Analizamos a fondo la magia de Future en ‘The WIZRD’

Future is back. El pasado viernes, el legendario artista de Atlanta, como todo mago que se precie, agitó su varita y se sacó de la manga un as con la de forma de ‘The WIZRD’, su nuevo álbum. Es el séptimo en la cuenta de Hndrxx y el primero, casualmente, desde ‘Hndrxx’.

Estamos ante un trabajo que tiene una carga introspectiva elevada. Tan solo dos colaboraciones en un mar solitario. Es él contra el mundo o, más bien, contra una versión de sí mismo que le lleva persiguiendo durante mucho tiempo. Hay mucho de pasado en Future.

¿Qué tiene Future que engancha tanto? Tiene la magia de los más grandes y, a su vez, el honor de haber dado a luz a un sonido propio que le permite mantenerse en la cima siete años después de reventar la escena con ‘Pluto’. Por eso, tras unos días de cortesía para escuchar, reescuchar, amar, odiar y empaparnos completamente del espíritu del último trabajo de Hndrxx, traemos nuestras primeras impresiones.

Un repaso a la carrera de Hendrix antes de ‘The WIZRD’

Antes de meternos de pleno en el análisis del último disco de Future, tiene sentido que echemos la vista atrás para entender mejor hasta dónde hemos llegado.

Aunque llevaba haciendo música desde hacía ya tiempo, el salto definitivo de Future se concretó en 2012. Tras el lanzamiento de ‘Astronaut Status’ fue elegido entre los freshmen de la XXL Magazine, el medio de referencia para cualquier artista que esté haciéndose un hueco en el panorama norteamericano.

Un par de meses después ‘Pluto’ vio la luz. Fue el nacimiento del Future actual, y su primer trabajo con Epic Records, la misma discográfica con la que ha sacado ‘The WIZRD’.

Pero el camino de Future, a pesar de ir desde ‘Pluto’ a ‘The WIZRD’, ha pasado por diferentes fases en cuanto a sonido, letras y repercusión en la escena.

En ‘Pluto’, Future jugaba con el imaginario del espacio que ya había empezado a utilizar en ‘Astronaut Status’. Para él su álbum era de un nivel superior, trascendía lo que se estaba haciendo en ese momento; y no se equivocaba. En una entrevista con Complex decía:

Este es el tipo de música que hago: música de astronautas. La gente no entiende lo que digo, pero es grande. Más grande que la vida. (…) Cuando escuchéis este disco dentro de un año todavía vais a seguir flipando.

Con solo escuchar algunos temas del disco como el remix de ‘Magic’ junto a T.I., ‘Astronaut Chick’ o ‘Turn on the Lights’ se puede ver a un Future muy seguro de sí mismo, haciendo unos temas que no sonaban a nada parecido de lo que había en la escena en ese momento. Una pieza fundamental en los inicios del trap tal y como lo conocemos.

Sacks Fifth Avenue, voy a intentar comprarte la avenida entera
eres una astronauta, cariño, todo lo que hacemos es nuevo

Aqui vemos a un Future que todavía no ha alcanzado la fama y el dinero suficiente para satisfacer sus sueños. Todavía utiliza el futuro para fantasear con su ‘Astronaut Chick’. Algo diferente a lo que veremos en sus siguientes trabajos

El siguiente trabajo clave en su carrera fue ‘Honest’, a pesar de dejarnos mixtapes impagables para entender la evolución del género como ‘No Sleep’ junto a DJ Esco.

El salto de ‘Pluto’ a ‘Honest’

En ‘Honest’ vemos que ya ha alcanzado otro nivel. Con colaboraciones de Kanye West, Pharrell o André 3000, vemos a un Future que, a diferencia de otros artistas que llegan a la fama y empiezan a experimentar con sonidos que le vienen de otros músicos y experiencias, se convierte en la luz que más calienta para toda la escena.

Todo el mundo quiere un poco de lo que Future tiene.

La autenticidad y el compromiso con los ritmos de Atlanta que le dieron la fama es inquebrantable. De ‘Honest’ podríamos rescatar al menos media docena de grandes temas. Nos quedamos con ‘I Won’, junto a Kanye, por lo que supone en cuanto a evolución desde los lyrics que rescatamos de ‘Pluto’.

En ‘I Won’ vemos que Future ya sabe que ha conseguido aquello que anhelaba, por lo menos sabe que puede seguir su ascenso a la cima desde una posición más confortable. En este tema nos deja lyrics como:

Dices que el dinero no importa, importa el tiempo y los recuerdos
y ahora ese culo está creciendo y se que es por mi
se que es por mi,
se que es por mi, te mantengo a salvo
sean quienes sean los/las que llamen a la puerta, ellos saben que tienen que esperar hasta que hayamos terminado

Vemos a un Future en un mood muy diferente al principio. El deseo ha dado paso a la satisfacción y eso se nota.

