Logo de The MedizineLogo de The Medizine

3 películas de serie B para una maratón sangrienta

Por JD Romero / 23/12/2019
3 películas de serie B para una maratón sangrienta

El cine de serie B no solo ha servido a los realizadores noveles a poder demostrar su talento sin necesidad de contar con corporaciones gigantes que les financien, sino también como un modo de expresarse más agresivo, explícito y libre. De algún modo, sirve para mostrar la valía de sus directores (y en los tres casos de hoy vemos como se trata de nombres propios que llegaron a lo más alto) pero volando un poco por debajo del radar.

Esa absoluta libertad para utilizar un mensaje y una agresividad (y una casquería) mucho más directa y no dejar nada a la imaginación del espectador también ha hecho que el género tenga su legión de fans. Unos seguidores que quizás buscan expulsar su adrenalina mediante el cine y a los que la industria más comercial (sometida contínuamente a juicios de valor) quizás les sabe a poco.

Mood con esta maratón

Pero no nos engañemos ni caigamos en la hipocresía: la violencia desmedida en los cómics, series, películas o videojuegos es ficticia, todos sabemos diferenciarla y no debe ser utilizada por los gobiernos para no poner en foco en sus carencias en materia de educación, por poner un ejemplo. Muchas veces el cine -o cualquier otro entretenimiento- es simplemente una vía de escape, y eso lo sabe cualquiera que esté mínimamente bien de la sesera.

Y para muestra un botón. Hoy en The Medizine nos gustaría dejaros con tres películas que pertenecen a la serie b y al gore y que no solo son divertidísimas y un absoluto placer culpable, sino también una excelente muestra de buen hacer por parte de sus directores.

«Evil Dead 2» (Sam Raimi, 1987)

¡Suscríbete a The Medizine TV!

El posteriormente conocidísimo Sam Raimi (sobre todo por su excelente trilogía sobre Spider-Man) saltó a la fama por la primera parte de esta saga de películas llamadas ‘Evil Dead’.

Aunque para esta selección hemos elegido la segunda parte, una especie de remake de la primera con estructura similar pero con un poco más de presupuesto. Unos amigos deciden pasar unos días en una cabaña del bosque y todo es pura diversión hasta que leen el libro que no deben. La alegría y el jolgorio se transforman en una auténtica pesadilla a la que deberán enfrentarse, especialmente el icónico protagonista: Ash.

Una de las películas más terroríficas, divertidas y libres de la historia en un absoluto clásico que catapultó a Raimi a lo más alto.

«Braindead: tu madre se ha comido a mi perro» (Peter Jackson, 1992)

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Aunque Peter Jackson se hizo popular en todo el mundo por una serie de películas tan comerciales como «El señor de los anillos», «El Hobbit» o «King Kong», lo cierto es que al igual que Raimi comenzó de un modo mucho más hardcore y también divertido.

La madre del protagonista de la cinta será mordida por un extraño animal, que la irá convirtiendo en una especie de zombie sediento de carne. Una cinta tan desvergonzada y gore como divertida y un completo clásico del género. Imprescindible.

«Zombi» (George A. Romero, 1978)

¡Suscríbete a The Medizine TV!

George A. Romero (el genio tras el género zombie tal como lo conocemos hoy) se asentaba como absoluto talento con una película de muertos vivientes en que de nuevo los zombies son una mera excusa para plantearnos cuestiones mucho más complejas como las diferencias sociales, el capitalismo o el racismo.

Existe un genial remake («El amanecer de los muertos») dirigida por Zack Snyder, pero por razones obvias hemos elegido la original. El broche perfecto a un fin de semana sangriento, explícito y explosivo.


¿Te gusta el cine pero buscas algo menos sangriento? Pásate por aquí para el resto de nuestras recomendaciones.