Logo de The MedizineLogo de The Medizine

¿Es «The Witcher» realmente el último gran bombazo de Netflix?

Por JD Romero / 07/01/2020
¿Es «The Witcher» realmente el último gran bombazo de Netflix?

Si vives en este mundo probablemente hayas oído hablar mucho de «The Witcher» en las últimas semanas. La última gran apuesta de Netflix pone toda la carne en el asador para una especie de historia de espada y brujería evolucionada y el hype estaba por las nubes.

Quizás porque la gente echaba en falta «Juego de tronos» o «El señor de los anillos», quizás porque la fantasía épica siempre ha funcionado o quizás porque Henry Cavill (el último Superman) tiene más tirón del que pensábamos, la cosa es que todo el mundo estaba hablando de la última gran apuesta de la N mayúscula y no podíamos quedarnos sin ver la primera temporada y contar lo que nos parece.

La fantasía épica suele ser una apuesta segura

Como saben, la serie se basa en la saga de libros de Andrzej Sapkowski que a su vez es un popularísimo videojuego. La historia cuenta las andanzas de Geralt de Rivia, un cazador de monstruos con mutación que viaja buscando su propio destino, y tal como suele suceder, muy a menudo los humanos son peores que las propias criaturas a las que debe dar muerte. Una historia a priori sencilla que en los libros es por momentos fascinante.

Y puestos al grano y ya vista la primera temporada de la serie en Netflix, podemos sacar conclusiones. «The Witche»r es una serie decente, menos sucia, lúgubre y aventurera de lo que esperábamos y que se mueve entre escenas muy llamativas y ciertos momentos un poco vergonzantes. Monstruos curiosos y luchas que levantan la producción por momentos dan paso a diálogos poco trabajados, algunas actuaciones demasiado ridículas e incluso algún decorado que nos recuerda más a la serie b. Por no hablar del guión.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Es el gran problema de «The Witcher», que nos ha creado unas expectatívas (quizás el boca a boca de la gente, no culpamos a nadie) que no se han cumplido, y al final la serie sólo es salvada por el carisma en pantalla de Cavill y algunas escenas puntuales, y eso para toda una serie de Netflix (que tampoco es que sea regular en sus producciones, todo sea dicho) sabe a muy poco. Esperábamos un sobresaliente y nos hemos tenido que conformar con el suficiente.

Momentos satisfactorios pero un todo demasiado irregular

La serie entretiene, sí, pero le tenemos que perdonar demasiadas cosas como espectadores para que no acabe siendo una especie de quiero y no puedo, o un quiero y no sé.

Y es una completa pena, si atendemos a la premisa la serie podía darnos esa metadona de fantasía de espada, criaturas, luchas, magia, aventuras y exploración que tanto deseábamos, pero no ha sido así y los errores parecen demasiado grandes para que se arreglen en otra temporada… o para que le demos esa oportunidad si hay una segunda.

Oportunidad perdida, a ver qué serie vuelve a maravillarnos de nuevo en el sofá.


Échale un ojo aquí a todas nuestras recomendaciones de series y cine.