Historia del R&B: las mejores canciones de Babyface

Como productor musical, ejecutivo, escritor, compositor y cantante, hablar de lo mejor del R&B de los noventa es hablar obligatoriamente de Babyface.

Nacido en Indianapolis como Kenneth Brian Edmonds en 1959, Babyface comenzó a escribir canciones -especialmente de amor- como modo de vencer su timidez y de ese modo llegó a tocar como guitarrista y teclista para iconos del funk como Bootsy Collins (creador del apodo de Edmonds) o «Manchild».

Poco después el artista comenzaría su carrera en solitario y de ahí llegaría a lo más alto del género, siendo casi un revolucionario dentro de su estilo musical conservador.

De ser músico para otros artistas a lo más alto de la fama mundial

Y así en 1986 comenzaría con «Lovers» una carrera en solitario que le llevaría a la fama mundial a finales de la década y con la que se establecería en los noventa, componiendo incluso para Michael Jackson (aunque la lista de artistas es inmensa).

Y es que Babyface ha sido tan completo que ha escrito algunos de los mejores hits de terceros a la vez que llevaba adelante su propio estrellato, algo que no es sencillo.

La voz suave, la guitarra española, las cortinillas y la temática sentimental (en todos sus niveles y momentos) son las características de un artista que ha creado algunas de las más bonitas canciones de amor de diferentes décadas, cosa que teníamos que homenajear. De ese modo, aquí tienes los cinco mejores temas de un artista tan emocional como lleno de talento.

‘Whip Appeal’ (1990)

Preciosa canción (un poco fruto de su tiempo) en la que ya vemos todos los tics musicales que aprendimos a amar en Babyface. Indispensable no perderse el vídeo musical que acompañó al single para volver a la época por todo lo alto.

‘This is For The Lover In you’ feat. LL Cool J (1996)

Estábamos a mediados de los noventa y Babyface se adaptaba a los tiempos con este single, aunque provenía de un álbum («The Day») que era básicamente de baladas.

Una percusión de rap, violines, la suave voz de Babyface y las rimas de LL Cool J para una canción que sigue sonando cool.

‘When Can I See You’ (1994)

La definición musical de Babyface hecha canción, en la que no falta su habitual guitarra española. Una canción sentida, sincera, dolida y tremendamente emocional para esa especie de desgarro y lamento que sería la bandera de gran parte de la carrera del artista.

‘Every Time I Close My Eyes’ feat. Mariah Carey & Kenny G. (1997)

Una preciosidad de canción en la que (si entras) acabarás con los pelos de punta. Lo mejor de las producciones de los años noventa en la prueba de lo bueno que llegó a ser escribiendo y componiendo el cantante.

Sigue sonando tan bien como en 1997.

‘Tender Lover’ (1989)

A los que en Europa conocieron a Babyface con sus emotivas baladas les llamará la atención esta canción mucho más cercana al New Jack Swing. Un tempo rápido, una batería pronunciada, influencias latinas y un jovencísimo artista demostrando que todo el mundo tiene un pasado (aunque sea lleno de talento).


Y tras la trágica muerte de Pop Smoke nos preguntamos: ¿acabará algún día la violencia en el rap?

1 1582466078 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Repasamos la historia de los Jackson: del maltrato a la leyenda
Anterior → 5 artistas top de los 90s y los 2000 de los que nadie se acuerda