Ordenamos todas las películas de Star Wars de peor a mejor

A la mayoría de personas, cuando uno habla de «Star Wars» (al menos de la trilogía original) se le pone una sonrisa en la boca. Una cara de felicidad que representa muchas cosas, y es justo eso lo que no son capaces de entender aquellos que no conectan.

Y es que «Star Wars» es muchísimas sensaciones y emociones, y a muchos niveles diferentes: es entretenimiento, aventura, diversión y llevó al cine como nadie esa capacidad de maravillarnos, pero es muchas cosas más, es mucho más grande.

estaba claro - Ordenamos todas las películas de Star Wars de peor a mejor

Estaba claro, ¿no?

No en vano, George Lucas cogió un poco de «Kurosawa», de «Flash Gordon», de «Centauros del desierto» y muchos otros westerns, de Dune, de Robin Hood y todo el género de aventuras clásicas y de muchísimos sitios más, dando lugar a una amalgama ecléctica, completa y dinámica que sabe más de lo que cuenta.

También podemos hablar de la construcción de personajes, de la perfecta construcción del ritmo, de la música de John Williams, de lo que supusieron esos efectos especiales para la época y todo el diseño de producción e incluso de lo acertadísimo del casting.

«Star Wars» fue gestada bebiendo de numerosas y diferentes influencias

Y tras la trilogía original llegaron las secuelas con su abuso del CGI y la infantilización del producto, la compra de la franquicia por parte de Disney y las nuevas películas , así como los spin offs y lo que queda por venir.

Lo que venía a arreglar esa decepción que supusieron «La amenaza fantasma» y «El ataque de los clones» (el cierre con «La venganza de los Sith» fue más que digno), en las películas nuevas duró poco. Una notable «El despertar de la fuerza» y una irregular «Los últimos Jedi» que venía a repetir los mismos errores de las precuelas.

De esa manera y sin entrar más en detalle, nos pareció interesante ordenar las películas de peor a mejor (siempre bajo el criterio de los aquí firmantes) y hacer una pequeña reseña sobre cada una de ellas, sin intención de crear polémicas pero siempre siendo absolutamente sinceros con nuestra opinión de cada una.

Volvamos a la galaxia, esta vez en orden de calidad y de menos a más:

«Los últimos Jedi» (2017)

Difícilmente otro episodio ha dividido tanto a los fans. Las expectativas creadas en «El Despertar de la Fuerza» (dirigida por JJ ABrams) se ven truncadas en este punto de inflexión provocado probablemente por el cambio de director y de visión.

Desconocemos los motivos que pueden haber llevado a este volantazo por parte de los jefazos de la saga, pero todo parece indicar mucha intencionalidad de atraer a nuevo público a la franquicia. Desde luego parece que lo han conseguido, pero ¿a qué precio?

«Star Wars: Episodio I – La amenaza fantasma» (1999)

Para hablar de esta película es inevitable remontarse al momento de su estreno. Solo con los actuales grandes estrenos de Marvel, podríamos hacernos una idea del nivel de las expectativas vividas en ese momento.

Lucas tiró la casa por la ventana para contar la historia de Anakin Skywalker e hizo acopio de lo mejor de lo mejor, incluyendo a su casi eterno compañero de viaje John Williams, pero se olvidó de contar una buena historia.

Y es una lástima, porque esta película planta los cimientos de casi todo el «lore» de Star Wars que veríamos en el futuro, pero pese a que podemos salvar algunos de los personajes, ya sea Obi Wan Kenobi o Qui-Gon Jinn, el resto se encargan de tumbar una aventura que debería ocupar un lugar de privilegio en nuestros recuerdos por el simple hecho de ser el inicio de todo.

De Jar Jar Binks mejor ni hablar.

«El ataque de los clones» (2002)

La saga continúa y Anakin ha crecido mientras Obi Wan se hacía con el protagonismo de la trilogía, a pesar de las insistencias de Lucas en quitárselo.

«El ataque de los clones» nos presenta de forma paralela una más que interesante aventura de investigación protagonizada por el siempre querido Ewan McGregor, a la vez que nos aburre con un romance que consigue interesar tan poco como convencer.

A su favor tenemos la introducción de personajes tan interesantes como el Conde Dooku, el general General Grievous o un Yoda en acción jamás visto.

«La venganza de los Sith» (2005)

La saga de precuelas finaliza con la que probablemente es la mejor de las tres. El personaje de Anakin consigue ser algo menos irritante (y menos acartonado en su actuación) y vemos por fin cuáles fueron las razones de su caída, pese a que están construidas de forma más que endeble y pésimamente interpretadas por Hayden Christensen.

Obi Wan mantiene el perfil, al igual que el resto de actores invitados a la función, y nos ofrece un triste (aunque potente) emperador que se enfrenta a nada más y nada menos que al sempiterno maestro Yoda, y una batalla final entre Obi Wan y Anakin que sin duda quedó para el recuerdo. Además, la ejecución de la «orden 66» es sin duda otro momento histórico para los fans.