Es un trabajo más personal que los anteriores. Future se abre a los fans dejándonos canciones con más mensaje y que necesitan más escuchas para enganchar a aquellos que le siguen desde el principio, la gente de las calles.

Y es que Future no es sólo imprescindible para entender el trap en sí, si no como género musical de masas.

El ascenso de Future hasta el top de los tops

Para la salida de ‘Monster’, Future ya había roto con Ciara y los temas pasaron de tratar a un Future más estable a una máquina de hacer hits y dinero -drogas mediante-.

Esta etapa se prolonga en sus siguientes trabajos, y le da para dejar tres cimas del género que dentro de años se recordarán como las grandes etapas de artistas pioneros en sus épocas como los Beatles o Madonna: ‘Dirty Sprite 2’, ’56 Nights’ y ‘What a Time to be Alive’, este último junto a Drake. Igual que Bob Dylan les enseñó las drogas a los cuatro de Liverpool, Future metió en el trap a Drake.

Después de un 2015 apabullante, cantándole a las drogas, a la fama y al dinero, Future se calmó. En ‘EVOL’ llegó y se veía a un Future que bajó de velocidad, volvió con un álbum más parecido a ‘Honest’. ‘Low Life’, ‘Ain’t No Time’ o ‘Xanny Family’ hablan más de sentimientos y menos de hacer cosas.

A partir de aquí la carrera de Future se divide.

Por un lado tenemos sus mixtapes y álbumes de «trap puro», como ‘Slimey Season’ o ‘Beast Mode 2’; por otro sus colaboraciones con artistas internacionales más cercanos al pop (desde Maroon 5 a Taylor Swift), y por otro su asalto al trono del nuevo trap, un género ya más que asentado en el mainstream. Le salió todo bien.

De esta última parte es obligado destacar ‘FUTURE’ y ‘HNDRXX’, con los que consiguió dos nº1 de Billboard en dos semanas consecutivas. Pero…¿cómo?

Con una combinación perfecta. ‘FUTURE’ Y ‘HNDRXX’ son las dos mitades del nuevo Future. Mientras que el primer álbum sigue la receta de los egotrip, los temas en solitario y pasa por todos los tópicos del trap que él mismo perfeccionó, el segundo es una ventana abierta a ritmos más pausados y más R&B, con letras más sentimentales donde se enmarca ‘Sorry’, una carta de amor y arrepentimiento a una Ciara de la que se sigue acordando cinco años después.

Las cosas pueden ponerse feas cuando eres una leyenda
forma de caramelo, es una Halle Berry el dinero gobierna
todo lo que cercano a la música el juego está dopado,
todos consumen coge el puto carbón,
golpéalo con eso no voy a mentirte, tengo mis asuntos.

Este cambio, la aceptación de sí mismo y de cómo han sido las cosas, su salto a la fama, el daño que ha hecho y lo bueno y malo que ha significado eso es lo que le trae directamente a ‘The WIZRD’.

‘The WIZRD’: el disco perfecto para resumir la magia de Future

Con ‘The WIZRD’, en palabras del propio Future -o como prefiere llamarse a si mismo ahora, Future Hndrxx-, el de Atlanta intenta poner fin a una era.

A esta que hemos repasado aquí.

Future siempre ha estado aquí, y eso se puede ver con temas como ‘Jumpin on a Jet’; sin embargo, la «parte Hendrix” ha ido evolucionando con los años. Llegando al final, que fue su coronación por separado hace ya dos años con estos dos álbumes consecutivos.

Ahora Future pone fin a esta etapa aunándolo todo en este trabajo increíble que es ‘The Wizrd’ donde, si nos fijamos bien, podemos ver todo lo que hay detrás de esto.

Repasando los temas nos hemos encontrado con auténticas joyas.

‘Never Stop’ es un corte tan duro para comenzar que, realmente, decir que el trabajo de Future mantiene la línea es un auténtico piropo. El beat que se sacan de la manga Billboard Hitzmakers y ATL Jacob -una de sus múltiples manos derechas- envuelve de una atmósfera íntima un corte que, ya de por sí, es muy introspectivo.

Me hice rico y me maldijeron
desde que tengo éxito me envidian
intentando sacar al demonio, puesto de prometazina
intentando mostrarte mi amor, pero no me entiendes.

