Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Skee-Lo: el prometedor rapper de los 90 que quedó en el olvido

Por JD Romero / 05/01/2021
Skee-Lo: el prometedor rapper de los 90 que quedó en el olvido

Si no hay oído nunca el nombre de Skee-Lo, para eso está The Medizine, para ayudarte a conocer a todos los artistas que han aportado algo a la cultura hip hop, incluso cuando después quedaron en el olvido.

Los años noventa fueron los más competitivos de la historia del rap, sobre todo a mediados. Casi de golpe y porrazo, un montón de maravillosos artistas y grupos coincidieron en la misma franja de tiempo y se quedaron para siempre.

Hablamos de muchos de los grandes nombres propios de la historia de la industria: Wu-Tang Clan, Nas, Dr. Dre, Notorious BIG, Tupac, Redman, Jay-Z, Mobb Deep, Snoop Doggy Dogg, OutKast y un sinfín pesos pesados en un listado que —visto desde la distancia— casi resulta abrumador.

Skee-Lo estaba destinado a triunfar, pero desapareció de todas partes

Y justo en ese contexto, llegó un rapper llamado Skee-Lo y consiguió colar una canción en las listas de medio mundo. La canción se llamó ‘I Wish’ y fue una de las más sonadas (incluso más allá del género rap) de todo 1995.

Aquel artista era a ojos de la gente y de su propia discográfica uno de los rappers que más ruido harían (también por ser abiertamente comercial) desde aquel momento hasta hoy, aunque al final se quedó en aquello que llaman un One Hit Wonder.

La canción (extraída del álbum homónimo) narraba todas las cosas que le gustaría ser al artista, en un tono amigable y sin palabrotas (algo bastante llamativo en un punto en que la moda era el gangsta rap). La cuestión es que más allá de la supuesta comercialidad del single, el artista (cuyo nombre real es Antoine Roundtree) sabía rapear, pero el destino —y él mismo— no quisieron que su carrera prosiguiera su camino hasta lo más alto.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Y es que desde el comienzo la cosa pintó mal para el rapper nacido en Chicago y criado entre dos símbolos del hip-hop como Nueva York y Los Ángeles.

Estando en su punto más álgido de ventas del single y el LP a nivel mundial y sonando en todas las radios, el artista dejó de hacer publicidad a su propio disco debido a que no recibía royalties por parte de Sunshine Records, su discográfica en aquella época.

De ese modo y como señal de protesta máxima, Skee-lo dejó de promocionar el disco y de grabar vídeos e intentó sabotear a su propio sello que (en palabras textuales del artista) «lo trataban como a un esclavo». Aunque el rapper siguió haciendo música (tiene tres álbumes de estudio y ocho singles editados hasta el momento), lo cierto es que perdió su momentum y quedó en una anécdota temporal. Sobre todo si pensamos en la proyección y el status que llegó a tener.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

La historia de Skee-Lo parece una que nos suena a menudo sobre cómo tipos con cierto talento son explotados por algunas empresas.

Y es que, aunque el tiempo dio la razón al artista y años después recibió sus royalties atrasados, el rapper perdió gran parte de una ilusión que podía haberlo convertido en exitoso como artista accesible o como rapper con gran talento por explorar.

Sea como sea, aquella disquera acabó con las ilusiones de un tipo que quién sabe hasta dónde podría haber llegado. El dinero, maldito dinero.