Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Historia del rap: los mejores beats de RZA (Parte 1)

Por JD Romero / 08/03/2020
Historia del rap: los mejores beats de RZA (Parte 1)

Aunque todas las historias de éxito son dignas de mención, la de RZA lo es aun más. Y es que mucho más allá de su talento (cosa que todos conocemos) el tipo supo desde joven darse cuenta de que su futuro estaba en el rap y los beats, y no en la venta de drogas como aseguraban su hermano y el resto de amigos del día a día.

Puede que su legado haya acabado un poco manchado con la biografía de U-God (que le culpa de muchas cuestiones, sobre todo económicas), pero una cosa es cierta: el talento de RZA como pionero y beatmaker cambió y mejoró para siempre la historia del rap.

Y lo de pionero lo decimos justamente porque suya fue la idea de juntar a nada más y nada menos que a nueve emcees (a los que luego se uniría Cappadonna) para formar un súper grupo. El resto es historia del género.

Soul deconstruído, grandes percusiones y kung-fu

Los samples de soul agridulce, los teclados, los trozos de películas de kung-fu (mérito de Ghostface) y las increíbles percusiones hicieron que Wu-Tang Clan se convirtiera en la banda de rap más conocida del mundo y pusieron a RZA en el foco como productor, entre muchas otras cosas.

Y de entre tantos maravillosos beats realizados por las mano de RZA hoy queremos destacar los mejores, o al menos desde el punto de vista subjetivo del aquí firmante. Siete beats históricos como primera parte de una serie de artículos sobre el líder del clan más famoso del mundo.

“Wu-Tang Clan Ain’t Nuthing ta Fuck Wit” (1993)

¡Suscríbete a The Medizine TV!

La demostración (una más) de que RZA era muchísimo más que un genio encontrando samples.

Los elementos de la percusión, los samples que entran y salen, las pausas. Aunque en un inicio todos nos fijamos en los raps de unos y otros poco después descubrimos algo mucho más grande y más magnifico, si cabe.

‘Ice Cream’ (1995)

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Con un sample de algo tan poco llamativo (de primeras) como el ‘A time for Love’ de Earl Klugh, RZA era capaz de crear esta obra maestra en forma de beat para Raekwon, Cappadonna, Ghostface Killah y Method Man.

‘Shimmy Shimmy Ya (1995)’

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Un piano que podía ser ridículo en manos de otro (y especialmente para Old Dirty Bastard) para RZA era la muestra perfecta para crear una pieza loca, subversiva y casi inclasificable.

Sigue sonando fresco tantos años después.

‘4th Chamber’ (1995)

¡Suscríbete a The Medizine TV!

La asombrosa carta de presentación de GZA en solitario no podía tener un mejor beat.

La inteligencia musical de RZA no estaba solo en saber adornar mucho las muestras, también en tocar lo mínimo aquellas que no necesitaran mucho más. Estamos sin duda ante uno de los mejores beats de la historia del hip hop.

‘Can It Be All So Simple’ (1993)

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Versión libre del legendario ‘The Way We Were’ de Glady Knights & The Pips, tema que ha cantado todo el mundo… dicho sea de paso.

Un sample del que nadie esperaba nada, los bajos adecuados (e históricos) y la cadencia perfecta convertían un tema más en uno legendario. Los maravillosos raps de Ghost y Rae mejoraron aún más lo que parecía inmejorable.

‘Triumph’ (1997)

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Para un temazo de seis minutos sin estribillo que encima se hacía corto, RZA tuvo que recurrir a varias muestras. Entre ellas The Rance Allen Group y la películas «Duel to the Death» de comienzos de los ochenta.

Prince Rakim fue capaz de cortar, deconstruir y montarlo todo de tal manera que encajara como un puzzle maravilloso. Y tanto fue así que acabó como primer single del doble álbum «Wu-Tang Forever».

‘It’s Yourz’ (1997)

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Aunque incluye un sample de órgano eclesiastico (entre otras cosas), la gracia de esta versión del “It’s Yours” de Nas (que a su vez es un homenaje al «Scarface» de Al Pacino) es la percusión, en la que RZA logra algo parecido (superándose si cabe) de lo que hizo años atrás en “Wu-Tang Clan Ain’t Nuthing Ta Fuck Wit”.


Si te gustan este tipo de recopilatorios, no te puedes perder el que hicimos sobre The Alchemist.