trabajando en ella hasta el día de hoy (esto no le impide tomarse vacaciones de una duración limitada)»

El problema estaba servido. El contrato es brutal y Kanye West no va a tardar en reaccionar.

Las peticiones de Kanye

Ante un juzgado de California (dónde opera EMI, y en el sistema norteamericano de justicia, primer paso que se debe dar a la hora de recurrir algo) Kanye West apela que su contrato incumple una ley clave.

Esta ley dice que el máximo tiempo de trabajo ininterrumpido que un empleado puede asumir son 7 años. Kanye West habría cumplido esos 7 años en 2010, tras el lanzamiento de ‘My Beautiful Dark Twisted Fantasy’. Así, West quiere, no sólo tener libertad para negociar su contrato con otras discográficas, sino los derechos y copyright de sus canciones que han visto la luz desde 2010.

Para poner esto en perspectiva diremos que ‘Yeezus‘, ‘The Life of Pablo’, ‘Ye’ o ‘KIDS SEE GHOSTS’ además de colaboraciones tan exitosas como ‘FourFiveSeconds‘ quedarían bajo control de Kanye.

Es este, desde luego, un juicio que puede sentar base en la eterna lucha entre artistas y grandes discográficas que, en España, por la reciente popularidad de la música urbana y casos como los de Sony y Pxxr Gvng, sigue a la orden del día.

En el caso del contrato de West también entra un punto interesante que es Jay-Z y Roc-A-Fella, hasta hace no mucho, mentor de Kanye, y cuyo disco conjunto ‘Watch The Throne’ estaría también involucrado en la disputa.


Quienes también están metidos en una polémica son Offset y Tekashi.