Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Plátanos y coca: la historia de cómo colar 540 fardos en la cárcel

Por Jose Trives / 25/09/2018
Plátanos y coca: la historia de cómo colar 540 fardos en la cárcel

En ocasiones, la vida regala momentos maravillosos. ¿Pensábais que lo habíais visto todo? ¿Que no había nada en el mundo que os pudiera sorprender? Pues tenemos aquí algo que, de seguro, os va a dejar la boca abierta. Resulta que la policía de Texas ha interceptado una cantidad ingente de cocaína valorada en 18 millones de dólares. Hasta ahí todo bien, ¿verdad? Pero, ¿y si os decimos que toda esa droga iba perfectamente envasada en cajas de plátanos?

La policía de Texas contó el suceso a través de su cuenta de Facebook oficial

Desde luego, menuda sorpresa se tuvo que llevar el Departamento de Policía de Texas cuando, de pura casualidad, se encontraron con todo un cargamento de drogas dispuesto a introducirse de lleno en la cárcel. A través de un post de Facebook, la policía explicaba cómo, dentro de esas 45 inocentes cajas de plátanos, se encontraban un total de 540 fardos de cocaína. Seguro que se quedaron blancos -disculpen el chiste-.

A veces, la vida te da limones. A veces, te da plátanos. (…) Una de las cajas parecía diferente a las demás. Cortaron las cuerdas, agarraron la caja, y la abrieron. Dentro, debajo de un puñado de bananas, encontraron otro paquete. ¿Qué había dentro? Pues lo que parecía una sustancia blanca polvorienta. Lo notificaron inmediatamente a las autoridades y esperaron instrucciones.

Por lo visto, según comentan a través de su publicación de Facebook los propios cops, toda esta fruta se donó por estar madura. De momento, se desconoce totalmente el autor de los hechos pero, la verdad, estuvo bastante avispado. La investigación sigue abierta, por lo que no sería de extrañar que dieran con esta mente especial en un corto periodo de tiempo. Seguiremos informando.

P.D. Esto no es un tutorial de cómo introducir droga en la cárcel. Como habéis comprobado, sale mal. No intentéis esto en vuestra cárcel local. En su lugar, id a la biblioteca a leer un buen libro. Blessings.


La única droga de Eminem es esa cara de enfadado que lleva a todos lados siempre. Después de los artistas musicales, Shady ha querido dejarle algún recadito a los críticos