Tres películas esenciales para aprender de negocios (Parte 1)

Aun no siendo el subgénero más explotado, el tema de los negocios siempre ha tenido cierto tirón en el cine. Y no es que haya una inmensa cantidad de películas que tocan el tema de modo principal, pero la media de la calidad suele ser buena.

La historia de cómo alguien hace un imperio desde la nada siempre nos ha resultado llamativa, y además podemos extraer grandes conclusiones de ellas, al menos si obviamos el ruido y el espectáculo y nos quedamos con el grano en vez de la paja.

¿Por qué nos llaman las películas sobre negocios?

La creatividad, la picaresca, la habilidad, el carisma, saber leer las oportunidades, los grandes empresarios o emprendedores suelen ser astutos (aun sin formación) y ese talento nato es muy llamativo para los directores de cine, que escogen a actores con cierto carácter para que llenen la pantalla.

Pero no solo podemos sacar buenas ideas de sus acciones, sino también de sus omisiones: muchas veces la obsesión por el trabajo acaba por destrozar la familia, y el mismo empresario acaba teniendo éxito económico pero destrozado psicológicamente. 

Mo’ money, mo’ problems.

Hoy desde The Medizine hemos seleccionado tres grandes films sobre negocios. Películas de las que no sólo aprendemos valiosas lecciones, sino cuyo valor cinematográfico es objetivo. Grandes directores y actores para una sesión sobre la construcción de diferentes máquinas de hacer dólares y dólares.

«La red social» (David Fincher, 2010)

El siempre genial David Fincher (y cuando digo siempre, es siempre) se ponía manos a la obra para contar la historia de la red social más exitosa del mundo y lo hacía como siempre: de manera sobresaliente.

Talento y puñaladas en una montaña rusa que acabó siendo la creación más poderosa del mundo en décadas: Facebook.

«El fundador» (John Lee Hancock, 2016)

¿Cuánto nos podría interesar la historia de la cadena de hamburgueserías más grande del mundo? Mucho.

Un efectivo (y poco más) John Lee Hancock se pone tras las cámaras para contar la creación y expansión de McDonald’s en una película que no es una obra maestra pero que es amplificada por el enorme carisma del siempre genial Michael Keaton.

Hamburguesas con queso y traiciones.

«El lobo de Wall Street» (Martin Scorsese, 2013)

Olvida las drogas, las prostitutas y las juergas salvajes y descubrirás que Jordan Belfort (el verdadero nombre del lobo de Wall Street) era un auténtico genio de los negocios.

Martin Scorsese (el director entre directores) dirige a DiCaprio y compañía en una cinta que tiene tantas lecciones de negocios, marketing y comunicación como excesos. Magnífica.


No te pierdas todas nuestras recomendaciones de series y películas aquí.

1 1578934752 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Kanye regala a Kim Kardashian un collar inspirado en una conversación
Anterior → Critican a Justin Bieber por hacer trampas para ser el nº1 en Billboard