Logo de The MedizineLogo de The Medizine

Tay-K gana parte de su batalla legal pero sigue en confinamiento solitario

Por Jon García / 19/08/2018
Tay-K gana parte de su batalla legal pero sigue en confinamiento solitario

A muchos se les sigue haciendo demasiado extraño ver la cara de Tay-K entre rejas, o a través de un cristal. El de Long Beach, que apenas cumplió los 18 años hace un par de meses, se enfrenta a acusaciones por penas capitales, robo a mano armada y asesinato, por lo cual podría recibir como sentencia la pena de muerte. Casi nada.

Ahora, las novedades que han podido llevarle a prisión sus representantes legales son positivas, pero para nada arreglan la situación que actualmente vive.

Tay-K seguirá en confinamiento solitario, pese a estas actualizaciones

El artista se hizo famoso en 2017 gracias al lanzamiento de su canción ‘The Race’ , considerada por varias revistas como la canción más aclamada del año. Un sinfín de artistas se sumaron al movimiento comenzado por Tay, lanzando sus propias versiones del single. Sin embargo, la realidad que afronta el de California está lejos de ser una dulce.

La historia cuenta que en 2015, cuando Tay-K tenía tan sólo 15 años, fue el encargado de ambientar, junto a varios compañeros y amigos, una fiesta de año nuevo en Denton. Fue entonces, a la salida de la fiesta, cuando se produjo el asesinato de la joven Sarah Mutschlechner tras un balazo en la cabeza. Se trata claramente del peor crimen en el que se ha visto envuelto.

Fue hace un par de días cuando un juez reconoció su error por no concederle la fianza a Tay-K, en relación a su caso por robo agravado con asalto. Sin embargo, su implicación en otro caso por asesinato, el cual causó la muerte de Ethan Walker en 2016, toma parte en la jugada, y la situación del artista no varía.

Además, recientemente se la han sumado los cargos por posesión ilegal de ítems no autorizados dentro de la prisión, por lo que el autor de ‘The Race’ sigue encerrado en confinamiento solitario. El futuro pinta de todo menos brillante para él.


Kodak Black, al contrario de Tay, ya ha quedado en libertad.