«#TBT90s: J’s & Baggies»: vamos con los pesos pesados (Parte I)

Si hablamos de rap de los años 90’s (la época dorada) no podemos obviar a los pesos pesados. Los nombres propios que llegaron para lograr un antes y un después en la industria con un talento por encima de la media en un momento en que la competición en el negocio era muy muy alta.

No podemos olvidar que el rap es lo que es porque de momento llegaron una serie de personas y grupos y elevaron el nivel a la estratosfera, y el resto es historia.

El drama del niño que quiere ser un pandillero de Pac, la historia del ghetto a lo más alto de Biggie, la brillantez de Nas en su ‘Illmatic’ (podríamos haber seleccionado cualquier otro track del álbum), el estilo freestyle de Snoop en ‘Tha Shiznit’ o las influencias latinas de Cypress Hill y los inmejorables raps de B-Real. Joyas atemporales que nos hacen pensar aquello típico de «cualquier momento pasado fue mejor».

Un listado apabullante lleno de talento

Pero no nos engañemos, podríamos haber hecho un listado de cincuenta entre rappers y grupos que destacaron en los años noventa y hoy nos parecen iconos y leyendas. Es lo bueno y lo malo de acotar: todo lo que se selecciona es maravilloso, atemporal y brillante pero está el sufrimiento de tener que dejar fuera tanto talento. No nos señaléis por lo que se ha quedado fuera, somos conscientes y habrá solución.

Y es por ello que haremos más partes bajo el título de «pesos pesados». El listado de artistas que hicieron canciones increíbles es tan largo que sería una falta de respeto limitarse y dejarse fuera tanta pasión, tanto talento y tanta historia.

Ahora disfrutemos con un poco más del mejor rap de los noventa entre historias de arribismo, la vida en el ghetto, la obsesión con el dinero y las fiestas en el barrio.


Si andas buscando playlists que siempre traigan algo distinto, no te olvides de seguir #LoMejorDeLaSemana.

1 1567118525 1519776000
Compartir
Tweet
Comentarios
← Siguiente Post Malone apuntala su álbum con su nuevo sencillo llamado 'Circles'
Anterior → ¿Debería HBO pedir perdón por "Leaving Neverland"?