Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Porque si yo fuera Justin Bieber también me hubiera ido

Por N. Warrior / 31/10/2015
Porque si yo fuera Justin Bieber también me hubiera ido

Ayer os contábamos la historia de cómo Justin Bieber daba un plantazo a Dani Mateo en directo en el programa que presenta en Los 40 Principales. Lo ocurrido ha suscitado todo tipo de opiniones y no son pocos los que se han decidido a decir la suya por las redes sociales. Incluídos, por supuesto, los youtubers invitados al programa.

Incluso Justin posteó mensajes de disculpa, diciendo que había pasado unos buenos momentos en España, pero que estaba un poco enfermo. Pero el verdadero protagonista del programa, es decir, Dani Mateo (y de esto ya hablaremos más tarde), incluso dio su opinión acerca de lo ocurrido en el programa Hoy por Hoy de La Ser. El presentador de ‘No te pierdas nada’ piensa sobre el desplante de Bieber que: «este muchacho no asume su nuevo rol. A mi me da un poquito de pena porque queda como un tonto«.

Llegados al punto de que Complex tenga que escribir un artículo clasificando la entrevista de la más «embarazosa» , «torpe», «vergonzosa» -llamadla como queráis- que le han hecho a Bieber en la historia, tal vez deberíamos plantearnos hacia dónde estamos llevando la imagen que reflejamos al exterior, más allá de la paella, los toros y la sangría. Lo cierto es que la publicación norteamericana tiene todo el derecho del mundo de arremeter así contra la pésima entrevista que le hicieron al canadiense, más aún si analizamos las diferentes circunstancias que acompañaban a la entrevista.

Justin Bieber es un chaval que saltó a la fama con apenas 13 o 14 años, cuando todavía no se había desarrollado físicamente y lucía un flequillo de lado, que conjuntado con su voz aguda daban lugar a alguna que otra malinterpretación y más que alguna mofa por parte de cualquiera que no fuera una adolescente chorreando hormonas. Ah, ese era el segundo punto. La convención de fans histeriadolescentes que se conglomeraba alrededor el artista, también levantaba la repulsión de muchos. No es de extrañar que cuando ves a cientos de niñas de 12 años llorando en la puerta del hotel donde se aloja Justin Bieber en el telediario te plantees adónde va a llegar la especie humana. Pero hasta ahí.

Han pasado más de cinco años desde entonces, y aquél niñito ha crecido y, oye, calm down. Dejando a un lado la falta de profesionalidad que sin duda ha mostrado estos días dejando un rastro de gente plantada por Europa, que ha justificado diciendo que estaba un poco enfermo, lo cierto es que hay que recordar que el principal motivo del artista para visitar el continente fueron los MTV European Music Awards. Vino, literalmente, a hacer un Taylor Swift, y se fue a su casa con 5 premios. ¿Será eso un síntoma de que en un lustro ha evolucionado?

Probablemente sí, pero al parecer no lo suficientemente evidente como para que Dani Mateo y su equipo del programa se tomaran con la seriedad que merecía la entrevista que le hicieron al cantante. Si bien cierto es que no se mofaron explícitamente de Justin y en todo momento le trataron con educación, no fue muy decoroso por su parte el mantener largas conversaciones en español mientras el otro se quedaba con cara de tonto, sin entender nada. A ver, un poco de seriedad, que has traído a Justin Bieber, «estrella internacional», a tu programilla de Los 40 Principales, céntrate y no hagas el cateto. Pues no. La entrevista consistía en un Dani Mateo que planteaba una pregunta que en teoría Antonio Castelo iba a traducir al canadiense, pero antes de que esto ocurriera los presentadores se ponían a hablar entre ellos y, al rato, lo que le llegaba al cantante era un sucedáneo de la traducción de la pregunta. Un show. Eso derivaba en preguntas del estilo: «Justin, ¿te vistes tú solo?» o «¿Por qué pides perdón por ser famoso?», que dentro de un contexto incluso llegaban a tener sentido, pero fuera de él dejaron a Justin más de una vez flipando.

«Vamos a reventar internet», proclamaba Mateo mientras Castelo se las veía para explicarle a Bieber que en su honor habían traído a los youtubers más famosos de Europa. (Hmmm…) Mangel, ElRubius y Señor Cheeto. Yo no sé qué verá Justin en su tiempo libre, pero si por alguna casualidad sabe quién es el Rubius no me extrañaría que no estuviera dispuesto a concederle ni un minuto de su tiempo. Y es que el youtuber tiene vídeos jugando a cosas tales como ‘100 maneras de matar a Justin’ y frases célebres como ‘chúpame las peras, Justin’. Que oye, no tiene nada de malo, pero luego igual vas tú con tu buen rollo a hacerle una entrevista al chaval donde pretendías enseñarle una parodia de su tema más odiado featuring unos patos, y al tío no le apetece y dice que va al baño y no vuelve. Vaya.

A todo esto, Dani Mateo es licenciado en Periodismo por la UAB. Tal vez si hubiera apelado a su vena de periodista y no a la de presentador graciosillo bochornoso digno de público de Telecinco, nos hubiera evitado el mal trago de dejar a los medios musicales españoles a la altura del betún. Recientemente ha publicado en Twitter algunos comentarios que dan a entender que ha hecho una autoreflexión acerca de lo ocurrido.

Much better, Dani. Todavía así, esta escena ha dado mucho que pensar, sobre todo por el hecho de que Mateo se  convirtiera en el prota de la entrevista cuando, como entrevistador, debería haber adoptado un segundo plano. Una errata muy común en el pseudo-periodismo de sobremesa que se hace en este país, donde por lo visto es más importante ser gracioso que ser profesional. Una pena, más suerte a todos para la próxima. A ver si la siguiente conseguimos que, al menos, la prensa internacional no se ría de nosotros. Por cierto, Justin, yo también me hubiera ido.