Analizamos a fondo la carrera de Recycled J en #ElTiempoVuela by Vogel

Artículo co-escrito por Jose Trives y Natalia Warrior.


El tiempo es un peligro y, a la vez, una bendición, todo depende del prisma desde el que se mire. En el caso de un artista musical, esta máxima se cumple al dedillo.

Por un lado, el paso del tiempo puede convertirse en una poderosa arma con la que evolucionar el sonido hasta la excelencia. Por otro lado, también puede terminar siendo el enemigo que asesta el golpe definitivo a una carrera de dudoso éxito.

¿Cómo ha volado el tiempo para Recycled J?

Cuando hablamos de tiempo y artistas, nos vemos obligados a mentar al señor Recycled J. El joven madrileño, que presentó recientemente el videoclip de ‘Por La Pasta’ -corte incluido en su último trabajo ‘City Pop’-, es un claro ejemplo de cómo aprovechar cada minuto para pulir fallos y explotar virtudes.

Ya sea como Cool o como Recycled J, la realidad es que Jorge Escorial siempre ha sido capaz de mantenerse en lo alto de una escena que se ha vuelto más exigente a medida que avanzaban los años. ¿El motivo de su éxito? Puede que sea su capacidad de adaptación o que, simplemente, su talento supera la media.

La carrera de Jorge Escorial ha ido ligada al éxito desde sus inicios. La explosión del rap underground madrileño con nombres como Crema -hoy en día, C. Tangana-, Charlie, Nasta y demás salpicó de lleno a un Recycled que, por aquel entonces, todavía andaba haciendo sus primeros pinitos musicales junto a Nova en ese trabajo llamado ‘Desde Siempre y Para Siempre’.

Si sois fans de la escena urbana española desde hace años, recordaréis esa época dorada con cariño, y tendríais que recordar seguro al Cool de Prefijo91 y sus hits un poco anteriores, y es que ya por aquél entonces hacía con su música lo que le daba la gana. No sonaba igual que nadie más en España, pero sonaba mucho más allá de la ciudad de Madrid, y lo hacía bien alto.

Nova y Cool. Cool y Nova. Una dupla que tan buenas sensaciones causó siempre gracias al contraste entre la gravedad de la voz de Nova y al dominio de las combinaciones más melódicas por parte de Cool. Letras desgarradoras que bailaban entre las tardes de parque y litros y los desamores más sombríos. Un estilo musical que caló muy hondo entre una audiencia que demandaba este rollo.

En mitad de todo este jaleo, por supuesto, no podemos obviar la explosión de Natos y Waor como máximos exponentes del sonido madrileño más guarro y descarado. Abanderados de salir un jueves y volver un lunes a casa, el exitoso dúo no tardó en caer rendido ante el dinamismo que ofrecía Jorge, que por aquel entonces ya se había destapado como un fabuloso creador de hooks.

Así fue como surgió la primera parte de ‘Hijos De La Ruina’, proyecto de tracklist reducido en el que narraban sus delirios más amargos. Una especie de Cara B que les dejaba expuestos como seres humanos y, a la vez, una demostración clara de que el éxito no conduce necesariamente a la felicidad eterna.

Volveremos al trío imparable que suponen estos tres más adelante, pero hagamos de nuevo un retroceso a esos tiempos mágicos de P91 que mencionábamos antes.

Prefijo91: demostración de carácter y estilo

Por supuesto, la unión de Cool con Natos y Waor marcó un punto álgido dentro de una larga carrera de colaboraciones. Sin embargo, sería imposible que nos olvidáramos de Prefijo91, el grupo de sus amores. Prefijo era a Recycled J lo que vuestra casa es para vosotros después de un festival de una semana.

Y, claro, no podemos recordar a Cool como es debido en esta época sin hacer mención a ‘Ven a pudrirte conmigo’, posiblemente su mayor banger en solitario bajo su primer aka. En la actualidad marca alrededor de dos millones y medio de reproducciones en YouTube, pero en nuestros corazones llenos de nostalgia hay muchísimas más.

A partir de ese momento llegaron varios intentos de profesionalizar la marca de Prefijo 91, pero todo se quedó en una amalgama de sencillos que, a día de hoy, todavía seguimos disfrutando.

La verdad es que escoger un solo tema de P91 sin volverse crazy es casi imposible. Todo estaban cargados de mensajes crípticos que iban mucho más allá de las letras convencionales que hacía el resto. La voz de Cool siempre le ponía la guinda a los temas, y es que aparte de combinarse de maravilla con Zhas y Nova Mejías, tenía una capacidad asombrosa para componer estribillos de lo más pegadizos.

Os suena eso, ¿no? El Recycled de la actualidad sigue teniendo esa cualidad pero mil veces más desarrollada… Si inviertes bien tu tiempo, aprendes a evolucionar continuamente y potenciar tus mejores cualidades. Y encima, disfrutas durante el proceso, ¿qué más se podría pedir? Hay gente que nace para eso.

Antes de abandonar esta época, en la que aún no podíamos ni hacernos una remota idea de todo lo que estaba por venir por parte de Cool -cambio de aka incluido-, una breve mención a un trabajo que seguro habéis quemado mil veces en YouTube.

