Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Spotify podría comenzar a cerrar contratos con artistas independientes

Por Jon García / 10/09/2018
Spotify podría comenzar a cerrar contratos con artistas independientes

El mundo de la música sigue girando y cambiando día tras día. Ya no es que se produzcan cambios enormes cada década o cada lustro, sino que prácticamente de forma mensual conocemos nuevas noticias que realmente producen un gran impacto en la forma de crear y consumir música. Una de las grandes culpables de estos cambios es la firma sueca Spotify, encargada de revolucionar por completo los servicios de música en streaming, y que ahora también se plantea dar guerra a las grandes corporaciones.

Spotify quiere trabajar codo a codo con los artistas

Además de ser una de las plataformas más utilizadas del mundo, Spotify ahora también quiere convertirse en una especie de compañía discográfica a nivel global. La firma quiere lograr esto a partir de comenzar a cerrar contratos de licencias de forma directa con los artistas internacionales. ¿Qué quiere decir esto? Que desde muy pronto, aquellos que no cuentan con el respaldo de una gran multinacional detrás, ya sea por falta de ocasiones o porque no trabajan de esa forma, podrán tocar las puertas de Spotify para cerrar un contrato con ellos.

Lo mejor que ofrece Spotify es un mundo sin barreras, donde la gente va a escuchar lo que le apetece, no lo que le imponen las grandes multinacionales. No se mueve por géneros o temáticas.

Lo que promete Spotify es que todo ese dinero que genera la música de un artista, el cual suele ver únicamente una ínfima parte de este, se reparta de forma más justa. El dinero de las reproducciones que reporte un artista se le entregará a él mismo, sin intermediarios ni robos por parte de agentes de las grandes empresas. Posiblemente se genere menos dinero, pero no tendrá que estar sometido a la voz de una corporación, ni recibiendo una parte mínima de los beneficios que genera.

¿Cambiará esto una vez más la música para siempre?


Las compañías son las culpables de no liberar el «Maria I’m Drunk» de Travis Scott y Justin Bieber, que ya está disponible.