Analizamos ‘Free Spirit’ de Khalid y por qué deberías escucharlo

Cuando Khalid se lanzó a componer su segundo álbum de estudio, se encontró con un problema principal: ¿cómo se supera la perfección? Es más, la pregunta podría ir más allá y entrar en cuestiones relacionadas con la viabilidad real de llegar a alcanzarla siquiera, pero no vamos a entrar en ello porque, para empezar, no somos Khalid.

‘American Teen’ fue un soplo de aire fresco para la escena musical, más aún teniendo en cuenta que se trataba, tan solo, del primer álbum de estudio de un chaval jovencísimo criado en El Paso con las inquietudes de precisamente eso, un chaval joven. Lo que probablemente no esperaba Khalid es que ese trabajo, a la postre, se convertiría en un problema. No por él, más bien porque cuando pasas de 0 a 100 a la primera las expectativas que se crean sobre ti y tu trabajo son tan altas que es imposible no decepcionar.

Pero bueno, para eso está la música, ¿no? Para hacer que lo imposible se convierta en un juego de niños. Y a Khalid le gusta jugar porque, pese a toda la fama y todo el éxito que puede tener entre manos, a veces se nos olvida que sigue siendo un chico de 21 años. Con el mundo a sus pies, sí, pero de tan solo 21 años.

‘Free Spirit’, madurez musical pero en la zona de confort

En el poco tiempo que lleva de carrera, esta auténtica bestia musical ha nacido, crecido, y madurado hasta el punto de convertirse en un peso pesado de la industria. Ya nadie cuestiona su capacidad para sorprender. Si en su primer álbum y, más adelante, en su EP llamado ‘Suncity’, observamos los coqueteos de una persona llena de vitalidad y ardiendo en deseos por comerse el mundo entero.

Ahora, con el lanzamiento de ‘Free Spirit’, caemos en la cuenta de que hasta el tipo con la sonrisa más grande de toda la escena internacional necesita también una pequeña dosis de reflexión.

Hay tristeza en el segundo trabajo de Khalid, pero eso no quita que también tenga temas de esos que te ponen a bailar a solas ante la incrédula mirada de tus vecinos. Porque esa es la magia que tiene en su voz, que hasta la palabra más sad te anima el día cuando sale de sus labios.

Muchos artistas, cuando se quedan sin ideas, recurren a rellenar el tracklist de sus trabajos con mil y una colaboraciones. Esto es algo que suele resultar bastante efectivo cuando se busca la reproducción fácil, pero Khalid es tan grande que se basta consigo mismo. Dentro de su listado de temas tan solo cuenta con dos ayudas vocales, la de SAFE y la de John Mayer, ¿para qué más? Nadie narra mejor una historia que su creador.

Para algunos críticos y parte del público de Khalid, este ‘Free Spirit’ no ha sido tan arriesgado como esperaban. Están en lo cierto: es un álbum que no se sale mucho de la línea que podíamos esperar de este artista, pero aún así está trabajado con mimo. A pesar de que el mismo Khalid confesara que alguno de los temas lo escribió en 10 minutos, ¿cómo vamos a juzgar todo el trabajo de producción y composición más allá de las líricas solo por eso?

Un álbum fácil de escuchar de inicio a fin

En estos tiempos de singles y mixtapes sin mucha coherencia, por suerte vuelve a estar poniéndose de moda el trabajar proyectos que tengan una concordancia a lo largo de toda su duración. A ‘Free Spirit’ no podemos negarle ni un poquito de coherencia: encontramos a un Khalid que se sumerge en lo más profundo de sí mismo para hablarnos en la mayoría de temas de su topic estrella -el amor-.

Y lo hace balanceándose sin problema y jugando con gracia entre el pop y el R&B mayormente, aunque si buscáis con recelo encontraréis tintes de muchos más géneros en alguno de los temas.

De ‘Talk’ no vamos a hablar porque ya lo hicimos en su momento, es un tema genial que funciona perfectamente como single y que le da un toque de color -musical, aunque el vídeo está plagado del mismo- a todo el álbum. Si buscas la balada perfecta para dedicarle a tu bae, las vibras de ‘Bluffin’ son perfectas para que se re-enamore de ti.

‘Paradise’ es un corte de lo más wavy, habla sobre intentar escapar de tus propios monstruos y de cómo a veces es imposible, pero la vida hay que disfrutarla anyway‘Right Back’ tiene mucho rollo y tanto ‘Hundred’ como ‘Twenty One’ son temas de lo más pop, que estamos bastante seguros de que terminarán sonando en muchas emisoras -incluso españolas, sí-.

Si buscáis el rollo más R&B de Khalid habría que decantarse sin duda por ‘Self’, tiene rollazo y os pondrá de buen humor y con fuerzas para afrontar lo que sea. Y, en fin, no queremos destriparos del todo el álbum porque queremos escuchar también vuestras opiniones, pero a pesar de su cierta previsibilidad podemos decir que es más que potente para ser el segundo álbum de estudio de alguien que con el primero ya tocó el cielo.

Disfrutad de los 17 tracks que componen ‘Free Spirit’, como os hemos dicho, de principio a fin. Dejad que las vibras de Khalid os empapen y que su dulcísima voz os haga de mecedora. Todo lo demás ocurrirá solo. Si necesitáis poneros todavía más en el mood, os recomendamos encarecidamente que veáis el documental que salió como apoyo al disco. No tiene desperdicio.


Este artículo ha sido co-escrito por José Trives y Natalia Warrior.


¿Sabes qué otro disco ha pasado a la historia sin lugar a dudas? El ‘Muddy Waters’ de Redman, y te contamos por qué aquí.

1 1554840461 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Arrestan a Boosie Badazz en Georgia por posesión de drogas y armas
Anterior → Supreme y Jean Paul Gaultier sacarán una colección esta semana