fbpx

Rap en las alturas: es hora de volver a ver «Soul Plane»

Desde que el género ghetto tuvo su boom en el cine a finales de los ochenta hasta comienzos del 2000, hemos visto un montón de producciones, aunque casi todas contaban -con ciertas variaciones- más o menos lo mismo.

Crecer en un barrio pobre, vivir en una familia monoparental, las pandillas, la venta de drogas, el racismo o la violencia policial.

No es que sean temas baladís, pero sí se han convertido en previsibles y recurrentes, obviamente por formar parte de una triste realidad que debería ser de otro modo.

La cosa es que incluso cuando se trata de comedias (como el caso de la maravillosa «Los colegas del barrio») las propuestas suelen basarse en los mismos tics. Es por ello que cuando a lo largo de la historia nos han llegado producciones que se alejan de eso, nos alegra sobremanera.

Aunque tampoco es que vayan a ganar un Óscar de la academia… Ni falta que hace.

«Soul Plane»: una historia tan loca como surrealista

Dirigida en 2004 por Jessy Terrero (cuya carrera se ha basado posteriormente en capítulos para series), «Soul Plane» nos cuenta una historia tan alocada como surrealista. Un tipo llamado Dakwon (interpretado por Kevin Hart) gana nada más y nada menos que 600 millones de dólares con una demanda y no decide hacer otra cosa que lanzar su propia compañía aérea. Hasta aquí la cosa pinta bien, ¿no?

Por supuesto, la empresa de aviación estará enfocada al público afroamericano y tendrá todas las características necesarias para complacer sus gustos, al menos en la teoría. Como era de esperar, la cosa no será tan sencilla y el primer vuelo tendrá sus dificultades, lo que dará lugar a momentos tan complicados como hilarantes.

«Soul Plane» es una comedia de sal gruesa que da justo lo que promete, ni más ni menos. Algunas ideas originales junto a otras más previsibles se dan cita en un guión en el que no hay lugar al aburrimiento, aunque tampoco busques ninguna trascendencia. Pero eso ya te lo podías imaginar.

Las apariciones de Snoop Dogg, Method Man, Mo’Nique, Sofia Vergara o John Whitherspoon aderezan una película que funciona sobre todo por lo singular y novedoso de su idea, que se aleja sobremanera de lo que habíamos visto hasta el momento dentro del mismo nicho.

Siempre que sepas a lo que vas, «Soul Plane» te ofrece casi hora y media de entretenimiento ligero, humor sencillo y caras conocidas. Un compendio entre esparcimiento básico y una propuesta llamativa para alejarnos un poco de los bloques de ladrillos y los bancos del parque pero seguir teniendo nuestra ración de género ghetto.

¿Quién no querría volar junto a Snoop Dogg?


Puedes encontrar todas nuestras recomendaciones de series y películas aquí mismo.

1 1583182327 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Kidd Keo nos acerca a Rockport con Dark Polo Gang en 'LOCO'
Anterior → Flavor Flav es expulsado de Public Enemy tras más de treinta años