Logo de The MedizineLogo de The Medizine

‘Tical’: aquel oscuro, extraño y maravilloso debut de Method Man

Por JD Romero / 31/03/2020
‘Tical’: aquel oscuro, extraño y maravilloso debut de Method Man

La mayoría de miembros de Wu-Tang Clan coinciden en que Method Man (y muy probablemente Inspectah Deck) fue el que más se preocupaba por rimar y escribir desde el principio, casi como algo obsesivo.

Y es que la mayoría del resto, a excepción de RZA, estaban más ocupados con los trapicheos y el menudeo de drogas, teniendo así el rap como algo secundario en lo que no depositaban toda su fe. Eran tiempos duros y se agarraban a lo que estaba probado que «funcionaba» para pagar las facturas.

Tanto es así que Method Man era el único que tenía una canción con su propio nombre en el icónico álbum de debut ‘Enter the Wu-Tang (36 Chambers)’. Aunque a decir verdad, era un tema que Meth llevaba cantando años y que fue perfeccionada para aquel fantástico L.P.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

No es de extrañar por tanto que el primer álbum en solitario de un miembro de la banda fuera el de Method Man, cuya fama y status en lo musical estaba a años luz en comparación con la mayoría de integrantes, que fueron desarrollándose más lentamente como artistas.

Lo llamativo de aquel trabajo no solo fue lo bueno que era, sino también que era tan oscuro, complejo, extraño… y adictivo.

‘Tical’ fue tan oscuro y sucio como exitoso

Y es que ‘Tical’ (que salió a la venta un 15 de noviembre de 1994) no solo no tenía ningún viso de comercialidad (en comparación con la táctica que estaba llevando a cabo Puff Daddy de alternar singles comerciales con otros callejeros), sino todo lo contrario.

El disco iba más allá si cabe en el sonido Wu-Tang, jugando en una liga más experimental entre el soul deconstruído, los samples de Spectrum y similares y los de películas de Kung-Fu.

El disco pronto se convirtió en platino, sobre todo en base a singles como ‘Bring the Pain’ , ‘Release Yo’Delf’ o «I’ll Be There for You / You’re All I Need to Get By». Ambos alejados de lo melódico y accesible, incluso el segundo track mencionado que era una especie de historia de amor en el ghetto entre Method Man y la cantante Mary J. Blige.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Pero para disfrutar de ‘Tical’ como se debe hay que hacerlo entero y en orden, casi como si fuera una experiencia conceptual.

La voz de Method Man fluye en los sucios beats de RZA y las dos cosas se convierten en un todo, y es que si el productor es capaz de encontrar el sonido exacto para cada miembro del clan, en ‘Tical’ lo hizo aun mejor que nunca.

Es esa característica sonora la que ha hecho que el disco de debut no solo no sea para cualquier oído, sino tampoco para cualquier momento. Por eso normalmente encontrarás a quien ama y a quien odia el disco, pero no muchas opiniones equilibradas. Yo soy de los primeros.

¡Suscríbete a The Medizine TV!

Para el aquí firmante, ‘Tical’ es una obra maestra que demuestra lo mejor del clan y como en otros tiempos un L.P. con un sonido tan poco accesible podía tener todo el reconocimiento y las ventas, algo imposible hoy día con la infantilización y simplificación de los beats y los raps.

Ha llovido mucho desde 1994, pero ‘Tical’ me sigue pareciendo tan interesante y complejo como la primera vez que lo oí. Quizás en estos tiempos de reclusión y cuarentena es hora de volver a ese lugar musical tan rico y sugerente.


Te dejamos por aquí una lista de discos old school infravalorados que te rentará quemarte a lo largo de esta cuarentena.