Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Hablemos de Lírico entre rejas y los restos del naufragio

Por Juan Ángel Asensio / 16/08/2019
Hablemos de Lírico entre rejas y los restos del naufragio

Anochece en Alcossebre, un pequeño municipio de la Costa de Azahar, Castellón. Una a una se prenden las luces de los chalets, adosados y bungalows como fantasmas en la noche. Es un pueblo tranquilo, de los pocos de la zona que aún no han sido invadidos por el turismo. El aire huele a salitre.

De repente, la policía de la Alcossebre recibe una llamada. Al llegar a la casa del denunciante, en la urbanización de Palm Beach, un hombre de 42 años abre la puerta. Nervioso, desubicado. Hay gotas de sangre en sus zapatos. Su nombre es David Gilaberte. Su A.K.A, Lírico, miembro del grupo más popular del rap español -Violadores del Verso-.

Lírico conduce a los agentes hasta una zanja, donde se tiene previsto construir nuevas viviendas destinadas al turismo. Dentro de la zanja, una mujer de 27 años luce notables heridas y pequeños cortes. Está cubierta de sangre. Gilaberte asume la agresión. A los pocos minutos llegaría la ambulancia, dirección a la UCI del Hospital General de Castellón.

Al parecer, el excomponente de Doble V llevaba meses avisando a la policía de que una chica se plantaba en la puerta de su casa, cagando y orinando en la entrada, profiriendo insultos y haciéndole la vida imposible. Los propios vecinos confirman estos hechos, tal y como aseguran en El País .

Aquella misma noche Lírico entra en prisión.

Una nueva agresión

Pocos días después, el autor de algunas de las frases más icónicas del rap patrio, vuelve a ser noticia. Resulta que ha agredido a su compañero de celda. Este incidente, como también señalan las fuente de El País , surgió de la siguiente manera: al ver que estaban hablando de Lírico en el telediario (Prisión D’or ciudad de vacaciones, ¿dígame?) su compañero señaló al televisor. Fue entonces cuando el rapero le soltó una bofetada.

Desde Violadores del Verso y Rap Solo, el sello musical creado por el grupo, han manifestado su rechazo hacia la conducta violenta de su excompañero de grupo, tal y como podemos ver en las redes sociales de Kase.O y Sho Hai. Por otra parte, también han mostrado su apoyo a la víctima de 27 años y a la familia del rapero.

La soledad es la resaca del éxito

Cualquiera que haya seguido las redes sociales de Lírico sabe que algo no estaba bien en su vida. Cada post en su cuenta de Instagram era un retrato de una existencia solitaria, desbordada. Hasthags interminables, frases inconexas, fotos y vídeos a mujeres en la playa o en la calle.

https://www.instagram.com/p/B0fnXfQoT8h/?utm_source=ig_web_copy_link

Por supuesto, no puedo entrar en la cabeza de Lírico. Pero testimonios de su círculo cercano revelan que los últimos años han sido duros para él. Se habla de una depresión. Después del éxito desmesurado, la soledad, la reclusión tanto física como mental. Una vida solitaria en una diminuta urbanización costera, en el bungalow familiar, supuestamente para escribir y desarrollar nuevos proyectos musicales.

Cómo entendemos la violencia

Después de estos incidentes, como era de esperar, las redes se han prendido. Y en muchas cuentas conocidas de trap, rap y memes, podemos leer comentarios realmente vomitivos. Resulta que ejercer la violencia frente a otros es «trap». Lírico es el Gucci Mane español. Es un OG.

Quizá así es como entendemos o nos hacen entender la violencia física. Lírico, una persona que jamás se había metido en jaleos, bastante polite en sus textos, ahora es un tío real. Claro que muchos de estos comentarios son desde la ironía, sin embargo, revelan algo más profundo y más jodido.

Seguramente analizar todo esto de para otro artículo dedicado en exclusiva al tema, por lo que tampoco voy a profundizar más. Que cada uno extraiga sus propias conclusiones.


Otro que ha tenido movidas recientes con la policía es 50 Cent. ¿Te has enterado?