fbpx

El rapero se ha comido la industria, ¿o la industria se ha comido al rapero?

Durante el verano de 2011, a mis 16 años, yo estaba plenamente sumergido en el hip hop -y en metal tanto como lo había estado siempre-. Recuerdo estar tumbado en la cama, a la hora de la siesta, en mi pueblo esperando a que el resto de mi grupo decidiese salir de casa para ir a bañarnos al río. En ese momento descubrí -al mismo instante que se descubrió al mundo- el ‘Agorazein presenta: C. Tangana’. Más que un disco resultaba ser un portazo de Antón Álvarez o Crema a su pasado como rapero, y un saludo a su nueva etapa como C. Tangana. Yendo más allá, significaba mucho más, significaba un nuevo momento para el madrileño pero también para el hip hop y la música en general de este país.

Cuando el underground dio caza a un inexistente mainstream

Tenía 16 años, y pese a tener la mente bastante abierta desde siempre -gracias a Dios, y mayormente a familia y amigos- ese disco me chirrió en un primer instante. Siguiendo la historia, esa tarde quien no se bajó al río fui yo, y tampoco salí de casa hasta el momento de ir a beberse unos litros después de la cena. Cuando el resto de la banda me vio, horas después -algo que no es común haciendo vida en el pueblo- todos me preguntaron dónde estaba. A lo que respondí con un claro: “Tenéis que escuchar esto”. Era raro, diferente, pero una vez que superabas ese primer momento de contacto con lo desconocido, te atrapaba por completo.

Y por qué estoy ahora, siete años después, hablando de este disco, os preguntaréis. Firmemente considero que fue la colocación de una primera piedra para lo que vivimos hoy en día. Que C. Tangana y Dellafuente se encuentren en la lista de los 15 artistas españoles más escuchados del mundo. Con la salida de ‘Agorazein Presenta: C. Tangana’ creo que el rapero se dio cuenta de que quería mucho más y que podía llegar bastante más lejos, él y su música -como concepto, no sus creaciones particulares-.

Sin embargo, a primera instancia esto nos vale para explicar cómo se ha introducido el hip hop en la industria nacional. Pero quizás eso no sea del todo cierto. Bien es cierto que los raperos han asaltado las compañías discográficas, las grandes instituciones productoras, las listas de éxitos… ¿Pero es totalmente cierto que lo han hecho con composiciones de hip hop?

En el mainstream, sí, ¿pero es hip hop?

Se ha hablado mucho de ese caballo de Troya que quería colarse en Sony y romperla desde dentro. Pero, ¿qué es lo que realmente vivimos a día de hoy? ¿Es hip hop lo que hace C. Tangana o es simplemente música pop plagada de elementos más propios del rap y el reggaetón? Ojo, que esto no tendría nada de malo. Pero ciertamente en pocas ocasiones hemos visto a raperos rapeando en las listas de éxitos. Un buen ejemplo serían Natos y Waor, que encima por sus propios medios han conquistado números uno y han reunido a más seguidores en sus shows que la gran mayoría de sus compañeros de gremio.

Lo único que digo es que quizás deberíamos de ser más específicos, o no llamar rap, hip hop, trap a cualquier cosa. No está mal que Pimp Flaco se haya montado una banda de pop con la que canturrea con auto-tune. No está nada mal. Pero tampoco podremos decir cuando lleguen los éxitos que “el rapero Pimp Flaco ha llevado el rap nacional al éxito”.

Estamos cansados ya de escuchar que el rap está muerto, y de que C. Tangana hace trap. Y eso se debe a la gran incultura de este país. Quizás sea necesario leer más, escuchar el doble, dejar que los artistas hagan lo que les dé la gana, pero tampoco ser tan cazurros de asegurar que el rap de siempre se ha adueñado de la industria.

En algunos aspectos por supuesto que ha tenido que pasar por el aro, ¡y son palabras del propio C. Tangana! A día de hoy, -la gran mayoría de- las composiciones que han triunfado en territorio nacional contienen más elementos propios del pop, reggaetón y otros géneros que del mismo rap. ¿Y qué? Aún queda mucho recorrido, ya sólo para equipararnos a otros países.

Todo lo logrado hasta ahora es un hito histórico, ¡pero tampoco seamos injustos o mentirosos! Veremos dónde acaba todo esto.


Así ha sido la evolución de El Madrileño desde sus primeros pasos como Crema.

1 1542458186 1519776000
Compartir
Tweet