El Future de siempre, el de las fiestas, el de los coches caros, las drogas y toda esa vida de canalla que tantas alegrías -y tristezas- le han brindado a lo largo de su carrera lo encontramos precisamente en ese adelanto que fue ‘Jumpin On a Jet’. No es el único tema en que saca a relucir este lado suyo, pero sí uno de los más pegadizos del álbum en ese sentido.

En ‘Rocket Ship’ -del que se acaba de estrenar el videoclip, por cierto- nos topamos con una oda a los efectos que la droga provoca en el organismo de Hndrxx. Los estupefacientes llevan al legendario artista a explorar sensaciones cercanas a viajar a la altura de un cohete.

Otro de los temas que apoyan esa carga introspectiva que hemos comentado previamente es ‘Tempation’. Future tiene ganas de ser honesto, mira dentro de sí mismo y empieza a mostrar sus intenciones de iniciar una batalla contra sus vicios -que no son pocos-. Drugs got me savage.

Y de vicios habla también -aunque son de otro tipo más sanos- ‘Crushed Up’, el quinto tema del álbum. ¿A qué nos referimos? Pues al amor incondicional que siente por los diamantes. Ya sabéis que Hendrix es de esos a los que les encanta ir iced out allá donde vaya, así que al menos una oda a las joyas teníamos que encontrarnos en ‘The WIZRD’.

En el siguiente tema no hay mierda introspectiva. ‘F&N’ prepara la entrada en escena de las armas, uno de los símbolos de la cultura trap y, por supuesto, temática fetiche muy recurrida por parte de Future en muchos de sus tracks.

Metidas ya de pleno en el trap nos encontramos pues con ‘Call The Coroner’. Abran paso al rey, al éxito hecho persona. Future se compara a sí mismo con un magnate de las drogas para ejemplificar su éxito dentro de la escena musical. Siempre ha recurrido al enaltecimiento de su propia figura para responder a las críticas, y este tema es solo otra muestra de ello. No te metas con el maestro.

Otros temas reseñables podrían ser ‘Stick To The Models’, que habla de mujeres, la mayor perdición de Future, y está producido por Jambo y ATL Jacob u ‘Overdose’, que habla de sobredosis, pero no de drogas. Swag overdose en este caso: marcas caras para Hendrix, que le encantan.

Merece sin duda una mención especial también ‘Krazy but True’, donde
Future, como perro viejo de la industria musical que es, ha desarrollado una actitud un tanto cascarrabias con las nuevas generaciones de artistas. Él se considera precursor de todo este boom de la cultura y música urbanas y, claro, pide un poco de respeto. Sin olvidarnos de los featurings con Travis Scott, Gunna y Young Thug, que le ponen la guinda al pastelito.

¿Que por qué tienes que escuchar ‘The WIZRD’?

Real que nos costaría imaginar a alguien haciéndose esa pregunta, pero bueno, sabemos que es posible. A ver, pues tienes que escuchar ‘The WIZRD’ porque si no igual te pierdes uno de los discos del año. Esto es así.

‘The WIZRD’ es un canto de sirena para el público más nostálgico. Future mantiene la fórmula que tan buenos resultados le ha dado siempre y que, desde luego, va a seguir haciéndolo ahora. Si algo funciona de maravilla, ¿para qué cambiarlo?

Hndrxx ofrece a sus fans exactamente lo que quieren. Volvemos a hablar de pink molly, fiestas descontroladas y todo el poder y riquezas que ha ido atesorando a lo largo de su exitosa carrera. Sin embargo, parece que hay un primer esbozo del Future que tiene intención de salir un poco de ese ambiente. Sigue oliendo a lean, pero no con la misma intensidad que en otras ocasiones.

Los veinte cortes son más que necesarios para entender el mensaje de Future.

Es un trabajo compacto hasta decir basta, que no tiene subidas ni bajadas de rendimiento a lo largo de su escucha. No hace falta encontrar un banger que destaque por encima del resto, pero tampoco es necesario buscar música de relleno en ‘The WIZRD’.

Todo permanece muy estable y eso es un síntoma de lo cómodo que se puede encontrar un artista cuando da con la tecla. Os presentamos a una auténtica máquina industrial de sacar música.


Artículo co-escrito por Jose Trives y Luis M. Maínez


Ojalá Future tuviera unas M2K de The Medizine personalizadas como las que regalamos, pero no. ¿Las quieres tú junto a un felpudo exclusivo? ¡Participa ya en nuestro sorteo!

1 1548270093 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Yung Pinch y Lil Skies regresan con el videoclip de 'Nightmares'
Anterior → Future vuela como un cohete en el clip de 'Rocket Ship'