Sí, sabemos que lo echabais en falta. En aquella época donde todavía era más que factible sacar temas sueltos y pequeños trabajos -ya sabéis, ahora, en pleno 2019, parece que no se pueda sacar nada sin clip o la gente no lo verá- disfrutamos de ‘Gallinejas y Entresijos’.

Esperamos de corazón que no llegues tarde a escuchar esta pequeña Caja de Pandora de temazos. Pero bueno, por si acaso, ahí va. Son seis minutos, cuatro temas, puede que corras riesgos de ponértelo en bucle, te avisamos:

Nuevas fronteras: «Cool vs. Recycled J»

Y llegó el momento de dar el salto. Muchas colaboraciones, muchos singles y varios clips después –saraut a los videos de Cool n’ Grove de los que nunca más podremos disfrutar-, Jorge estaba listo para llevar su música al siguiente nivel. Y, como es natural, un lavado de cara era lo propio para que su público empezara a entender lo que estaba a punto de pasar.

Podríamos decir que a Cool no le costó tantos dolores de cabeza como a Crema hacer que sus fans entendieran sus cambios. Por otro lado, siempre había estado fuera del molde, así que verle experimentar con nuevos sonidos no se le hacía raro a casi nadie.

Así, entraba en una nueva etapa en la que lanzó una serie de temas que ya dejaban claro que estaba teniendo una disputa interna intentando discernir entre su aka actual y el que tenía por aquél entonces. ‘R E L I G I O N’, ‘R U N’ y ‘M O N D A Y M O R N I N G’ abrían el camino al futuro:

Y llegamos al año 2016, cuando casi nos explota la cabeza viendo el camino que tomaba Recycled -en el mejor de los sentidos, of course-. Se sacó de la manga ‘B.L.O.W.’ junto a Ezzem, un cuidadísimo EP titulado ‘S.A.D.’ y también ‘THREESOME’, y bueno, de la segunda parte de ‘Hijos de la Ruina’, ¿qué podríamos decir?

Ahí, Natos y Waor estaban empezarlo a romper sus propios límites, y aunque ya sabéis lo que reza el dicho -eso de que las segundas partes nunca fueron buenas-, al público le encanto este remember gratuito transportado a la actualidad. Sin duda, una jugada maestra por parte del trío madrileño:

El abanderado del nuevo pop

Aunque disfrutar de Recycled con sus fellas de siempre pone de buen humor a cualquier fan del underground madrileño de esos años, que se probase al lado de One Path fue más que un acierto.

Juntos formaban una energía magnífica que trasciende en todos sus temas conjuntos, y pudimos disfrutar de la química que comparten en ‘#Milagro’ (2017). Aquí nos encontramos con un Recycled que está cien por cien en su salsa y que combina su sonido con absoluta facilidad con el de Path. ‘Muertito de la pena’, ‘Fe’ o ‘Quémalo’ nos dejaban claro que definitivamente Recycled había encontrado el sonido que buscaba.

Ya sabéis, todo es cuestión de mucho amor por lo que haces e invertir bien tu tiempo.

Y entonces, así por la cara, Recycled J decidió que era hora de poner el broche a su obra. De abrirse por fin al mundo con un producto completo y bien desarrollado.

Y bueno, muchos coincidimos en que sin duda su jugada magistral junto a Ana Sotillo, TrapGame.Edits y compañía, valió la pena. Una estrategia de marketing millennial as fuck y que le puso en boca de todos antes del lanzamiento de su álbum ‘Oro Rosa’.

Dulce y entretenido, fresco y honesto, pero sobre todo muy cuidado, así sonaba el proyecto, que el público recibió con los brazos abiertos y el sombrero en el suelo, aplaudiendo todo el circo que se había montado a través de Instagram.

Y llegamos al presente, a la última fase, a la sofisticación extrema del sonido de Recycled de la mano de Selecta, con el que ha presentado este mismo año su último álbum, ‘City Pop’.

Un trabajo cargado de referencias y buen gusto, en el que podemos seguir viendo en cierta manera a aquel Jorgito que entonaba las frases más punzantes, pero que ha evolucionado con el paso del tiempo a algo muchísimo más elevado a nivel musical. Ya no es simplemente un beat al que se le clava bien una letra encima, sino todo un sonido propio que va ligado también a su propio imaginario.

Aesthetics cuidadas y mucha elegancia para un proyecto que secunda totalmente la idea de que Jorge Escorial no para de mejorar con el paso de los años.

Desde sus inicios hasta hoy nunca ha parado de sorprendernos ni de buscar formas de renovarse sin traicionar a su esencia, ¿con qué otras fantasías nos alucinará en el futuro? Tendremos tiempo para verlo.


Lo que también es un símbolo de elegancia, y seguro le quedaría a Recycled J como hecho a medida, es un Vogel. ¿Aún no sabes de qué hablamos?

1 1561590675 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Cardi B se desnuda en todos los sentidos en el videoclip de 'Press'
Anterior → Vans anuncia el lanzamiento de su colección dedicada a Frida Kahlo