Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Probé el Pokémon GO en España y llegué a ser líder de un gimnasio

Por Ari P. Menéndez / 06/07/2016
Probé el Pokémon GO en España y llegué a ser líder de un gimnasio

Cuando un colega me pasó la captura con su Bulbasur no daba crédito a lo que veía, Pokémon GO, el aclamado juego de la saga de Nintendo para smarthphone estaba entre nosotros.

Cerré la ventana de whatsapp y typee el dichoso juego en el Google Play.

«Me cago en todo«, dije para mí. No está.

Me bastaron un par de búsquedas rápidas para informarme de que el juego sólo estaba disponible en contados países asiáticos, y que su salida en España no tenía fecha oficial aún.

No me dio tiempo a embajonarme ya que la pestañita de notificación del whats invadió mi pantalla con un link de descarga facilitado por el avispado compañero que ya estaba puliéndose medio Kanto.

Descargar, instalar, esperar… ¡Dios mío, funciona!

Cual quinceañero en el año 2000 mi frase literal fue: «¿Salimos a jugar?»

Aunque no sonaba ‘Odisea en el lodo’ por unos instantes me estallé pensando en la situación.

Cerré la ventana de whatsapp y typee el dichoso juego en el Google Play.

Me cago en todo, dije para mi, no está.

Mientras le esperaba fui makeando mi personaje y eligiendo a mi compañero inicial, no fue demasiado difícil…

squirtle

Ya con mi Squirtle me preparé para salir a la calle cual Ash Ketchum en Pueblo Paleta.

Móvil y batería portátil, porque sí, uno de los grandes defectos del juego es que come más batería que un Snorlax después de haberse despertado de una larga siesta.

Con la llegada del que hizo de Pikachu en la aventura (vamos, ir por la calle uno detrás de otro), nos pusimos en marcha.

Cual quinceañero en el año 2000 mi frase literal fue : «¿Salimos a jugar?»

La mecánica es muy sencilla, el juego se basa en Ingress, el juego de portales por localización GPS de los mismos creadores que han llevado a cabo el proyecto, por lo que consiste en ir moviéndote por la ciudad hasta dichos puntos en los que obtienes objetos tipo poké balls, pociones, etc.

He de decir que caminé más de 9 KM por el dichoso juego y fui a sitios de mi ciudad donde nunca había estado (quien sabe, quizás al año siguiente de que salga los niños rata gorditos se convertirán en futuros oros olímpicos de atletismo).

Por el camino tras capturar a varios pokémon obtuve un «huevo». Un puto huevo que para que se abriese tuve que caminar 2 KM (lo cual concluyó en el nacimiento de uno de los 50 Zubat que conseguí en 2 horas, sé que somos algo nocturnos y «murciélagos» pero parecía que estaba infestado).

macdnalds zubatZubat también necesita comer

Bueno volviendo al caso, la gente flipaba con nosotros por la calle, los Pokémon aparecen a través de la cámara y les lanzas poké balls para capturarlos. Easy, diréis. Pues yo me dejé cerca de 30 poké balls intentando diferenciar al Eeve y al Chow Chow.

chowFuck

Caminé más de 9 KM por el dichoso juego y fui a sitios de mi ciudad donde nunca había estado

A todo esto la batería de mi móvil no subía ni con el cargador suministrándole energía, y tuvimos que realizar varias paradas para poder seguir jugando sin problemas. Tras la pateada máxima conseguimos llegar a nivel 5, lo cual nos cualificaba para acceder a los gimnasios.

El formato gimnasio se basa en tu elección inicial, en la que eliges entre 3 grupos caracterizados con siluetas de personajes y los 3 pájaros legendarios de la 1º generación. Una vez elijas pasarás a formar parte de ese grupo, y junto al resto de gente que lo haya seleccionado combatiréis por haceros con los gimnasios antes que otros equipos o arrebatárselos a quienes ya los tienen.

niños rataNiños rata squad

Fuimos al gimnasio más cercano y comprobamos que ya había otra persona jugando que se había adueñado de él (s/o para ‘Stvn93’ o algo así). Afortunadamente había elegido el mismo equipo que nosotros, por lo que pudimos dejarle un par de Raticate en el gimnasio para defenderlo de equipos invasores y reclamar el territorio como nuestro al más puro estilo The Warriors.

No sé que habría pasado si no llegan a capar los servidores, ya que la astucia de Nintendo ha sido máxima. Sabiendo de sobra que la gente estaba jugando nos ha dado unas horas de disfrute para dejarnos la miel en los labios.

ACTUALIZACIÓN: Los servidores vuelven a estar disponibles aunque la app no ha salido de forma oficial.

Personalmente con unas Google Glasses el proyecto funcionaría mejor, no obstante como consejo, si pretendéis haceros con todos ya podéis ir comprando baterías de repuesto.

golden nemoFinding Nemo