Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Un niño fallece en el tobogán de agua más grande del mundo

Por Jon García / 10/08/2016
Un niño fallece en el tobogán de agua más grande del mundo

Las peores noticias han vuelto a hacerse realidad en un parque de atracciones estadounidense. En esta ocasión, un niño de diez años ha fallecido en el parque acuático Schlitterbahn, de Kansas City. El accidente se producía durante la tarde del domingo, y el recinto ha permanecido cerrado desde entonces.

La policía continúa trabajando para lograr descubrir cuáles han sido las motivos exactos del fallecimiento del joven. Caleb Schwab, de diez años, era el hijo de Scott Schwab, miembro del gobierno local en Kansas. Clint Sprague, portavoz de la familia, ha hablado para ABC 7, manifestando que la familia se encuentra destrozada por la pérdida del hijo, quien amaba los deportes, a sus padres y a Jesús, así como el dar abrazos.

El departamento de policía de Kansas City emitía un comunicado el lunes, en el que se explicaba que Caleb era uno de los tres pasajeros del vagón accidentado en el tobogán de agua de más de cincuenta y un metros de altura. En el escrito se puede leer que el joven sufría ‘heridas en el cuello‘, que resultaban fatales. El cuerpo del joven era descubierto en la piscina en la que daba por finalizada la atracción. Las dos mujeres adultas que acompañaban a Caleb Schwab en el momento del fatal desenlace, sólo han sufrido leves heridas faciales y se encuentran fuera de peligro.

CpYSOd5UMAEvfa5

El conocido como ‘el tobogán acuático más grande del mundo’ no se libra de la polémica. Otros de los visitantes que acudían al parque el día del accidente, han manifestado públicamente diversos defectos encontrados en la atracción ese mismo día. Esteban Castaneda, uno de los testigos del accidente, aseguraba que su primo se había quejado del velcro de protección, el cual no estaba cumpliendo su labor durante el descenso por el tobogán. Desde otras fuentes se comenta que la estatura de Caleb podría haber estado por debajo del límite exigido para participar en el descenso.