A pesar de sus errores, tiene un magistral último tercio, cuya guinda del pastel es la entrega de los mellizos y el nacimiento de Darth Vader como tal en un precioso paralelismo cinematográfico.

«Rogue One: una historia de Star Wars» (2016)

El primero de los spin-off que Disney ha ido proponiendo para llenar los huecos dejados por los episodios estrenados hasta la fecha (y dejarnos otro hueco en los bolsillos de paso).

A la película le pesa el verse restringida por el marco, una historia pequeña y personajes menores que no acaban de trascender; sin embargo, llena todos esos espacios con una gran puesta en escena y un giro hacia un género bélico que sin duda hizo las delicias de muchos fans aficionados a las naves, armas y a la acción más potente de toda la saga galáctica.

Gran final y gran escena de Darth Vader que, pese a su descarado fanservice consigue poner los pelos de punta a cualquiera que alguna vez haya disfrutado con Star Wars.

«Star Wars: El despertar de la fuerza» (2015)

Hay que reconocer que tras las duras críticas de las precuelas, no había mucha expectación por saber lo que haría Disney con su franquicia recién adquirida. Sin embargo, el fichaje de J. J. Abrams devolvió la fe gracias a su trabajo reiniciando «Star Trek», y además un esperanzador trailer que consiguió que hoy por hoy sea de las películas más taquilleras de todos los tiempos.

La película recupera el estilo clásico del cine de aventuras espacial que perdió con las precuelas, pero a la vez llegó a hacer sentir a los fans que se imitaba en exceso las originales.

No obstante, la película nace ya dentro de una trilogía y plantea con astucia personajes y situaciones enigmáticas que hacían que muchos esperáramos con ansia su resolución. La puerta no tardaría en darnos en las narices.

«Star Wars: Episodio VI – El retorno del Jedi» (1983)

«El retorno del Jedi» ponía fin a la saga galáctica clásica y lo hacía por todo lo alto. Tras el oscuro episodio anterior, tocaba traer de vuelta la luz y la esperanza y la película se lo tomó casi al pie de la letra llevando la saga al cine familiar de aventuras.

La película funciona a la perfección como tal, pese a que muchos viéramos como excesivo ese nuevo elemento de humor algo absurdo que fueron los Ewoks. Pero dejando esto de lado, este capítulo final vuelve a dejar escenas para el recuerdo y sin duda ofrece un gran colofón a la saga.

«Han Solo: una historia de Star Wars» (2018)

Una película que nadie había pedido rodeada de polémica y un desastre de producción. Finalmente llegó Ron Howard para arreglar el desaguisado, y el resultado consiguió superar con creces unas expectativas muy bajas. «Han Solo» recupera el extinto género de aventuras y se lo lleva a los barrios bajos del universo de Star Wars.

Sin tener una estructura convencional, con esos dos picos de tensión en esas dos grandes escenas, «Han Solo» consigue recopilar los momentos más relevantes de la vida de Han Solo (con licencias con respecto al universo expandido) y además toma contacto con el lore de las series Clone Wars y Rebels.

Con sus defectos y virtudes la verdad es que consigue ofrecer un buen entretenimiento sin las grandes pretensiones de los episiodios de la saga. Western, aventuras y bajos fondos en una película maltratada por la crítica y notable en su visionado.

«Star Wars: Episodio IV – Una nueva esperanza» (1977)

Solo se puede rendir uno ante la película que lo empezó todo. Una historia que homenajea al mismísimo Kurosawa con su obra «La fortaleza escondida» (1958), dando a luz a unos personajes que nos han acompañado desde entonces y han abrazado con gran fanatismo varias generaciones posteriores.

Más de 40 años después la saga de los Skywalker todavía retumba en Hollywood y sigue dando beneficios. Esta ligera space opera que nos presentaba Lucas era todo un despliegue de imaginación a la hora de presentar criaturas y escenarios, fuera de toda una mitología en torno a la religión jedi y una historia que ya dejaba la sensación de estar inmersos en algo más grande, con un pasado, y sobre todo con un futuro.

«El imperio contraataca» (1980)

La segunda película de la saga original llegaría para pisar fuerte 3 años después.

El universo que concibió Lucas toca techo en esta obra que abriría las puertas de los queridos 80, y que presentaría una historia oscura que aprovecha a la perfección todos los cimientos de su predecesora. «El imperio contraataca» nos enseñó a de verdad temer al lado oscuro, y sobre todo que en el cine los villanos pueden ganar, y a veces es necesario cuando queremos que la victoria final sea agradecida, y sobre todo épica.

La magia, el tesón, la fe, el esfuerzo, la aventura y la lucha del bien contra el mal en una absoluta obra maestra. Imprescindible y atemporal.


Artículo co-escrito por JD Romero y Leo Galleguillos.


Si andas algo que te mantenga mirando a la pantalla sin tener que moverte mucho, échale un ojo a nuestras recomendaciones de cine.

1 1572464744 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente 21 Savage se suma al último éxito de Normani y versiona 'Motivation'
Anterior → Se cumplen 23 años de 'Ironman' de Ghostface Killah: algunas claves